Pérdida

Algunas veces para relajarme, yo me sentaba y miraba los peces en nuestro acuario. Sus batallas por territorio, hábitos peculiares, y hermoso colorido son para entretenernos. Compramos nuestro tanque de 60 galones en San Diego y lo hemos tenido por 12 años. Luego una mañana me levanté y me di cuenta que el nivel del agua había bajado. Horror de horrores, el vidrio del zoológico tenía una rajadura. Ahora se encuentra  en nuestro jardín trasero, sujetando las plantas y hay un sapo que atrapamos ocasionalmente.

 

Meditación

2 Crónicas 26:5 Mientras vivió Zacarías, quien lo instruyó en el temor de Dios, se empeñó en buscar al Señor. Mientras Uzías buscó a Dios, Dios le dio prosperidad.

 

El rey Amaziah, un descendiente directo del rey David, era un buen rey que generalmente hacía lo que era agradable ante los ojos de Dios pero no lo hacía sinceramente. ( vea Cap.2-25:2) Desgraciadamente, el tenía un problema con su orgullo y se apartó de Dios. Esto al final le costó la vida. Su hijo, Uzziah, solo tenía 16 años cuando la gente de Judah lo hizo su rey. Como el pasaje arriba nos enseña, Uzziah sobresalió durante el tiempo que buscó de Dios. El venció a los enemigos de Judah en batalla y fortificó a Jerusalén. El empleó a mucha gente para plantar viñeros y jardines, porque amaba la tierra. La vida era buena en la tierra de Judah. “ Pero después queUzziah se hizo poderoso, su orgullo lo llevó a su derrota”( Cap. 2-26:16ª) . Dios lo golpeó con lepra y tuvo una muerte terrible. Por motivo de su enfermedad el no fue quemado con sus padres.

 

No es una cosa complicada el seguir a Dios. Entonces, ¿por qué es que pocos siguen su camino sin torcer? Uzziah vio a su padre alejarse de Dios y sufrir las consecuencias. Aún así, el también fue victima de la misma enfermedad que conocemos como el orgullo. Yo supongo que eso puede pasar a cualquiera si no somos cuidadosos. Comenzamos con muy buenas intenciones queriendo seguir a Dios. El crecimiento espiritual es provechoso y animador. Se siente bien ser bueno. Luego nos volvemos un poco haraganes. Paramos de tomar el mayor tiempo posible para leer nuestra Biblia. Frecuentemente nos olvidamos de orar. Con el pasar del tiempo nosotros asumimos más la tarea de tomar decisiones por nuestra propia cuenta sin consultar primero con Dios. La vida sigue y nos parece que todo esté bien. El orgullo sin ser notado se ocupa dentro de nosotros aumentando nuestra confianza en nuestra propia sabiduría. Luego, ¡bang! nosotros pecamos de una manera mayor. Nosotros justificamos nuestro errante comportamiento porque ya no hay temor a Dios pero ahora es Él quien nos lleva a hacer su voluntad.

El vidrio solo necesitaba de haber sido tapado las rajaduras. ¿Estás buscando a Dios?  Si estás muy ocupado para Él, tu ya estás perdiendo. Si su presencia no es valorada seriamente, el temor a Dios se está evaporando rápidamente. ¡Humíllate! Porque sufrir caídas cuando El te ofrece levantarte. Debemos buscar de El cuándo tenemos un corazón sincero, ¡antes que nos demos cuenta que nuestros tanques están vacíos!

 

Inspiración

La pérdida espiritual se alza ya sea por negarnos a tratar a Dios seriamente o por negarnos a hacer algo seriamente para Dios.- Oswald Chambers enAprobado por Dios.

 

©2004 Daniel York ARRReveration es el ministerio devocional de cada semana de First Cause. Si quisiera recibir las devociones, haga clic al botón arriba “recibir.” Será libre de reproducir y distribuir las devociones como quisiera con tal de que incluya esta noticia de los derechos de copyright.

 

Salmos 40:3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová.