La promesa

Dios prometió a Abram que iba a hacerlo una gran nación, bendecirlo, hacer famoso su nombre (Abraham), y hacer que toda gente del mundo sería bendicida a t ravés de él (Génesis 12:2,3).  La promesa indicó que él y Sarai tendrían prole.  Años después, cuando Dios le habló en una visión, compartió con desesperanza su situación de no tener hijos y la realidad de que todo lo que tenía, sería heredado por su criado Eliezer.  Pero Dios dijo que Eliezer no sería su heredero y que sus descendientes un día serían como las estrellas – demasiado numerosos para contar. Otra vez, Abram creyó en Dios (15:1-6).

 

Los años se aumentaron y Sarai se quedó vieja.  “Sarai, la esposa de Abram, no le había dado hijos.  Pero como tenía una esclava egipcia llamada Agar, Saray le dijo a Abram: –El Señor me ha hecho estéril.  Por lo tanto, ve y acuéstate con mi esclava Agar.  Tal vez por medio de ella podré tener hijos. – Abram aceptó la propuesta que le hizo Sarai” (16:1,2).  Como resultado de las relaciones consentidas, Agar dio a luz a un hijo, Ismael, por su patrón de 86 años.  Ese no fue el niño que Dios había planeado para cumplir con Su promesa.  En consecuencia, cuando por fin Sarai dio a luz a Isaac, llegó a una familia llena de conflicto.

 

El concepto de la promesa existe por toda la Palabra de Dios.  Cuando Dios nos da una promesa o instrucción, es nuestra responsabilidad y privilegio creerlo y obedecerlo.  La inhabilidad de Abram y Sarai para ver más allá de su vejez les causó a cuestionar a Dios.  El compromiso se enfoca en el problema y se basa en la duda.  Cuando estaba cansada de esperar un pacto que pareció más y más ficticio,Sarai fue a su esposo con su propio remedio.  El compromiso depende del ingenio humano en vez de la solución de Dios.  Si Abram le hubiera preguntado a Dios si su prole vendría a través de Agar, el Señor le habría dicho que no.  El compromiso ofrece un remedio inmediato sin que importen las implicaciones a largo plazo. Doce líderes descenderían de Ismael.  Muchos eruditos creen que es el padre de los arabes, una civilización con constante enemistad con los judíos.

 

El compromiso tiene todo que ver con hacer las concesiones.  En esencia, sacrificamos lo que es completamente correcto por lo que es relativamente conviente.  Cambiamos lo mejor por lo bueno.  ¿Ha pedido Dios que hagas algo que te parece demasiado difícil?  ¡No te des por vencido!  Confía en Él.  ¿Ha permitido Dios que estés incómodo sin que veas su bendición?  Se firme – no rindas lo que sabes que es bueno para ganar un descanso.  Las promesas de Dios se basan en Su poder.  El depender de nuestra racional en vez de confiar en Él es como conformarse con un pirotécnico y perder la aurora boreal.

 

Inspiración

Cuando te encuentras con dificultades, sean intelectuales o circunstanciales o físicas, sigue leal a Dios.  No te conformes.  Si lo haces, todos los demás sufrirán por su falta de fe, porque eres desleal a Jesucristo y Su manera de ver las cosas. – Oswald Chambers en El Lugar de Ayuda (The Place of Help)

 

©2004 Daniel York ARRReveration es el ministerio devocional de cada semana de First Cause. Si quisiera recibir las devociones, haga clic al botón arriba “recibir.” Será libre de reproducir y distribuir las devociones como quisiera con tal de que incluya esta noticia de los derechos de copyright.

 

Salmos 40:3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios.Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová.