El tema de la ira

Este es uno de los temas que a nosotros no nos gusta estudiar, pero hay mucho riesgo si ignoramos este asunto de la vida. Queremos que Dios sea justo y recto, pero nos falta el entendimiento. Su ira es uno de sus caraceterísticas verdaderas e importantes. Preguntamos, ¿cómo es que la ira de Dios puede ser tan importante como la equidad? La Biblia nos ayuda entender este principio. Salmo 7:11 – Dios es juez justo, y Dios está airado contra el impío todos los días.

 

No debemos pensar que la ira de Dios es una peculiaridad de la personalidad de Dios.  Más bien, es una emoción provocada por la rebelión que le mostramos cuando pecamos. Hay quince palabras hebreas y cuatro griegas utilizadas para describir la ira de Dios. Más de cuatrocientas noventa y tres veces en la Biblia, el texto refiere a la ira, el enfado, o el furor de Dios. Hay que reconocer que hay un total de 629 instancias de las palabras de la ira usadas en la Biblia, lo cual 78% de las instancias refieren a la ira de Dios. A nosotros nos encantan oír y estuidar el amor y la misericorida de Dios, pero ¿cuándo fue la úlitma vez que oyó un sermón sobre la ira de Dios?

 

Meditacion – Efésios 2:3 – entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la volunatad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de la ira, lo mismo que los demás

  • Como tenemos una naturaleza de pecado y como el mundo está saturado con lo malo, es fácil día tras día ponerse a estar entumecido a la realidad que Dios odia el pecado.  ¿Por qué es necesario que Dios tenga ira?
  • Si Dios cede y nos permite pecar, Él cede su santidad y pierde el derecho de ser justo.  La razón que Dios no puede permitir que una persona buena entre al cielo es que no hay ninguna manera para determinar lo que es bueno.  Puede ser perfecto o imperfecto.  La única manera que Dios pudo derramar su ira en el pecado fue tener un sacrifício.  Jesucristo, aunque era santo y sin pecado, recibió el castigo por nuestros pecados para queppudiéramos tener la opción de entrar al cielo, santos y puros.  1 Tesalonicenses 5:9 - Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salud por nuestro Señor Jesucristo.
  • Nuestra naturaleza de pecar nos aleja de Dios, inutilizando nuestra habilidad de tener camaradería con Dios – la cual es la razón que Dios nos creó.
  • Si Dios no se enoja sobre el pecado, no será posible que Él siga amándonos y siendo justo al mismo tiempo.

 

©2005 Daniel York ARRReveration es el ministerio devocional de cada semana de First Cause. Si quisiera recibir las devociones, haga clic al botón arriba “recibir.” Será libre de reproducir y distribuir las devociones como quisiera con tal de que incluya esta noticia de los derechos de copyright.

 

Salmos 40:3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios.Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová.