La hipocresía

James Hewett, en la obra Illustrations Unlimited, cuenta de un clérigo irlandés que cuando acabó de llegar a Nueva York, decidió  visitar el “Bowery,” un refugio de alcohólicos y otra gente rebelde. Mientras caminaba, de repente sintió un revolver contra sus costillas. Oyó una voz desapacible que le dijo, “¡Oye! ¡Dame todo tu dinero!” Mientras rápidamente regogió su billetera, el ladrón observó el alzacuello. Le rindió la vergüenza y le dijo al clérigo, “Padre, perdóneme. No sabía que era cura. El clero respondió, “Está bien, hijo. Arrepiéntate de tu pecado. Pues, déjame darte un cigarro.” “Oh, no gracias, Padre,” respondió el ladrón, “no fumo durante la cuaresma.”

 

Meditación

1 Pedro 2:1-Desechando, pues, toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidias, y todas las detracciones.

 

El diccionario American Heritage define la hipocresía así: La práctica de profesar creencias, sentimientos, o virtudes que no se posee; la falsedad. Karl Rahner, citado en Wittenburg Door, dijo, “La primera causa del ateísmo es los cristianos. Los que proclaman a Dios con sus bocas y le niegan con su estilo de vida son lo que un mundo incrédulo simplemente encuentra increíble.” Todos conocemos a hipócritas y si somos honestos vemos nuestras propias matices de falsedad.

 

¿Qué es lo que nos causa divertirnos con la carne a costa de caminar santo? La hipocresía tiene raíces en tres cosas: el yo, la inseguridad, y la inmadurez. Las primeras dos son calculadas y contruidas en la percepción. Los líderes judíos en la época de Jesucristo eran hábiles en mostrarles bien en los ojos de la gente con su comportamiento piadoso y su sabiduría erudita. Pero Jesucristo miró sus corazones y vio su pecado manisfestado por su indiferencia cruel para la gente con necesidades. Esto debe de darle mucha pena a Dios cuando nos observa y ve que el mismo orgullo florece entre la gente que se llaman Sus seguidores fieles.

 

Rhonda les desafía a sus estudiantes de los martes que amen a sus vecinos. “Es una buena manera de alcanzarlos para el Señor,” ella les dice. Pero ella evita a la familia de Irán que vive al lado de ella. Ella sabe que en su vecindad existe prejuicio contra extranjeros. En vez de ofrecerles amistad, ella los trata como los demás de los vecinos. Si hagamos lo que la mayoría quiere y no lo que nuestro Señor quiere, nuestras vidas serán mentirosas.

 

Cuando nos dedicamos a conocer a Dios y a seguir a Su Hijo, nos repugnan las acciones pretenciosas. No hay espacio para lo falso. Una relación basada en la verdad caracterizada por el desinterés y frecuentemente lavada por el Agua Viviente brilla y llena el aire con la fragancia de pureza.

 

Ilustraciones

Un pie no se puede parar en dos botes.–Proverbio chino

 

Hipócrita: Alguien que se queja que hay demasiada cosas sexuales y violentas en su videocasetera. Marriage Partnership

 

Un hipócrita es uno que juega dos partes concientemente para su propio fin. Cuando encontramos defectos en otras personas es posible que seamos muy sinceros; a pesar de todo Jesucristo dice que en realidad somos hipócritas. – Oswald Chambers en “Studies in the Sermon on the Mount.”

 

©2002 Daniel York ARR. Reveration es el ministerio devocional de cada semana de First Cause. Si quisiera recibir las devociones, envíe su nombre y su dirección del correo electrónico (email) a: español@firstcause.org y se lo añadirá en la lista de distribución. También visite nuestro sitio de la Red http://www.firstcause.org . Será libre de reproducir y distribuir las devociones como quisiera con tal de que incluya esta noticia de los derechos de copyright.

 

Salmos 40:3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová.