José

José es uno de mis personajes favoritos de la Biblia.  Es un buen ejemplo de lo que significa el confiarle en Dios en situaciones difíciles. Creo que hay tres lecciones sobre Dios que podemos aprender por José y que nos van a ayudar nuestras vidas.

 

  1. Dios tiene un plan para tu vida. En Génesis 37:5-11, Dios le dio a José un sueño maravilloso que reveló el aspecto clave de su destino. Desafortunadamente, siendo joven, no tenía la madurez de guardar su sueño para sí mismo y ofendió a sus hermanos.

 

Dios quiere mostrarte Su voluntad para ti.  Considera lo siguiente:

v                 Ora para pedirle a Dios cuál es Su plan para ti—comienza temprano en tu vida.  Considera estos versículos—Hechos 22:10; Salmos 31:3,5; 32:8.

v                 No seas distraído con tu propio plan. Tus sueños y planes no son necesariamente los de Dios para ti.

v                 No te preocupes de lo que piensan los demás. A la familia de José no le gustaba su sueño.  Mucha gente te criticará o te opondrá lo que tú crees que Dios quiere que hagas o seas. Que seas fiel a Dios siempre. Recuérdate de tu Señor.

 

Mientras sigues el plan de Dios, habrá tentaciones y dificultades. A José lo tiraron a un pozo y lo vendieron como esclavo.  Lo encarcelaron por años cuando la esposa de su señor trató de seducirlo y luego lo acusó falsamente que él la había atacado. Cuando hay dificultades, pide a Dios lo que él quiere que aprendas del asunto. No ores inmediatamente para ser sanado—tal vez la cosa es que Dios tiene una lección para el sufrimiento. Confía que él te guíe por los valles oscuros y no te preocupes de lo que piensan los demás. Los amigos de Job pensaban que él era mosca muerta. Ellos no sabían que los infortunios de Job eran la voluntad de Dios. Si te sientes tentado, le pide a Dios  su fuerza y su liberación. Corre de la maldad y reconoce que algunas tentaciones son de nuestras propias tendencias de hacer nuestra voluntad en vez de la de Dios.

 

  1. Es posible no comprender completamente el plan de Dios. Por años, José no tenía ni idea de lo que Dios estaba haciendo en su vida. Si tu vida parece sin propósito y confundida, pide la ayuda de Dios de ser fiel en todo. Si puede utilizarte en la prisión, también puede usarte en el palacio.  Cuando las circunstancias o la gente no te hacen caso, no seas amargo ni busques venganza (Romanos 12:17-19). José habría podido matar o por lo menos se habría arruinado a sus hermanos malvados, pero en vez de eso, él los perdonó. Muchas veces perdimos la vista del plan de Dios por hacer nuestra propia equivocada voluntad. Aun peor, nos falta Dios,  porque amamos más el éxito o la “buena” fama.

 

III.  El plan de Dios trae recompensa cuando sigues Su voluntad y no la tuya.  En Génesis 45:4-8 y 50:19,20 José comparte que siempre era la intención de Dios traerle a Egipto para que pudiera rescatar a su familia del hambre. José era fiel y  justo para que su Padre pudiera usarlo para traer bendición. Dios quiere bendecirte y quiere utilizarte traer bendición. Puedes vivir como los hermanos mayores de José, egoístas, o puedes ser sensitivo y oyente de Su voz y Su voluntad con ganas de complacerle y obedecerle para Su gloria. Algo para pensar…en reverencia.

 

Inspiración

La llamada de Dios es la expresión del carácter natural de Dios, no de nuestro carácter natural. . . La llamada de Dios no es el eco de mi carácter natural; no se consideran mis afinidades y personalidad. Mientras considero mi carácter natural y pienso de mis posibilidades, nunca voy a oír la llamada de Dios. . . La mayoría no tiene oído para nada sino para sí misma, no puede oír nada de lo que dice Dios. Ser llevado a la zona de la llamada de Dios es ser alterado profundamente.—OswaldChambers en My Utmost For His Highest

 

©2005 Daniel York ARRReveration es el ministerio devocional de cada semana de First Cause. Si quisiera recibir las devociones, haga clic al botón arriba “recibir.” Será libre de reproducir y distribuir las devociones como quisiera con tal de que incluya esta noticia de los derechos de copyright.

 

Salmos 40:3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios.Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová.