Los cínicos

Es un día muy bonito en Dallas. Mientras caminas a tu coche, ves a otra mujer que asiste a la misma clase de natación que tu. “¡Hola!, ¡que traje tan bonito!” Ella te mira con sorpresa y te murmura, “Oh, sí (y a ti ¿qué?).” Sorprendida de su respuesta, le pregunta inocentemente, “Shrena, ¿estás bien?” Pero es demasiado tarde. Ella entra su carro y se va.

 

Más tarde en tu trabajo, Hank, un decano en tu iglesia, se sienta cerca de ti en una reunión para discutir el presupuesto. Le mencionas a él que piensas que el jefe financiero mejora mucho la sección de contabilidad. El te mira y con una sonrisa amarga te responde, “Piensas en realidad que hace buen trabajo? El simplemente está manipulando los números. Si se ve bien, ganará una sobrepaga buena y puede salir de aquí.”

 

Meditación

Efesios 4. 22-24. En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.

 

Es difícil retener una buena actitud cuando un cínico entra en la escena. La palabra cínico viene de la griega kunikos, un adjetivo que quiere decir “así como un perro”. La palabra se aplicaba a los filósofos griegos porque esto era el apodo que dieron a Diogenes de Sinope, el cínico prototipo que a menudo imitaba un perro en maneras groseras. Se comenzó utilizar la palabra en 1596 para significar criticón, que es semejante al uso de hoy en día. El diccionario American Heritage dice que la significanza de la palabra criticón vino de la conducta de muchos cínicos que en su busca de virtud señalaban los errores de otros. Naturalmente, este comportamiento puede llevar a la creencia asociada con los cínicos de hoy en día que el egoísmo determina la conducta humana.

 

Lo que era bueno para los filósofos griegos no es bueno para los hijos de Dios. Jesucristo nunca meditaba en las imperfecciones de otros, sino que perseguía la voluntad de su Padre. Debemos hacer lo mismo. Es encomiable la virtud, pero el arte de buscar imperfecciones nos roba de gozo y hace daño a los otros.

 

Si eres cínico hoy en día tal vez te has recibido heridas y no quiere dejar que Dios te sane. En vez de perdón, tienes pensamientos resentidos. Tristemente, la actitud de sarcasmo te encadena. No puedes avanzar ni ministrar así como Dios quiere que hagas. Deja tu espíritu crítico y las palabras injuriosas. Pónte la actitud de Cristo. En un mundo lleno de oscuridad, comienza brillar. Ve y sé una bendición a otros. Es fácil ser negativo. Satanás no le contó a Eva de la grandeza de Dios. El la persuadió con lo que ella no tenía.

 

Inspiración

Cuando estamos ofendidos, es fácil llegar a ser cínicos. Esto es una señal que la ofensa es recién. Oswald Chambers de Shade of His Hand.

 

©2002 Daniel York ARR. Reveration es el ministerio devocional de cada semana de First Cause. Si quisiera recibir las devociones, envíe su nombre y su dirección del correo electrónico (email) a: español@firstcause.org y se lo añadirá en la lista de distribución. También visite nuestro sitio de la Redhttp://www.firstcause.org. Será libre de reproducir y distribuir las devociones como quisiera con tal de que incluya esta noticia de los derechos de copyright.

 

Salmos 40:3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová.