El ánimo

Thomas Carlyle (1795-1881), un historiador Británico y ensayista, una vez dijo, “Dí a un hombre que él es valiente, y lo ayudarás a que él llegue a serlo.” Sus palabras amplifican la palabra ánimo que significa impartir aliento, llenar con esperanza, e instilar confianza. George Adams escribió, “Aliento es el oxígeno para el alma.” Yo recuerdo viniendo alrededor de la pista en la milla de la carrera de relevo y escuchando el ánimo de la gente. Sus voces y el continúo aplauso me inspiraron a correr lo más rápido posible para ganar. No es secreto que el equipo de casa siempre tiene la ventaja. Los aficionados adoradores proveen energía que motivan a los atletas como arneses para sobresalir.

Dios es El autor del ánimo. El nos vió tropezar en el jardín. El escuchó cómo nosotros nos quejabamos en el desierto. El sintió la punzada de nuestra infedelidad en toda la tierra prometida que El nos dió. A toda hora El nos ve a través del globo terráqueo completamente sabedor de nuestros pecados pero El  todavía espera pacientemente a que nosotros respondamos a su amor sin fondo. Por esta razón, el apóstol Pablo pudo escribir a los Tesalonicenses las palabras escritas abajo.

 

Meditación

2 Tesalonicenses 2:16,17-Y el mismo Jesucristo Señor Nuestro, y Dios nuestro Padre, el cual nos amó y nos dio consolación eterna y buena esperanza por gracia, conforte vuestros corazones y os confirme en toda buena palabra y obra.

 

Dios descifra ánimo con seis letras- ¡GRACIA! Jesús hizo gracia para rescatarnos de la eterna separación de Su Padre. Su amor es más grande que nuestras faltas. Su paciencia excede nuestras negligencias. Su deseo de estar con nosotros debe estremecer nuestras almas y generar incesante esperanza. Animo es como el  probar sorbete por primera vez, como saltar en una piscina de agua fría en un día caluroso, como ir  rumbo abajo desde una empinada montaña rusa ó recibir una sobresaliente ovación por el  servicio leal. La razón de que necesitamos aliento es la prueba de que nosotros necesitamos de Dios.

Dentro de nosotros anhelamos por más y Jesús es el único capaz de mandar esa vida que nosotros anhelamos.

 

Si Dios esta en ti y tú estás prestando atención a Sus palabras, ¡tu estarás animado! ¿Te sientes como dándote por vencido? ¡Dios te ama! ¿Estas con dolor? ¡Dios te ama! ¿Estás recayendo? ¡Dios te ama! ¿Estás en rebelión? Ve con el mundo y tú encontrarás la paz sagrada siendo devorado fuera de ti por todo antojo de decepción, duda y miedo. Pero, ¡Dios todavía te ama! ¿Eres complaciente y estás cansado de servir a tu Dios? ¡Dios te ama! ¿Estás siendo absorto en ti mismo? ¡Su amor siempre está a nuestra disposición! Lo que tú prestes atención determinará tu dirección. Sigue a Dios. ¡El es quien te levanta! Y por Su causa y gloria encuentra a alguien hoy día y anímale a ser fuerte en EL! El ánimo nunca fue dado a entender por estar solo. Algo para pensar…en reverencia.

 

Inspiración

¿Cuántas personas paran porque muy pocos dicen, “Ve!”- Charles R. Swindoll

 

©2004 Daniel York ARRReveration es el ministerio devocional de cada semana de First Cause. Si quisiera recibir las devociones, haga clic al botón arriba “recibir.” Será libre de reproducir y distribuir las devociones como quisiera con tal de que incluya esta noticia de los derechos de copyright.

 

Salmos 40:3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios.Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová.