Oración

Como cristianos, el hecho de orar puede ser uno de los ejercicios espirituales más insinceros de nuestras vidas cristianas.  Cuando oro, ¿es la motivación hablar con Dios y distinguir su voluntad o convencerle de la agenda mía?  Llenamos nuestras vidas con muchos planes.  “Yo sé lo que me gustaría suceder en la vida.”  “¡Es mi vida y yo sé lo que es mejor para mí!”  Sin embargo, al momento cuando nuestra voluntad llega a ser más importante que la de Dios, nos hemos apartado de lo mejor que Dios tiene para nosotros.  Esto es un error fundamental que muchos cristianos hacen.

 

La vida no es mía, es del Señor.  Por eso, no puedo saber lo que es lo mejor para mí, salvo que lo mejor de la vida es ser dependiente del poder y del conocimiento de Dios.  Lo que me gustaría suceder en la vida podría resultar desastroso y contra de lo que Dios intenta para mi vida.  Al momento cuando me extravíe de los planes de Dios para lograr mi voluntad, empiezo a andar en un camino en que Dios nunca intentaba que yo anduviera.

 

Meditación:

Jeremías 10:23 – Señor, yo sé que el hombre no es dueño de su vida, que no tiene dominio sobre su destino.”

 

La oración eficaz empieza y termina con la dedicación a llegar a un acuerdo con los propósitos de Dios.  Este principio está demostrado por las Escrituras.  Aún cuando Jesús se enseñó a sus discípulos orar, les dio un modelo por lo cual la voluntad de Dios parece más importante que la de nosotros.  “Venga tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra, así como se hace en el cielo.”  (Mateo 6:10).  Siempre la voluntad de Dios es mejor que la de nosotros y por eso declaramos y pedimos que Dios haga su voluntad.

 

No soy el dueño de mi vida, por eso cuando yo acerque a Dios, tengo que entrar su presencia como sirviente.  “¿Dios, que quiere que yo haga y sea hoy?”  Cuando los problemas vengan o las personas pregunten lo que va a hacer en la vida, no pierda el gozo de la salvación de Cristo, porque sabe que la voluntad perfecta de Dios le guía a usted.  Nos acercamos a Dios para distinguir su voluntad y nos vamos con la seguridad que Dios es competente hacer “muchísimo más de lo que nosotros pedimos o pensamos, por medio de su poder que actúa en nosotros.”  (Efesios 3:20)

 

Inspiración

Como nos acercamos al Señor, no es un tiempo de convencer a Dios a aceptarnuestra voluntad ni es un tiempo a extraer la permisión de Dios para hacer lo que quisiéramos.  Más bien, entramos la presencia de Dios con una actitud de humildad, el entendimiento, y la confianza que lo que Dios nos dirá será lo mejor para nuestras vidas.  Tenga cuidado de esperar la voz del Señor cuando vaya a Dios para pedirle algo que usted piensa importante.  Dios sabe sus necesidades y deseos y tiene un plan maravilloso para su vida.

Jeremías 29:11-13 – “Yo sé los planes que tengo para ustedes, planes para su bienestar y no para su mal, a fin de darles un futuro lleno de esperanza.  Yo, el Señor, lo afirmo.  Entonces ustedes me invocarán, y vendrán a mí en oración y los escucharé.  Me buscarán y me encontrarán, por que me buscarán de todo corazón.”

©2005 Daniel York ARRReveration es el ministerio devocional de cada semana de First Cause. Si quisiera recibir las devociones, haga clic al botón arriba “recibir.” Será libre de reproducir y distribuir las devociones como quisiera con tal de que incluya esta noticia de los derechos de copyright.

 

Salmos 40:3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios.Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová.