El compromiso

Se sienta a la mesa en su uniforme formal. Lleva una estrella preciosa que simboliza el premio de valor que puede ganar un soldado por combatir valientemente. Le admiramos este veterano humilde de la Segunda Guerra Mundial. Le toca mucho que le hemos nombrado un miembro honorario de nuestro batallón.

 

Robert D. Maxwell, técnico de quinto grado, actuó valientemente y a riesgo de su propia vida el 7 de septiembre de 1944 cerca de Besancon, Francia. Armado simplemente con pistolas automáticas, Maxwell y tres otros soldados defendieron la posición de observación de su batallón contra un ataque feroz del enemigo que les atacó con ametralladoras y fuego antiaéreo.

 

A pesar de muchos balazos y granadas, Maxwell luchó agresivamente y con su tranquilidad y tenacidad les inspiró a sus compañeros a continuar la lucha desigual. Cuando el enemigo lanzó una granada entre ellos, sin pausa, Maxwell se arrojó a sí mismo directamente en ella y usando su frazada y su propio cuerpo absorbió la fuerza de la explosión. Ese acto de heroismo le mutiló permanentemente, pero salvó la vida de sus compañeros.

 

Meditación

Deuteronomio 30:19,20—Hoy pongo al cielo y a la tierra por testigos contra ti, de que te he dado a elegir entre la vida y la muerte, entre la bendición y la maldición. Elige, pues, la vida, para que vivan tú y tus descendientes. Ama al Señor tu Dios, obedécelo y sé fiel a él, porque de él depende tu vida, y por él vivirás mucho tiempo en el territorio que juró dar a tus antepasados Abraham, Isaac y Jacob . . .

 

El compromiso verdadero se forma de la voluntad libre de elegir. Robert Maxwell sin coacción sofocó la granada para salvar las vidas de los hombres que resolvió proteger. Un soldado promete proteger a su patria. Una madre promete criar a sus hijos. Un consejero promete ayudar sus clientes. Un atleta determina entrenar mucho para ganar.

 

Cuando Dios nos pide que eleccionemos la vida, lo que pide es nuestro compromiso. Decidimos amarle, escucharle y obedecerle. Comprendemos lo que significa el compromiso cuando vemos un hombre decorado con la medalla de honor. Pero, ¿comprendemos lo que significa en nuestras propias vidas? Dios busca a los que han resuelto de conocerlo, de servirlo y resistir lo que lanza el infierno. ¿Tienes tu un compromiso seguro a El que sofocó la granada de pecado con el cuerpo de su propio Hijo.

 

Inspiración

Es posible llevar una cruz con una mano.—Robert Boardman

 

©2002 Daniel York ARR.  Reveration es el ministerio devocional de cada semana de First Cause. Si quisiera recibir las devociones, envíe su nombre y su dirección del correo electrónico (email) a: español@firstcause.org y se lo añadirá en la lista de distribución. También visite nuestro sitio de la Red http://www.firstcause.org  Será libre de reproducir y distribuir las devociones como quisiera con tal de que incluya esta noticia de los derechos de copyright.

 

Salmos 40:3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová.