Un “gran” ascenso

Johanesburgo, también conocida como Jozi, Joburg, o Igoli, es la ciudad más poblada de Sudáfrica con 3.2 millones de habitantes. Es una de las pocas grandes ciudades del mundo que ni están en la costa, ni poseen un río importante o canal que la comunique con el mar y ostenta la cuarta economía más grande del África subsahariana. El Aeropuerto Internacional Oliver Tambo es uno de los aeropuertos más hermosos que yo haya visitado. Puede que los viajeros lleguen a pensar que están en el paraíso por sus tiendas y restaurantes.

Como teníamos bastante tiempo antes de trasbordar, mi compañero de viaje, Les, quiso que explorásemos Jozi. Yo no estaba interesado en salir a la aventura debido a la reputación de criminalidad que tiene la ciudad. Australia publicó un artículo para viajeros en Setiembre del 2014, “Le aconsejamos ejercitar un alto grado de precaución en Sudáfrica debido a su alto índice de crímenes graves.” Les habló con los agentes de viajes para obtener guía para ir a la ciudad. Asombrosamente, ellos le advirtieron fuertemente que no fuera. Le dijeron, tan pronto como hable y la gente se dé cuenta de que es extranjero será un blanco fácil para que lo golpeen y le roben. Sin más que decir, nos quedamos allí.

MEDITACIÓN EN ESTER 3:1,2

Ester 3:1, 2—Después de estos acontecimientos, el rey Asuero honró a Amán hijo de Hamedata, el descendiente de Agag, ascendiéndolo a un puesto más alto que el de todos los demás funcionarios que estaban con él. Todos los servidores de palacio asignados a la puerta del rey se arrodillaban ante Amán, y le rendían homenaje, porque así lo había ordenado el rey. Pero Mardoqueo no se arrodillaba ante él ni le rendía homenaje.

Algo había en Amán que agradó al rey persa Asuero. Quizás su personalidad carismática. Quizás tenía una gran afición y habilidad para culminar trabajos pesados. Cualquiera que fuera la razón, el rey estaba tan encantado con él que básicamente lo convirtió en el segundo al mando. Mardoqueo, uno de los miembros judíos del equipo real, no se impresionaba con Amán. La Biblia no nos dice la razón de su desagrado pero como descubrimos en el libro de Ester, la apreciación de Mardoqueo con respecto a este líder era completamente exacta. Amán era un canalla. Si no hubiera sido por la intervención de Mardoqueo a través de la reina Ester, Amán se hubiera asegurado de que cada judío en el reino de Asuero fuera aniquilado (Est. 3:13).

Ten cuidado de sacar prontas conclusiones basadas en apariencias. Un aeropuerto deslumbrante puede ser la puerta hacia una ciudad insegura. Un líder favorecido puede ser pulido por fuera y estar podrido por dentro. Un gran ascenso no garantiza un destacado éxito. Pablo le advierte a Timoteo, “No te apresures a imponerle las manos a nadie, no sea que te hagas cómplice de pecados ajenos. Consérvate puro.” (1 Ti. 5:22). Muchas veces le he confiado rápidamente a alguien una responsabilidad sólo para decepcionarme después porque no hice bien mi tarea. La credibilidad no se establece por la apariencia, se establece con la consistencia. El optimismo es una gran fuerte de ánimo pero una razón pobre para seleccionar. Si algo no está bien, ¡no te inclines!

 

 

INSPIRACIÓN DE DAN ALLENDER

Un terapista que es considerado como el más atractivo tendrá tres veces más percepción de credibilidad que uno que no es visto como tal.—Dan Allender in  Leading With A Limp (Liderando con una cojera).

 

©2014 Dan York ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)