Elección

Meditación

Juan 6:37, 44 – Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera. Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero.

 

¿Te parece controversial la idea de la elección? La doctrina de la elección (que Dios selecciona soberanamente a la gente para la salvación) puede parecer injusta. Nos acordamos de cuando éramos niños que los que tenían el poder de decidir eligieron primero a todos los mejores jugadores mientras nos les hicieron caso de los peores. El concepto de la elección (un tema en las Escrituras) es evidente en lo que dijo Jesucristo. Mientras no es posible tratar este tema completamente en un devocional, hay unas verdades que podemos aprender de la palabra de Dios.

 

La elección tiene que ver con el cumplimiento del propósito de Dios según su gusto y su voluntad (Efesios 1:4,5). “pues, no habían aún nacido, ni habían hechos aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese, no por las obras sino por el que llama . . .” (Romanos 9:11). “Así que no depende del que quiere, no del que corre, sino de Dios que tiene misericordia” (Romanos 9:16).

 

No comprendemos el propósito de Dios. El ve con ojos eternos, sin límites de tiempo, sin límites de posibilidades y sin debilidades. El es perfectamente poderoso que administra misericordia y gracia según su razonamiento justo. Al otro lado, nosotros que somos la imagen de Dios, sin embargo, elegimos basándonos en nuestro razonamiento y nuestras emociones que provienen de nuestra condición pecadora. “¿Qué, pues, diremos? ¿Que hay injusticia en Dios? En ninguna manera. Pues a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca” (Romanos 9:14-15). Esperamos que un médico no le atienda según los sentimientos de algún enfermo cuyo razonamiento está desacreditado por su enfermedad. Ni tampoco deberemos imponerle a Dios nuestras nociones de justicia que vienen de una condición depravada.

 

Si Dios elige a la gente para la salvación, ¿cómo puede inculparles que no le escuchan? (Romanos 9:19). Pablo contesta esta lógica, “Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? ¿Dirá el vaso de barro al que lo formó: ¿Por qué me has hecho así” (Romanos 9:20). Dios como el Autor de la vida escribe misericordia o castigo para cada vida que considera. Solamente El sabe el resultado final de cada persona. Sin embargo, su obra soberana nunca es una justificación para resignarnos. Al contrario a los que insisten que el evangelismo no es necesario porque Dios ya ha predestinado a los que va a salvar, Jesucristo mandó a sus discípulos (y a nosotros por la extensión) que prediquen Su evangelio (Mateo 28:19,20).

 

Pablo obedeció a Jesucristo. Escribió a la iglesia en Roma para que ellos enseñen “. . . que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.” (Romanos 10: 9, 10). Si no se pudiera aplicar esas palabras porque la salvación fuera algo determinado, el evangelio sería un mensaje limitado y un truco cruel. Por lo tanto, concluimos que la elección es maravillosa porque lo administra las manos perfectamente competentes de nuestro amado Padre que sabe que nosotros no sabemos cómo realizar lo que será. Algo para pensar . . . enreveración.

 

Inspiración

Un barco sale de Nueva York para Liverpool. Las autoridades determinaron el destino. No hay nada que puede cambiarlo. Esto es un retrato débil de la soberanía. Hay muchos pasajeros en el barco. No están sujetados por cadenas. Sus actividades no sondeterminados por decreto. Tienen la libertad completa de circular libremente. Comen, duermen, juegan, descansan, leen, hablan, todo así como quieren, pero todo el tiempo el barco los lleva al puerto determinado. La libertad y la soberanía están presentes aquí y estos dos no contradicen. Entonces yo creo que es así con la libertad del ser humano y la soberanía de Dios. El barco del diseño soberano de Dios mantiene su dirección en el mar de la historia. – A.W. Tozer en Knowledge of the Holy

 

©2002 Daniel York ARR. Reveration es el ministerio devocionalde cada semana de First Cause. Si quisiera recibir las devociones, envíe su nombre y su dirección del correo electrónico (email) a: español@firstcause.org y se lo añadirá en la lista de distribución. También visite nuestro sitio de la Redhttp://www.firstcause.org. Será libre de reproducir y distribuir las devociones como quisiera con tal de que incluya esta noticia de los derechos de copyright.

 

Salmos 40:3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová.