Examen riguroso

Era la una de la mañana cuando el timbre tocó. Me levanté, bajé la escalara, miré por la mirilla y abrí la puerta para un policía joven.

 

“Señor, recibimos una llamada 911 de su residencia.”

 

“¿La llamada era 620-4081?”

 

“Sí, la operadora dijo que todo lo que pudo oír fue estático en el teléfono.”

 

“Lo siento mucho. Este es él segúndo día esta semana (medianoche o más tarde) que ha ocurrido. Mi computadora está apagada y no sé como recibían llamadas.”

 

Acompañé al policía a mi oficina y le enseñé el teléfono culpable.

 

“Bueno, a lo mejor Ud. puede llamar a tu compañía de teléfono y  pedirles verificar esto.”

 

“Sí, lo haré. Siento que haya venido aquí.”

 

“De nada. Espero que pueda dormirse ahora.”

 

Meditación

Lamentaciones 3:40- Hagamos un examen de conciencia y volvamos al camino del Señor.

2 Corintios 13:5- Examínense para ver si están en la fe; pruébense a sí mismos. ¿No se dan cuenta de que Cristo Jesús está en ustedes? ¡A menos que fracasen en la prueba!

 

Llamé “Verizón”, nuestra compañía de teléfono, y les expliqué el problema. Un representante de asistente de cliente me sugirió que la pila de mi móvil fuera débil y entonces había hecho las llamadas. Ella dijo que debiera hacer pruebas durante los días próximos. No me gustó esa opción—no me gustó que la policía recibiera otra llamada falsa alarma a medianoche. Por fin, los técnicos de la compañía hicieron una prueba diagnóstica en la línea del teléfono y al  identificar los problemas, despacharon un técnico. Steve vino y miró el equipo. Me dijo lo siguiente, “Señor, el problema no es con el teléfono, es con nuestra línea. Por alguna razón desconocida, es programada a llamar 911 cuando funciona mal.”

 

“¡Que bueno!,” les dije en tono de burla. “¡En todo caso puedo tener una fiesta para la policía de Tigard que trabaja el turno de la medianoche! ¡Me van conociendo!”

 

“Voy a arreglarlo y cambiar su línea para que esto no ocurra otra vez.” Ojalá queSteve haya hecho lo que dijo que iba a hacer. ¡Alaba al Señor, anoche era quieta! No había problema.

 

Hay algunos problemas que no puedo resolver aunque lo trato muy duro.  Necesito llamar a un experto que puede identificar y arreglar el problema. David oyó, “examíname ¡ponme a prueba! ¡pon a prueba mis pensamientos y mis sentimientos más profundos!”(Salmo 26:2). ¡Que maravillo! Algunas veces, necesito que el Señor me muestre los pecados que no veo o las debilidades que requieren la mano de Dios para arreglarlo todo. El me hizo y si oigo a El siempre tendré Su solución. Una cosa para pensar en….. en reverencia.

 

Inspiración

¿Estamos dispuestos a dejar que Dios nos examine rigurosamente…?–OswaldChambers en “The Servent as His Lord”

 

©2004 Daniel York ARRReveration es el ministerio devocional de cada semana de First Cause. Si quisiera recibir las devociones, haga clic al botón arriba “recibir.” Será libre de reproducir y distribuir las devociones como quisiera con tal de que incluya esta noticia de los derechos de copyright.

 

Salmos 40:3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios.Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová.