Cómodo

Creo que Dios nos invita a ser cómodos, pero no en la manera en que el mundo interpreta la palabra. El mundo se pone cómodo en un sillón de peluche. Jesús nunca dijo, “Levanta tu sofá y sígueme.” El mundo define “cómodo”como la ausencia del estrés o la ansiedad, y por la posesión de recursos adecuados para no ser privado. San Pablo dijo, “… he aprendido a estar satisfecho en cualquier situación en que me encuentre. Sé lo que es vivir en la pobreza, y lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a vivir en todas y cada una de las circunstancias, tanto a quedar saciado como a pasar hombre, a tener de sobra como a sufrir escasez.”(Fil. 4:11b, 12). Para el cristiano, el ser cómodo significa creer que la misericordia de Dios me provee con todo lo que necesito para la vida en este mundo con la esperanza que viviré para siempre en el cielo con un cuerpo nuevo sin dolor y tristeza, y en la presencia de Él que me ama con un amor eterno.

 

Jesús dijo, “La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden.”(Juan 14:27). El mundo sólo puede dar declaraciones de deseos. Cualquier cosa que regala eventualmente se muere, y todo lo que da lleva conflictos por los estragos del pecado. Jesús da esperanza. No se puede quitar su regalo. Su amor transciende nuestras necesidades sensoriales de sabor, percepción, visión, sonido y olor para masajear nuestros corazones. Ser cómodo significa reconocer que en Cristo tengo todo lo necesario.

 

Meditación

Hechos 1:8: Pero cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.

 

Notamos que Dios ve la comodidad en una manera distinta de la nuestra a través de la manera en que Él trabaja. Llenó a los creyentes con el Espíritu Santo pero no llevaron Su poder fuera de Jerusalén. Se requirió la persecución para dispersarlos para que el evangelio llegara a los fines de la tierra. ¡El Señor nos unge con el Espíritu Santo con el acuerdo implícito de que contemos a la gente sobre Jesús! Ser cómodo es ser obediente a su vocación y no enamorados de nuestros alrededores. Demasiadas veces he visto las iglesias cerrando las puertas a grupos étnicos y nuevas obras porque los miembros se quejaban de que las alfombras se ensuciaban, no se guardaban los juguetes, la música fue demasiada fuerte, etc. Esencialmente lo que es eternamente no pertinente ha reemplazado lo que es eternamente esencial en prioridad. A Dios no le interesa que vivamos la “vida buena”. ¡Le interesa que vivamos vidas santas reveladas por la expansión de Su Reino! ¡Muchos de nuestros hermanos por todo el mundo alabarían a Dios y compartirían su fe a pesar de saber que pudieran ser torturados o perder la vida! Si la seguridad en nuestras estructuras construidas y el contento de la cultura cristiana nos ponen fríos a nuestra comunidad, insensibles al Cuerpo de Cristo, y en ayunas en cuanto al significado detrás de las instrucciones de Jesús, debemos reanalizar lo que significa ser cómodo.  Que Dios nos dé ojos para ver como El ve, y el valor para vivir así.

 

Inspiración

El punto es que Jesús vio la vida desde la perspectiva de Dios, y nosotros no. No aceptamos la responsabilidad de vida como Dios nos la da, sólo la aceptamos cuando queremos, y la responsabilidad que queremos aceptar es salvar nuestras propias vidas, ganar posiciones cómodas para nosotros mismos y para nuestros parientes, esforzarnos un poquito para mantenernos limpios, vigorosos, y rectos; pero en cuanto a seguir lo que Jesús dice, Sus dichos no son nada más que jerga. –Oswald Chambers en The Highest Good

 

©2004 Daniel York ARRReveration es el ministerio devocional de cada semana de First Cause. Si quisiera recibir las devociones, haga clic al botón arriba “recibir.” Será libre de reproducir y distribuir las devociones como quisiera con tal de que incluya esta noticia de los derechos de copyright.

 

Salmos 40:3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios.Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová.