La comida

El día de acción de gracias supuestamente es para recordar lo cuán bendecido somos por nuestro Padre celestial. Si la gratitud es el propósito, la comida es el recordatorio. En verdad, una comida grande es una costumbre buena para celebrar nuestras bendiciones. Ningún día de acción de gracias pasa sin que pienso en viajar a Newburgh, Nueva York con mi compañero, mi mejor amigo, Dave Mead. Nos atracábamos en la casa de su abuela—para dos cadetes jóvenes, comer fue un deporte de competencia.

 

Hoy mis padres y mis hermanas y sus familias nos reunimos en nuestra casa para nuestra cena festiva anual. Mi esposa hizo el pavo más delicioso que he comido. Normalmente, el pavo me da sueño, pero esta noche no tengo ganas de dormir. Me intriga la meditación de un versículo de Hebreos.

 

Meditación

Hebreos 5:13,14—El que sólo se alimenta de leche es inexperto en el mensaje de justicia; es como un niño de pecho. En cambio, el alimento sólido es para los adultos, para los que tienen la capacidad de distinguir entre lo bueno y lo malo, pues han ejercitado su facultad de percepción espiritual. (NVI)

 

Sin la comida no podríamos sobrevivir. Pero no sólo es comer lo que importa; el tipo de comida que comimos es lo que determina nuestra salud. Si sólo bebiéramos la leche, a nuestros cuerpos les faltaría muchos nutrios y seríamos vulnerables a los gérmenes y las enfermedades. “Claro que sí,” dices. Pero, encuentro en aumento a cristianos miserables (y eso debería ser oximoron). Lo que todos tienen en común es que están contentos beber la leche. De vez en cuando asisten a la iglesia, infrecuentemente hablan a Dios y esto es todo de su dieta espiritual. Las consecuencias de ese hábito anémico son una inhabilidad de hacer buenas decisiones, una falta del fruto espiritual, una tendencia de pecar, un sentido de culpabilidad, y una relación (amistad) débil con Dios.

 

La madurez espiritual es un producto directo del comer disciplinado. Si queremos conocer a Dios debemos alimentarnos en su Palabra. Los que constantemente requieren la enseñanza en las “verdades primarias” de la Palabra de Dios (v. 12) no progresarán a la enseñanza de vivir rectamente. Muéstrame una Biblia cubierta en polvo y encontrarás a un creyente vacío. Muéstrame una Biblia bien usada y encontrarás a un cristiano fuerte.

 

Dios nunca quería que nos alimentáramos de la leche. ¡Gloria a Dios! Él nos da un surtido de fruta, verduras, carne, y cereales que debemos consumir para su gloria y nuestro provecho. Si quieres saber la diferencia entre lo bueno y lo malo, mira lo que estás comiendo.

 

Inspiración

La comida no es la salud, y la verdad no es la santidad. Hay que asimilar la comida para resultar en la salud, y para el hijo de Dios hay que asimilar la verdad para resultar en la santidad.—Oswald Chambers en Grow Up Into Him

 

©2005 Daniel York ARRReveration es el ministerio devocional de cada semana de First Cause. Si quisiera recibir las devociones, haga clic al botón arriba “recibir.” Será libre de reproducir y distribuir las devociones como quisiera con tal de que incluya esta noticia de los derechos de copyright.

 

Salmos 40:3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios.Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová.