Satanás

Cerro de Pasco está situada en los andes centrales del Perú a más de 14.000 pies de altura. Es un lugar inhóspito. Además de la falta de árboles y el terreno desierto, el ambiente de este pueblo minero es opresivo. En la comunidad donde viven los ingenieros, un letrero azul da la bienvenida al señor de las minas. Una tarde, El Pastor Marco, Felipe y dos otros hombres de la iglesia caminaron con nosotros alrededor de la plaza central. Indicaron los bares y nos dijeron de los problemas predominantes de alcohól, de la prostitución, del incesto, de los sacrificios de los animales y del culto de los demonios. Nos dijeron del orgullo entre los habitantes – un machismo que pone los desconocidos en ridículo e impide que las iglesias diferentes sereunan como un cuerpo unido.

Medicación

1 Pedro 5:8-9 Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo.

En un barrio ruinoso, hicimos una pausa para comer con José y su familia. Este hombre humilde había decidido seguir a Cristo. Pero cuando comenzó a asistir a la iglesia una enfermedad rara causó tanto dolor que no podía caminar. Percibimos el trabajo del diablo. Entonces, después de ungir su cabeza con aceite nuestro equipo oró que Dios le sanara. Luego aprendimos que una de las hijas de José luchaba en su relación con Cristo. Aun no ayudó dirigir el culto como estaba acostumbrada. Cuando hablamos con ella, lloró. Compartió que una voz amenazadora le dijo, “Eres mía.” Le explicamos a ella del poder de Cristo y que El la protegería si ella le obedeciera a El. Entonces oramos.

El dolor de los pies de José salió. Su hija se volvió a la iglesia. Experimentamos el trabajo del Espíritu Santo en sanar una familia quebrantada. También nos acordamos otra vez del poder de satanás. Mucha gente se burla de la idea que hay un diablo. Desprecian y ponen en ridículo todo lo que indica que está vivo y tiene la capacidad de hacer daño. La misma Biblia que proclama la realidad de Dios enseña la existencia del diablo. Para decir que es un mito es negar la verdad de las Escrituras. Ignorar el camino de destrucción que causa en las vidas alrededor del mundo es el colmo de la necedad humana.

Nuestro Dios es supremo. Nuestra responsabilidad es confiar en El. No es necesario temer un demonio tras cada mata, pero debemos estar vigilantes. Por seguir a Cristo, atraemos la atención de un angel caído dedicado a combatir contra la voluntad de Dios. Si negamos su habilidad, es posible que encontremos a nuestros pies afligidos por sus planes. Jesucristo mostró a sus discípulos orar, “líbranos del mal” (Mateo 6:13). Espero que ores y te pido que les recuerdes ante Dios a sus hermanos y hermanas que se esfuerzen para servir a Cristo en el campo de batalla de Cerro de Pasco.

Inspiración

Según la Biblia, la esencia del diablo es autoreinar y hay dos grandes fuerzas que luchan, una contra Dios y la otra para Dios. Oswald Chambers enBiblical Ethics.

La botas del diablo no crujen. Un proverbio escosés.

©2002 Daniel York ARR. Reveration es el ministerio devocional de cada semana de First Cause. Si quisiera recibir las devociones, envíe su nombre y su dirección del correo electrónico (email) a: español@firstcause.org y se lo añadirá en la lista de distribución. También visite nuestro sitio de la Redhttp://www.firstcause.org. Será libre de reproducir y distribuir las devociones como quisiera con tal de que incluya esta noticia de los derechos de copyright.

 

Salmos 40:3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová.