Rescate

Me pasé una hora y  media intentando viajar dos millas después de que una tormenta de hielo que azotó Pórtland y dejó estancados a los compradores de regalos de Navidad. Las tormentas tienen una habilidad asombrosa de poner las cosas en perspectiva.  ¡Qué criaturas frágiles somos en verdad!  En un paro de poder, las personas dejan de discutir sobre  la conveniencia de “Fiestas Felices” versus “Feliz Navidad” y empiezan a pensar sobre quedarse en casa cálidos.   Salir a comprar los regalos para llenar un asiento trasero con ellos significa volver a casa sin deslizar fuera del camino.   Luces de todos colores, algunas pestañean, otras sólo brillan, los árboles decorados con dijes y recuerdos, alegremente son todos buenos.  Pero ellos no me mantendrán vivo.  ¿Me pregunto, es posible que hayamos perdido el significado real de la Navidad?  ¿En la tormenta de reunión, podemos ver que nuestra supervivencia es tras lo que Dios es y no nuestra necesidad de disfrutar a Su Hijo en pañales?  ¡Podemos reconocer que nuestra felicidad vino a un horrendo costo-un rescate santo!

 

Meditación

Salmos 49:7,8- Ninguno de ellos puede redimir a su hermano, ni pagar a Dios por su rescate, la redención de su vida es muy costosa; se ha de abandonar para siempre el intento.

 

Marcos 10:45- Porque el hijo del hombre tampoco vino para ser servido, sino para servir y dar su vida en rescate por muchos.

 

Viene una época donde la razón está acalorada,

Y los argumentos suben a la cima de las medidas.

La cuna con su Niño si es honrada en público

Hace que algunos gruñan, los corazones infelices.

Su deseo de la fiesta es omitir la religión

Y no tiene que escuchar  los himnos de felicidad.

Ellos no quieren reyes magos o pesebres de Belén,

Simplemente déjelos con Santa y todo que él trae.

 

Viene una época donde ninguno puede ofender,

Así que nada se obtiene y nada se gana.

Las convicciones se enmudecen para no rizar ni una pluma

Hasta que pronto Noche de Paz ya no se cante.

Perdidos en la batalla de quién debe oír

Es la misma fundación de lo que nos da poderío

La libertad para rendir culto  purifica la humilde expresión

Es lo que  vuelve a nuestra tierra un faro de luz.

Quizá el Bebé es la fuente de nuestro enfoque

Pero ciertamente el Señor es la necesidad de nuestras almas.

Él vino a esta tierra con la misión de salvarnos,

Un rescate que sólo Él podría pagar por completo.

En medio de las noticias de fiestas navideñas y alegría

Hemos de recordar el costo que Dios soportó.

Porque Jesús el Rey no vino a ser servido

Sino que a dar Su vida como pago de nuestra salvación.

 

Vivimos en una época rodeados de guerra

Y ahora es el tiempo cuando la batalla está aquí;

Para levantar la bandera del mayor santo guía;

Que proclama al mundo que Su venida está cerca.

Porque Dios nos ama tanto que ofreció a Su Hijo,

Nos llama a sus creyentes a salir y compartir.

El problema no es si los oídos se ofenden

Sino que el  pecado se vence en respuesta a la oración.

 

Inspiración 

Es fácil si razono del punto de vista del sentido-común lógico, para decir que Dios creó al hombre que se volvió un pecador, y entonces lo condena al infierno porque él pecó. La Biblia no dice nada de ese modo. La Biblia dice que el propio Dios aceptó la responsabilidad por el pecado; la Cruz es la prueba de lo que hizo. Le costó a Jesucristo hasta la última gota de sangre cargar con “el inmenso mal del mundo”. El verdadero retrato es que la cruz no es la cruz de un hombre, sino la cruz de Dios. La tragedia de la cruz es la herida a Dios. El tribunal de -Oswaldo en adaptarse a Su Imagen.

 

 

Salmos 40:3- Puso en mi boca un cántico nuevo, una alabanza a nuestro Dios. Muchos verán esto y temerán, y confiaran en Jehová.

Rencor

{El escenario: Un día cálido, en el desierto, fuera de la tienda de campaña Miriam y Aarón conversan con intensidad. Me pregunto si Números 12: 1, 2pasó así}

Miriam—A mí nunca me he gustado su esposa.

Aarón—A mí tampoco. No es una de nosotros. Es egipcia. Dios nos dijo que no nos casáramos con estranjeras.

Miriam—¿Por qué siempre está encargado de todo Moisés? Dios habla por nosotros también. Moisés tiene demasiada autoridad. . .

 

Pues bien, dos personas que hubieran sabido mejor tenían rencor contra su propio hermano. Al fin de Números 12:2 hay seis palabras importantes—Y el Señor oyó sus murmuraciones.

 

El rencor es como el musgo verde en los tejados grises. Los tejados reciben el agua de resentimiento por el musgo y lentamente crecen comprometiendo la habilidad de proteger la casa cuando llueve. El rencor tiene cuatro elementos—pensamientos negativos, el juzgar, el quejar y el egoísmo. El rencor nos cuesta mucho. Primero, rompe la ley de Dios que nos sujeta bajo Su juicio. Segundo, impide Su voluntad por hacer daño al compañerismo y al ministerio. Tercero, afecta nuestra actitud quitando nuestra energía espiritual y física.

 

Si tienes rencor, no crecerás a ser la persona que Dios quiere que seas. No dejas que el resentimiento te impida del gozo que puedes tener por el amor de Dios. Si Dios resintiera, no conoceríamos a Jesucristo. Nuestro Padre perfecto no tenía que sacrificar a Su Hijo por los pecadores. A pesar de todo,  por sumisericordia:

 

No sostiene para siempre su querella ni guarda rencor eternamente. No nos trata conforme a nuestros pecados ni nos paga según nuestras maldades. Tan grande es su amor por lo que le temen como alto es el cielo sobre la tierra. Tan lejos de nosotros echó nuestras transgresiones como lejos del oriente está el occidente. (Salmos 103:9-12)

 

¡Si pudiéramos aprender de Su ejemplo! El Señor nos escucha—¿qué decimos?

 

Meditación

Levítico 19:18—No seas vengativo con tu prójimo, ni le guardes rencor. Ama a tu prójimo como a ti mismo. Yo soy el Señor.

 

Marcos 11:25—Y cuando estén orando, si tienen algo contra alguien, perdónenlo, para que también su Padre que está en el cielo les perdone a ustedes sus pecados.

 

Santiago 5:9—No se quejen unos a otros, hermanos, para que no sean juzgados. ¡El juez ya está a la puerta!

 

Inspiración

Si tienes algo contra alguien, se impide el comprendimiento de Dios desde el primer momento.—Oswald Chambers en Run Today’s Race

 

©2003 Daniel York ARR.  Reveration es el ministerio devocional de cada semana de First Cause. Si quisiera recibir las devociones, haga clic al botón arriba “recibir.” Será libre de reproducir y distribuir las devociones como quisiera con tal de que incluya esta noticia de los derechos de copyright.

 

Salmos 40:3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios.Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová.

 

La ira

Lo más que veía la cuenta, lo más me enojaba. Era ridículo, indignante, nada menos que un robo. Entonces llamé a la compañía telefónica. Pregunté al representante de servicio para los clientes cómo podría “Pluto” justificar cobrarme $14.47 por una llamada a cobro revertido de tres minutos. Me dijo que yo no era un cliente de “Pluto” entonces tenía que pagar una tarifa de conexión y una tarifa alta. Tratando de controlarme la ira, le expliqué que esto era buena manera para asegurar que yo no sería uno de sus clientes jamás. El era incompasivo, indiferente y sugirió que esto fuera la recompensa que recibí por hacer la llamada.

 

Sintiendo aún más la creciente presión, llamé a la compañía telefónica local. Esperaba recibir ayuda pero en vez de esto me sermoneó. A la mujer, no le importaba que yo tenía una cuenta alta. Me sermoneó que ella había sabido por 15 años que no era bueno hacer llamadas así y que “Pluto” podía cobrarme lo que quería. Cuando yo le dije que no iba a pagar una tarifa así, ella me dijo que lo iba a notar nuestra conversación en mi cuenta y que tenía que pagar una multa adicional si la cuenta no estaba pagada totalmente. Bueno, puedes imaginar lo que ocupaba mis pensamientos el resto del día. Cato dijo, “un hombre enojado abre la boca y cierra sus ojos.” Pues, mis ojos quedaron abiertos, pero, ¡me costó mucho trabajo cerrar la boca!

 

Meditación

Marcos 3: 4, 5. Y les dijo: ¿Es lícito en los días de reposo hacer bien, o hacer mal; salvar la vida, o quitarla? Pero ellos callaban. Entonces mirándolos alrededor con enojo, entristecido por la dureza de sus corazones, dijo al hombre: Extiende tu mano. Y él la extendió, y la mano le fue restaurada sana.

 

Como emoción, la ira no es necesariamente mala. Lo que hacemos con la ira es lo que determine el valor. En los versículos arriba Jesucristo ilustra que hay tiempos cuando la ira es justificada. Cuando encontramos lo malo tenemos el derecho de sentir la ira justificada pero esta ira tiene que ser controlada en una manera que se glorifica a Dios. El momento que perdemos la habilidad de controlar nuestras bocas o nuestras emociones, es el momento que potencialmente nos perderemos en el pecado.

 

Solomón escribió, “No te apresures en tu espíritu a enojarte; porque el enojo reposa en el seno de los necios (Eclesiastés 7:9).” Un proverbio francés anota, “La ira es mal consajero.” El apóstol Pablo les avisó a los efesios, “Airos, pero no pequéis: nos se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo (Efesio 4: 26-27).” Santiago, el hermano de Jesucristo, enseño, “Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse; porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios (Santiago 1: 19-20).”

 

No estoy de acuerdo con la cuenta que me cobraron. Creo que hablé les hablé de manera amable mientras luchaba seguir cortés. Pero durante el resto del día, estaba yo muerto de resentimiento hacia el hombre y la mujer maleducados, o sea es lo que pensaba yo. En vez de orar por ellos, yo estaba muerto de resentimiento. En vez de dar la gracias a Dios por el teléfono que funciona y la oportunidad de hacer llamadas, me amargué. La cosa es que nada menos que yo pequé.

 

Inspiración

La manera mejor para conocer al hombre es verlo cuando esté enojado. Proverbio hebreo.

 

©2002 Daniel York ARR. Reveration es el ministerio devocional de cada semana de First Cause. Si quisiera recibir las devociones, envíe su nombre y su dirección del correo electrónico (email) a: español@firstcause.org y se lo añadirá en la lista de distribución. También visite nuestro sitio de la Redhttp://www.firstcause.org. Será libre de reproducir y distribuir las devociones como quisiera con tal de que incluya esta noticia de los derechos de copyright.

 

Salmos 40:3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová.

Los que nos controlan

Sam caminó del estudio al santuario. Pusieron incorrectamente los niveles del amplificador  y el sonido dentro del santuario era desequilibrado. Así que él los modificó. Quitó las flechas viejas de papel con las cuales alguien había indicado niveles específicos de sonido. Ahora sonó muy bien. Sam estaba contento que había ayudado la iglesia.

 

Dos días después, una anciana pequeña le preguntó la razón que modificó los niveles. Ella controlaba el sonido para el equipo de adoración y no estaba contenta. Ella se quejó mucho de lo que él había hecho. Le dijo que Fred había modificado los niveles y él, Sam, no tenía el derecho de cambiarlos. –No los toques nunca jamás. Ahora Sam se sintió mal. –Quién es Fred, preguntó. Sam averiguó que hacía cuatro años que Fred no había asistido a la iglesia pero todavía funcionaba el sistema así como él lo dejó. Tristemente esto es la verdad.

 

Meditación

Marcos 10:42—Así que Jesus los llamó y les dijo: –Como ustedes saben, los que se consideran jefes de las naciones oprimen a los súbditos, y los altos oficiales abusan de su autoridad.

 

Si alguna vez has encontrado con una persona controladora, relatas con la frustración de Sam. Las personas controladoras necesitan tener todo según sus propios planes y sus propias definiciones. No les hacen caso de las maneras que otros trabajan porque ellos saben lo que es mejor. Bajo un exterior del liderazgo seguro de si mismo hay la inseguridad. Los controladores florecen por tener a sus lados los que siempre dicen que sí. Establecen reglas y reglamientos que protegen su filosofía. Muchas veces tienen éxito porque pueden concentrarse en su trabajo y proveen la estabilidad a los que no les gustan los cambios. Son muy efectivos en cumplir sus metas. Míralos un poco más y encontrarás los pensadores y los individuos creativos que traen algo nuevo y un respiro fresco a las organizaciones pasadas. A menudo no reciben la bienvenida y no quedan por mucho tiempo.

 

Una vez alguien dijo –la autoridad no te hace un líder; te da la oportunidad de hacerlo. Mientras maduramos en Cristo, aprendemos soltar la necesidad de controlar a otros. Reconocemos que ese comportamiento revela desconfianza en Dios porque confiamos más en nuestra necesidad de tener razón que en Su derecho de hacer Su voluntad. Es sano ser rodeado de gente que piensa diferente que nosotros. A menudo el Plan de Dios implica usar los que nunca elegimos nosotros en maneras que nunca imaginamos. Lo que necesitamos es una vida activa de oración en vez de una que critica.

 

Los líderes excelentes son los que son dirigidos por el Espíritu y tienen su base en la humildad—no como nos comparte el oficial James S. Hewett en IllustrationsUnlimited:

 

Un teniente joven en Fort Bragg descubrió que no tenía monedas cuando quería comprar un refresco de un distribuidor automático. Llamó la atención de un privado que pasaba y le preguntó, –¿Tienes cambio por un dólar? El privado le dijo alegremente, –Creo que sí, déjeme ver. El teniente se endureció y le dijo, –Soldado, eso no fue la manera de dirigirse a un oficio. Tenemos que comenzar otra vez. ¿Tienes cambio por un dólar? El privado le saludó correctamente y le dijo, –¡No, señor!

 

¿Tienes la necesidad de controlar? ¿Cuánto puedes soltar para que otros puedan crecer? ¿De qué tienes miedo? —¿que otros te critican? ¿que equivocas? ¿que no recibes lo que quieres? Dios te ama y quiere que tengas fruto—Su fruto que reviva el alma, que da energía y que produce alegría. Confíate en El. Deja que El dirija.Los que te aman, te animarán.

 

Inspiración

Debemos tener el poder, pero el poder es un peligro terrible con tal de que la vida se base en la gracia de Dios.—Oswald Chambers en Notes on Jeremiah

 

©2003 Daniel York ARR.  Reveration es el ministerio devocional de cada semana de First Cause. Si quisiera recibir las devociones, envíe su nombre y su dirección del correo electrónico (email) a: español@firstcause.org y se lo añadirá en la lista de distribución. También visite nuestro sitio de la Red http://www.firstcause.org. Será libre de reproducir y distribuir las devociones como quisiera con tal de que incluya esta noticia de los derechos de copyright.

Salmos 40:3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová. 

No lo creyeron

MEDITACIÓN EN MARCOS 16:10-13

Marcos 16:10-13—Ella fue y avisó a los que habían estado con él, que estaban lamentándose y llorando. Pero ellos, al oír que Jesús estaba vivo y que ella lo había visto, no lo creyeron. Después se apareció Jesús en otra forma a dos de ellos que iban de camino al campo. Éstos volvieron y avisaron a los demás, pero no les creyeron a ellos tampoco.

Destrozados—ellos estaban absolutamente devastados. Por tres años habían desarrollado amor, confianza y esperanza en Él—este Hijo de carpintero que afirmaba ser el Mesías. Escucharon Sus parábolas y discutieron sobre su significado. Lo observaron resucitar a Lázaro de la muerte, caminar sobre el agua, tranquilizar el mar, sanar enfermedades y aflicciones incurables y expulsar demonios. ¡Él era más que asombroso! Tenía una respuesta para cada cosa y aún así, sabía cuando no decir nada. Y cuando Él oraba, ellos sabían que estaban en la presencia de Dios.

Cuando Él los llamó, ellos dejaron sus redes, la recolección de impuestos y otras ocupaciones. Se quedaron con Él cuando muchos dudaron y se fueron. Y por su fe y obediencia Él les prometió la vida eterna; morada y autoridad en el cielo. Pero ahora estaba muerto. Los sueños se volvieron pesadillas y la esperanza se volvió desesperanza. Lo que les dejó un sabor amargo fue la forma como murió. Él ni siquiera protestó y en cambio hizo que Pedro guarde su espada. Aquel que no tenía miedo y en quien reposaba toda autoridad simplemente dejó que los soldados lo vendaran y abofetearan. Calladamente absorbió el cruel abuso de supuestos hombres de Dios y en lugar de rescatar a Israel de la opresión romana, se dejó empalar, clavar y colgar en la peor de las formas conocida por el hombre. Demasiado para ser un Salvador, y demasiado para ser salvados—Él fue traicionado y ellos estaban en shock.

María Magdalena fue la primera en ver a Jesús en el más increíble de los Domingos. A pesar del dolor que sentía de tanto sollozar les dijo a Sus discípulos que Él estaba vivo. Pero el dolor es muchas veces el extintor de la esperanza. ¿Cómo puedes creer en el absurdo informe de una mujer cuando acabas de ver la cabeza de tu Héroe sucumbir ante la muerte—sin siquiera poder respirar? Cuando otros dos testigos corroboraron su historia, ¿qué engaño cruel afectaba sus mentes—qué parte de está en la tumba no entendían ellos? Oh Dios—¡cómo pudiste permitir que esto pase! Oh Dios, ¿será que realmente existes?

Atónitos—ellos quedaron absolutamente estupefactos. Él atravesó las paredes. Mientras se reclinaban en una mesa, Él, Aquel que derribó las mesas, reprendió su falta de fe y su terco rechazo a confiar en el testimonio ocular de Su resurrección. Sintiendo que Sus palabras traspasaban sus corazones, casi estallan por el profundo gozo que bombeaba sus arterias. Jesús resucitó de su muerte.

“No lo creyeron”. Aquellas tres palabras pueden ser revertidas por tres palabras sagradas—Él está vivo. Qué diferencia hace la gracia. Después de regañar a Sus seguidores, Jesús los envió a todo el mundo para compartir Su mensaje. “El que crea y sea bautizado será salvo, pero el que no crea será condenado” (16:16). Si decimos “¡Él está vivo!” entonces éste es también nuestro llamado. ¡Que las primeras tres palabras sean cambiadas por las otras tres para la gloria de Aquel! Algo para pensar… en reveracción!

INSPIRACIÓN DE PERDIDO ESTUVE

La confianza es dulce. Es major que el oro. La confianza siempre es un regalo del corazón, y por ello puede ser la cosa más preciosa en la vida, junto al amor.—Don Everts y Doug Schaupp en I Once Was Lost (Perdido estuve)

 

©2014 Daniel York  ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

 

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)