Exhortar

Tomás Carlyle (1795-1881), un historiador británico y autor, dijo, “Dile a un hombre que es valiente y le ayudas hacerlo.” Sus palabras amplifican la palabra “animar” que significa comunicar ánimo, llenar a otro con esperanza, y inculcar confianza. Jorge Adams escribió, “La exhortación es el oxígeno del alma.” En una competencia de correr que hice recuerdo oír los aplausos de la gente. Las voces y los aplausos me inspiraron a correr más rápido para ganar la competencia. No hay ningún secreto de la razón que el equipo tiene ventajas en su propia cancha. Los aficionados proveen la energía de la que los atletas aprovechan.

 

Dios es el autor de la exhortación. Nos vio tropezar en el jardín. Nos escuchó mientras nos quejamos en el desierto. Sintió nuestra infidelidad en la tierra prometida. El dio. Cada minuto nos ve totalmente conocido de nuestro pecado. Sin embargo, nos espera con paciencia para nuestra respuesta a su amor profundo. Por esta razón, el apóstol Pablo podría escribirles a los Tesalonicenses las palabras siguientes:

 

Meditación

2 Tesalonicenses 2:16, 17—Y el mismo Jesucristo Señor nuestro, y Dios nuestro Padre, el cual nos amó y nos dio consolación eterna y buena esperanza por gracia, conforte vuestros corazones, y os confirme en toda buena palabra y obra.

 

La exhortación de Dios significa—gracia. Cristo hizo la gracia para rescatarnos de la separación eterna de su Padre. Su amor es más grande que nuestros errores. Su paciencia excede nuestras fallas. Su deseo de estar con nosotros debería encantarnos y causar esperanza sin fin. La exhortación es como probar helado por primera vez, es como saltar en una alberca fría en un día caluroso, es como montar una montaña rusa escarpada, es como recibir aplausos de pie por servicio fiel. El hecho que necesitamos la exhortación prueba que necesitamos a Dios. Adentro anhelamos más y Jesucristo es El capaz de dar la vida que ansiamos. Si Dios está en tu corazón y si le prestas atención, te será animado. ¿Sientes darte por rendido? Dios te ama. ¿Tienes dolor? Dios te ama. ¿Te estás apartándote de Dios? Dios te ama. ¿Eres rebelde? Ve con el mundo y vas a encontrar que te está saliendo el sentido de paz y estás lleno de duda y temer. Pero, aún Dios te ama. ¿Eres autocomplaciente y cansado de servir a tu Señor? Dios te ama. ¿Eres egocéntrico? ¡Su amor nos llama! Lo que te enfocas, determina tu dirección. Sigue a Dios y te remontarás – ¡El te eleva! Por El, busca quién le puedes exhortar para ser fuerte en El. La exhortación no es sentarte sólo. Algo para pensar. . .en reverencia.

 

Inspiración

¿Cuántas personas renuncian porque hay pocos que dicen “¡Adelante!”?–Charles R.Swindoll.

 

©2004 Daniel York ARRReveration es el ministerio devocional de cada semana de First Cause. Si quisiera recibir las devociones, haga clic al botón arriba “recibir.” Será libre de reproducir y distribuir las devociones como quisiera con tal de que incluya esta noticia de los derechos de copyright.

 

Salmos 40:3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios.Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová.