Cegado por lo obvio

MEDITACIÓN EN 2 REYES 4:43

2 Reyes 4:43—¿Cómo voy a alimentar a cien personas con esto? —replicó el criado. Pero Eliseo insistió: —Dale de comer a la gente, pues así dice el Señor: “Comerán y habrá de sobra.”

Mateo 14:17—“Ellos objetaron:—No tenemos aquí más que cinco panes y dos pescados.

Hay tres historias en la Biblia donde el profeta Eliseo y el Hijo de Dios, Jesús, alimentan a una multitud de personas con solo un poco de comida. Sin embargo después de que los discípulos observaran a Jesús alimentar a 5,000 hombres, sin contar a las mujeres y niños, usando solo unas pequeñas porciones, fallaron al comprender Su poder. Poco tiempo después (Mat. 15:32-37), en una montaña cerca al Mar de Galilea, Jesús les pidió que alimentaran a 4,000 hombres, además de las mujeres y niños. Los doce hombres concluyeron que no había forma de hallar pan para tantas personas en ese lugar tan despoblado. Jesús tomó sus siete panes y unos pocos pescaditos y alimentó a todos con un excedente de siete cestos ¡llenos de pedazos que sobraron!

Leemos en Hebreos, “Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve” (Hebreos 11:1). Muchas veces perdemos nuestra esperanza debido a lo que tenemos en la mano. Vemos los panes y olvidamos a quien creó el trigo. Dios nos pide que avancemos y calculamos el costo basados en lo que tenemos en nuestra cuenta bancaria en vez de confiar en Él por lo que no hay. Un jefe es cruel y su maldad nos nubla para no ver la bondad de Dios. Así que hacemos nada con lo que tenemos y retenemos lo que deberíamos dejar ir. Lo que tenemos se interpone en lo que necesitamos. Creo que la mayor amenaza a la fe es lo obvio.

Pedro dejó la barca cuando tenía puestos sus ojos en Jesús. Cuando éstos se posaron en el agua, se hundió. Confiar en lo que somos capaces de hacer no desarrolla nuestra fe. La fe cree que Dios puede liberar cuando lo obvio se empecina en diferir. Nuestro problema es que pensamos que comprendemos de física y medimos a Dios de esa manera. Dios no puede ser medido. Si quieres tener fe, deja de confiar en lo evidente. Nunca digas, “Solo tenemos…” hacerlo es limitar a Aquel que no tiene límites.

INSPIRACIÓN DE JOSEPH ALDRICH

No probamos los recursos de Dios hasta que intentamos lo imposible.—Joseph Aldrich en Gentle Persuasion (Persuasión Gentil).

 

©2014 Daniel York  ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

 

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)