Religión

Cuando entré la palabra religión en el buscador Google, entregó 17,400,000opciones. Si supusiera que el quince por ciento de esas fueran repeticiones, si pasara sólo cinco segundos visitando cada sitio sin descansar, ¡tomaría 51,354 días (más de 140 años) para visitarlos! A veces me pregunto si todos tienen el mismo sentido cuando se tratan del tema. Todo el mundo tiene una opinión sobre la religión, ¿pero quién tiene razón?

 

La palabra religión ocurre cinco veces en el Nuevo Testamento y viene de tres distintas palabras griegas. Las primeras dos apariencias tienen que ver con las enseñanzas del judaísmo. La tercera se refiere a la aplicación práctica por las viudas quien siguen a Jesucristo. También tenemos los últimos dos casos en el libro de Santiago:

Si alguien se cree religioso pero no le pone freno a su lengua, se engaña a sí mismo, y su religión no sirve para nada.  La religión pura y sin mancha delante de Dios nuestro Padre es ésta: atender a los huérfanos y a las viudas en sus aflicciones, y conservarse limpio de la corrupción del mundo. (1:26-27).

En este pasaje se surgen tres verdades impresionantes las cuales muestran implicaciones profundas.

Verdad #1. Sin corrupción – ¡ésta es una meta prístina a la cual aspirar!

Verdad #2. Dios espera que cuidemos a los con necesidad y dolor.

Verdad #3. ¡La religión que no produce habla devota no vale nada!

 

¿A quién conoce Ud. que no tiene la mancha del pecado?  Santiago escribió, “¡Oh gente adúltera! ¿No saben que la amistad con el mundo es enemistad con Dios? Si alguien quiere ser amigo del mundo se vuelve enemigo de Dios” (4:4). ¿A quién conoce que es completamente abnegado? “Hacen muy bien si de veras cumplen la ley suprema de la Escritura: ‘Ama a tu prójimo como a ti mismo’; pero si muestran algún favoritismo, pecan y son culpables, pues la misma ley los acusa de ser transgresores” (2:8,9). ¿A quién conoce que habla sin error?“…pero nadie puede domar la lengua. Es un mal irrefrenable, lleno de veneno mortal”(3:8). Por eso, ninguna religión creada por los humanos es capaz llenar los requisitos de Dios.

 

La bondad sin Dios es como semillas sin agua.  Cualquier definición de la religión que pide nuestros logros para tener éxito es mortalmente defectiva si hay un Dios y la Biblia es correcta en presentar sus normas.  Esto es lo que hace el cristianismo distinto de toda otra religión. Sólo Jesús es capaz de entregar lo que Dios acepta. Trata de salvarnos pero con el fundamento de nuestra relación con Él, no nuestro mérito. “Su divino poder, al darnos el conocimiento de aquel que nos llamó por su propia gloria y potencia, nos ha concedido todas las cosas que necesitamos para vivir como Dios manda”(2 Pedro 1:3). Cuando Lo veneramos y amamos, obedeciendo el guía de Su Espíritu Santo, nuestras vidas revelan el sello de la vida eterna que viene de una existencia temporal adornada con propósito; una esperanza que sobrepasa el dolor y sufrimiento; y gozo inextinguible e inspirador. La manera en que definimos la religión revela lo que sabemos de Cristo.

 

Inspiración

Cuando ponemos la teología o un plan de salvación o cualquier tipo de explicación antes de una relación personal con Dios, partimos de lo Bíblico porque la religión en la Biblia no es la fe en el reino de Dios, sino la fe en el Dios quien reina. – Oswald Chambers en Shade of His Hand.

 

©2004 Daniel York ARRReveration es el ministerio devocional de cada semana de First Cause. Si quisiera recibir las devociones, haga clic al botón arriba “recibir.” Será libre de reproducir y distribuir las devociones como quisiera con tal de que incluya esta noticia de los derechos de copyright.

 

Salmos 40:3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios.Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová.