Ver la necesidad

Un fin de semana tenía que hablar en dos eventos distintos y debía usar mi uniforme de gala con corbatín en uno y corbata larga en el otro. La noche antes de viajar, mientras me disponía a dormir, me acordé que solo había empacado la corbata larga. Decidí que conseguiría la otra a primera hora en la mañana antes que Kathleen me llevara al aeropuerto.

Jim, mi ayudante de Estado Mayor, me recogió del aeropuerto en Washington D.C. usando su uniforme con corbatín. Inmediatamente me acordé que había olvidado comprar y empacar el mío. Como tuve que ponerme el uniforme en el carro, para reducir mi retraso, no tuvimos tiempo de pasar por la tienda. Rápidamente Jim llamó al suboficial en la recepción donde yo iba a hablar para preguntarle si alguien tenía una corbata adicional. Uno de los comandantes de destacamento, una brigada, tenía una corbata para mí. De hecho tenía ¡nueve! Antes del evento, había comprado corbatines extras en caso de que sus soldados se olvidaran o usaran la corbata errada. Nadie en la sala sabía lo que había hecho excepto por los líderes con quienes me encontré. Durante mis comentarios lo resalté y compartí con los soldados sobre mi olvido y el liderazgo de visión y cuidado de su jefe. Luego lo premié con una moneda a la excelencia.

 

Meditación

Génesis 22:13-Abraham alzó la vista y, en un matorral, vio un carnero enredado por los cuernos. Fue entonces, tomó el carnero y lo ofreció como holocausto, en lugar de su hijo.

Abraham enfrentó el peor día de su vida. Dios le pidió que sacrifique a su único hijo Isaac. Pero nunca fue la intención de Dios que el patriarca mate a su hijo. Él estaba probando la devoción de Su siervo. Y sabiendo que sería Él quien detendría a Abraham antes de apuñalar a su hijo, sabía también que un sacrificio adecuado sería necesario. Cariñosamente, Él provocó que a un carnero se le enredaran los cuernos muy cerca de allí. Dios vio la necesidad y proveyó la solución antes de que Abraham mismo se diera cuenta de sus acciones.

Los grandes líderes ven la necesidad y proveen soluciones antes de que un problema fracase. El remedio de Dios para Abraham fue un precursor de Su respuesta ¡a favor de todos nosotros! El Líder Perfecto, sabiendo antes de que naciéramos que el pecado sería nuestra caída, envió a Su Hijo, Jesús, quien gustosamente se convirtió en cordero para ser nuestro Salvador. Esta es la razón por la que podemos vivir con confianza y fe-Dios conocía nuestra necesidad y ¡proveyó nuestra salvación!

 

Inspiración

La visión es un enfoque claro sobre el estado final del futuro que se impulsa a sí mismo y a otros con expectativa y perseverancia.-Robert F. Dees in Resilient Leaders (Líderes Fuertes)

 

©2014 Daniel York  ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

 

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)