Usando Juan con Juan

Algunas veces la mejor manera de determinar la condición espiritual de una persona es haciendo preguntas indirectas. Mientras esperaba por un carro en el Avis Rental Car de Baltimore, me di cuenta que el nombre del hombre tras el mostrador era Juan. Así que le pregunté, “¿Sabes cuál es mi libro favorito de la Biblia?” Él me miró y con una sonrisa me dijo “No.” Le dije que era el libro de Juan. A lo que respondió diciendo sí, a él también le gustaba Juan. Luego pasó a decirme lo que Mateo, Marcos, Lucas y Juan enfatizaban sobre Jesús en sus relatos. Mientras Juan hacía los arreglos para el alquiler de mi auto, tuvimos un espléndido tiempo de comunión.

Antes de pasar a recoger el carro, Juan, quien era de Kenia, estiró su mano por sobre el mostrador y agarró la mía. En medio de una oficina ocupada, hizo una oración de bendición por mi vida y mi viaje. Luego, los dos nos despedimos, sobrecogidos hasta los huesos por la comunión.

 

MEDITACIÓN EN 2 CORINTIOS 4:5,6

2 Corintios 4:5,6—No nos predicamos a nosotros mismos sino a Jesucristo como Señor; nosotros no somos más que servidores de ustedes por causa de Jesús. Porque Dios, que ordenó que la luz resplandeciera en las tinieblas, hizo brillar su luz en nuestro corazón para que conociéramos la gloria de Dios que resplandece en el rostro de Cristo.

Dios nunca nos llamó a proclamarnos a nosotros mismos. Nos llamó a declarar a Su Hijo. Usar Juan con Juan nos llevó directamente a Jesús. Inmediatamente la luz en ambos corazones resplandeció gloriosamente. Pero, ¿Qué hubiera pasado si Juan no hubiera sido cristiano? Si él no hubiera sabido siquiera de que había un libro de Juan habría indicado que no era un creyente. Entonces, por lo menos hubiera plantado una semilla y le hubiera sugerido que agarrase una Biblia y leyese el increíble relato de alguien que llevaba su nombre, o aún mejor, le hubiera dado el evangelio de Juan.

Las preguntas indirectas son una forma efectiva e inofensiva de saber cuál es la condición espiritual de una persona. Como ninguna otra forma puede servirnos como un medio para despertar la chispa de curiosidad en una persona. ¡La clave es proclamar! Dios no sacrificó a Su Hijo para que pasivamente lo reflexionemos mientras permitimos que el mundo se vaya al infierno. Él cambió nuestras vidas para que podamos compartir la increíble y maravillosa historia de Jesús nuestro Redentor-Salvador. Hay muchas formas de comunicar y el Espíritu Santo es fiel al darnos ideas si le prestamos atención. El resplandor del corazón siempre tiene como propósito revelar la gloria de Dios puesta en servicio a través de la vida obediente, la muerte y la resurrección de Su Hijo. Así que brilla y proclama y observa como Dios te bendice en tu viaje.

 

INSPIRACIÓN DE OSWALD CHAMBERS

Un siervo es aquel que ha renunciado a su derecho a sí mismo para entregárselo al Dios que proclama, un testigo de Jesús, ej., una satisfacción para Jesucristo dondequiera que va.—Oswald Chambers en Studies in the Sermon on the Mount (Estudios en el Sermón del Monte).

 

 

©2014 Daniel York  ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

 

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)