Momento importante

Meditación

Salmo 90:12—Enséñanos a contar de tal modo nuestros días, que traigamos al corazón sabiduría.

 

El 28de abril es un día importante para los York porque mi hijo mayor, Bryan, cumplió dieciseisaños. El 14 de febrero de 1991, diagnosticaron que Bryan tenía un tumor del cerebro. Los médicos nos dijeron que no existía una posibilidad de sobrevivir. A los tres años Bryan aguantó 72 tratamientos de radiación que en efecto disminuyeron el tumor pero le dañaron su capacidad de oir, perjudicaron su movilidad y disminuyeron su capacidad de procesar información. En junio de ese año, un grupo de parejas se reunieron con Kathleen, Bryan y yo para llorar, orar y alabar con cantos a nuestro Dios maravilloso. El Espíritu Santo vino entre nosotros y sanó a nuestro hijo. También me enseñó del poder y de la esperanza que vienen de darle culto.

 

No sabemos cuántos días tenemos aquí en la Tierra, pero tenemos la responsabilidad de vivir cada uno con propósito. No puedo imaginar una vida sin Dios. La realidad de la muerte y la de una existencia sin sentido serían arolladoras sin la esperanza de la vida eterna y la dirección que vienen con la amistad personal de Jesucristo. El gozo verdadero fluye en la gracia y la misericordia que abundan en el amor de nuestro Padre que nos creó para conocernos y por eso para ser conocido.

 

No sé la razón que Dios eligió extender la vida de mi hijo. Solo El sabe por qué escoge  sanar o no. Lo que sí sé es que el espíritu tranquilo de Bryan y su amor profundo para Dios y para otra gente nos inspiran todos los que le conocen. Nunca se queja de sus limitaciones ni se enfoca en lo que no puede hacer. Es obediente, amable, y tiene mucha paciencia. A una edad temprana se puso sus ojos en Jesús y hoy en día, a los dieciseis años, camina en confianza con El.

 

Oigo una canción que dice: “Oh Señor sabes el número de mis días. Quiero vivirpara Tí.” Esas palabras son verdaderas. Muchas veces perdimos oportunidades de hacer lo que perdura para siempre. Los días vividos con razón no son de riquezas, de poder o de ser populares. Esto no perdura. Los días buenos son de fe, obediencia y de un amor simple y puro reflejado en nuestro alabanza a Dios. Por estas cosas recibimos sabiduría.

 

En este día importante le doy gracias a Dios por Bryan y oro que pueda dirigir a muchos otros al gozo de Jesucristo que tiene él—toda la gloria para nuestro creador.

 

Inspiración

Para que la vida tenga sentido y si la voluntad de Dios se cumpla, todos nosotros tenemos que aceptarnos a si mismos y devolver esto a Dios y darle gracias por crearnos. Quien soy es el regalo de Dios para mí. Lo que hago es mi regalo para El.—Warren W. Wiersbe in Be Myself

 

©2003 Daniel York ARR.  Reveration es el ministerio devocional de cada semana de First Cause. Si quisiera recibir las devociones, haga clic al botón arriba “recibir.” Será libre de reproducir y distribuir las devociones como quisiera con tal de que incluya esta noticia de los derechos de copyright.

 

Salmos 40:3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios.Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová.