El mundo

Meditación

Santiago 4:4—¡Oh, almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.

Estoy seguro que a los que leían esas palabras, se les ofendían las palabras fuertes de Santiago. Si alguien me pronunciara adúltero, seguramente yo me sentiría ofendido. Entonces ¿que quiere Santiago que compredamos?

Primero, cuando la Bibla habla del mundo, habla de la sociedad humana y sus influencias malas (vea 1:27). Santiago les reprende a los lectores por su infidelidad a Dios por abrazar las costumbres de una civilización corrompida.

Segundo, debemos recordar que the Biblia enseña que Dios es celoso. Moisés escribió, “Porque no te has de inclinar a ningún otro dios, pues Jehová, cuyo nombre es Celoso, Dios celoso es” (Exodo 34:14). Los celos indican la profundidad del amor. ¿Qué pasaría si a Dios no le importaran nuestros valores ni amistades? Nos trataría caprichosamente y a él no le importara nuesta condenación. Si aceptara nuestro natural y nuestros sistemas corrompidos, su santidad sería irreverente y su amor nunca hubiera sufrido el sacrificio de Jesús.

En el libro,  Gold Fears No Fire, escribe Ralph Toliver acerca de una famila cristiana de China que sufrió mucha persecución en China comunista. Las autoridades determinaron probar que su sabiduría propia negó las necesidad de una deidad fuera de moda. Lo más que el gobierno trató de destruir el cristianismo, lo más que floreció. Un cristiano chino comprende que la amistad con el mundo es lo mismo que odiar a Dios. Pues, ¿y qué de los que viven donde solo hay oposición a Dios sútil?

Esto es lo que pasa a cristianos que les gusta lo que ofrece el mundo. Lentamente la vida buena nos entorpece. Nos preocupamos más de lo que piensa la gente en vez de lo que Dios nos manda hacer. La manera de cómo nos aparecemos reemplace quienes somos. Nos ocupamos del mundo en vez de adorar a Dios. Buscamos la felicidad sin saber la razón que algo nos robó el gozo. Buscamos la culpa en otros y evitamos nuestra propia responsabilidad. Ahora, ¿puedes ver la razón que Santiago se preocupaba? Necesitamos reconocer todo esto y arrepentirnos para encontrar otra vez nuestro anhelo para Dios y para recibir las bendiciones que El da a su pueblo fiel. No hay paz donde se traiciona al amor.

Inspiración

El mundo es una red en que lo más nos agitamos, lo más nos enredamos. —Proverbio.

Si dentro de cada uno, encontramos nada que nos gobierna sucumbimos a lo que está alrededor de nosotros.—P.T. Forsyth

©2002 Daniel York ARR.  Reveration es el ministerio devocional de cada semana de First Cause. Si quisiera recibir las devociones, envíe su nombre y su dirección del correo electrónico (email) a: español@firstcause.org y se lo añadirá en la lista de distribución. También visite nuestro sitio de la Red http://www.firstcause.org  Será libre de reproducir y distribuir las devociones como quisiera con tal de que incluya esta noticia de los derechos de copyright.

Salmos 40:3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová.