Gloriosas y majestuosas

MEDITACIÓN EN SALMO 111:2,3

Salmo 111:2-3—Grandes son las obras del Señor; estudiadas por los que en ellas se deleitan. Gloriosas y majestuosas son sus obras; su justicia permanece para siempre.

Este pasaje cautivó mi pensamiento mientras estaba teniendo mi tiempo a solas con el Señor. Pensé en lo grandioso que sería si las personas concluyeran que mis obras son gloriosas y majestuosas cuando las estudiaran. Inmediatamente me vino un pensamiento a la mente. Mis obras son gloriosas y majestuosas cuando estoy caminando con Dios. Oswald Chambers escribió, “Emular es el instinto de imitar lo que ves que otro está haciendo, para no parecer inferior… Nuestro Señor construye Su enseñanza más profunda en el instinto de emular. Cuando Su Espíritu desciende me hace desear no ser inferior a Aquel que me llamó.”[1] Si le estoy obedeciendo y mi intención es ser como Él en lo que sea que estoy haciendo, ¡los resultados serán espectaculares!

El salmista comparte varias de las obras gloriosas y majestuosas del Señor. En el versículo cuatro vemos que Él es clemente y compasivo. Cuando estoy caminando con Él, trato a las personas de la misma manera.

En el versículo cinco, vemos que Él le da de comer a quienes le temen y siempre recuerda Su pacto. Cuando conscientemente busco agradarle me doy cuenta de las necesidades de aquellos que me rodean y mantengo mi palabra.

El versículo siete revela que las obras de Sus manos son fieles y justas y que todos Sus preceptos son dignos de confianza. Cuando vivo en santidad, la honestidad es parte de mis palabras y acciones y entonces soy confiable. Yo trato a las personas justamente.

Por el contrario, cuando me alejo de la voluntad de Dios y doy paso a la mía, se dan lugar todo tipo de degradaciones. Mengua mi paciencia para con los demás. Justifico lo injustificable. La mayoría de lo que hago no impresiona a nadie y es mediocre. En lugar de experimentar gozo me siento arrepentido.

Temer a Dios y obedecerlo, de acuerdo con el versículo 10 del salmista, da paso a la sabiduría y al buen juicio. ¡Cosas completamente necesarias para las grandes obras! Vivir con Dios para ser como Él es la ¡clave segura para el éxito! ¿Por qué conformarse con algo menos?

INSPIRACIÓN DE OSWALD CHAMBERS

Si estás correctamente comprometido con el Señor Jesús, has alcanzado la altura sublime en la cual ya nadie piensa en prestarte atención, todo lo que ve es el poder de Dios que emana de ti todo el tiempo.—Oswald Chambers en En Pos de lo Supremo.

 

[1] Oswald Chambers en The Moral Foundations of Life (Las Bases Morales de la Vida).

 

©2014 Dan York ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)