Mantente firme

Dimitri estaba determinado a educar a sus hijos con la Biblia en un tiempo en el que Rusia estaba dominada por el comunismo. Pronto, los vecinos se unieron a este estudio bíblico que creció a 75 personas atiborradas en su pequeña casa y otras oyendo desde afuera. Durante un tiempo de compañerismo, fue arrestado por un oficial que, junto a sus soldados, irrumpió molesto porque se había rehusado a dejar de enseñar la Biblia. Mientras se retiraban, la pequeña abuela apuntando con su dedo al oficial declaró, “Ha puesto sus manos en un siervo de Dios y NO sobrevivirá.” Dos noches más tarde, aquel oficial murió de un ataque al corazón. El temor de Dios, se apoderó de aquella comunidad tanto que 150 personas se anexaron a la próxima reunión. Sin embargo, Dimitri fue enviado a la cárcel. 1

En prisión, a 1000 kilómetros de su hogar, Dimitri se paraba cada mañana al pie de su cama, miraba hacia el este, levantaba sus brazos a Dios en alabanza, y cantaba su canción a Jesús. Los demás prisioneros se reían, maldecían, abucheaban y golpeaban sus tazas de metal contra las rejas, en señal de protesta. Algunas veces le arrojaban restos de comida y desechos humanos en un intento por hacerlo callar. Ya al final de sus 17 años en prisión, Dimitri casi muere después de recibir una golpiza y bajo la amenaza de ser ejecutado. Sin embargo, Dios intervino milagrosamente para mostrarle su amor. (Puedes leer lo que pasó en The Insanity of God). En su último día, antes de abandonar la prisión, 1500 de los más avezados convictos se pusieron de pie delante de sus camas, miraron al este y cantaron la canción de Dimitri. Dimitri dijo que sonó como el más grande coro de la historia.

Meditación

Hechos 5:18-21 –  Y echaron mano a los apóstoles y los pusieron en la cárcel pública. Mas un ángel del Señor, abriendo de noche las puertas de la cárcel y sacándolos, dijo: Id, y puestos en pie en el templo, anunciad al pueblo todas las palabras de esta vida. Habiendo oído esto, entraron de mañana en el templo, y enseñaban. Entre tanto, vinieron el sumo sacerdote y los que estaban con él, y convocaron al concilio y a todos los ancianos de los hijos de Israel, y enviaron a la cárcel para que fuesen traídos.

La palabra griega stathentes se traduce como “puestos en pie” y significa mantenerse firme, aferrado al piso. Esto es lo que los apóstoles hicieron después de ser arrestados. Más adelante en Hechos 16:25 leemos que Pablo y Silas después de ser azotados y encarcelados, cantaban himnos a Dios. Ellos también se rehusaron a permitir que la persecución silenciase su testimonio.

¿Te das cuenta del privilegio que tenemos al mantenernos firmes? La preocupación de Dios es que compartamos las noticias liberadoras de Jesús, quien vino al mundo a rescatar pecadores. Nosotros que hemos sido rescatados tenemos las dulces notas de la alabanza—sabemos lo que significa ser liberados de las crueles fauces de la muerte y de la sentencia de separación eterna de Dios. ¿Ha puesto, el mismo Dios que llenó los pulmones de Dimitri con alabanza, una canción en tu corazón? Si es así, Su intención es que aquellos que te rodean la escuchen. ¿Estás cantándole?

Inspiración

[Rushworth M.] Kidder divide el valor moral en tres componentes. Primero, debemos creer en y estar comprometidos con un conjunto central de valores morales y principios. Segundo, debemos reconocer que al mantenernos firmes en esos principios es probable que enfrentemos peligro… Tercero, para ser moralmente valientes debemos estar dispuestos a resistir ese peligro y hacer lo que consideramos correcto, aún si ello significa pérdida, desaprobación o vergüenza.—Steven M. Southwick & Dennis S. Charney en Resilience.

_________________________________

[1]Nik Ripken en The Insanity of God, B&H Publishing Group, Nashville, TN ©2013

El darse por vencido

Nicolo Paganini, (1782-1840), se cuenta entre los mejores violinistas de toda la historia. Una noche, mientras tocaba una obra de música difícil, una de las cuerdas de su violín rompió y estaba pendiente de su violín. Rodeado por la orquesta, él continuó tocando. Luego una segunda cuerda rompió. No obstante el músico hábil improvisó y continuó tocando. Una tercera cuerda rompió y marchitó como una flor muerta. Impávido, Paganini tocó magníficamente en la única cuerda que le quedaba delante de una multitud atónita. Al terminar, ellos saltaron de pie, voceando y vitoreando, “¡Bravo! ¡Bravo!” Paganini esperó hasta que el ruido menguó; luego mientras todos volvían a sentarse, alzó su violín para que todos lo vieran. El violinista señaló al director y volvió a tocar otra vez. Puso el violín Stradivarius debajo de la barbilla y tocó una última obra. ¿Puede usted imaginar el susurro de esa multitud mientras volvían a casa de ese concierto?

 

Meditación

Hechos 27:34—Les ruego que coman algo, pues lo necesitan para sobrevivir. Ninguno de ustedes perderá ni un solo cabello de la cabeza.

 

Esas fueron las palabras de Pablo en un barco tan lanzado por un tormento que él y todos que había a bordo pasaron sin comida 14 días, mientras luchaban para sobrevivir. En vez de darse por vencido en agotamiento, él tomó pan, agradeció a Dios en frente de todos ellos, comió, y les animaron que hicieran lo mismo. En el medio de la tempestad donde las maldiciones destacan, él decidió dar las gracias. El día siguiente el centurión salvó a Pablo y a los otros prisioneros de la conspiración de un soldado de matarlos. Su barco encalló, forzando que todos nadaran a la orilla. Como si ya no fuera suficiente, una víbora mordió la mano de Pablo cuando recogió ramojo para una fogata. ¡Los isleños concluyeron que su suerte fue tan mala como si fuera asesino! Pero cuando nada lo ocurrió, dijeron que era dios. El darse por vencido no fue parte del vocabulario de Pablo. Dios bendijo su fe y preservó su vida.

 

Cuando las cuerdas de su violín se rompen, ¿deja usted de tocar? La opción fácil es parar y culpar a ellos que hicieron las cuerdas por un producto débil o salir en frustración delante de los espectadores simpáticos. Es mucho más fácil lamentar lo que no se puede hacer que sacar el mejor de lo poco que tiene. Es una persona rara que avanza valientemente ante la privación y la adversidad. ¿Recuerda usted que Jesús nos pide que seamos diferentes?

 

Cuando las circunstancias no le van como esperaba usted, ¿muere adentro? Darse por vencido es el resultado natural del temor, el cansancio, y la inseguridad.  Pues ¡no vaya allá! Alabe usted al Ganador. No es demasiado tarde para subir el aparejo con tu violín de una cuerda y gritar sobre el trueno, “¡Soy vencedor por Jesucristo que me ama! ¡Ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni el presente ni el pasado, ni el risco montañoso ni el pantano, ni nada que fue creado—nada puede separarme del amor de Dios, proveído por mi Señor Jesucristo!” ¡Ándele! ¿Para qué espera usted? Póngase a gritar.  Y toca esa cuerda— ¡para la gloria de Dios!

 

Inspiración

Tenga cuidado con parar antes de que Dios se lo diga; si para antes de que Dios se lo diga, va a enmohecerse, y eso siempre lleva a una putrefacción –Oswald Chambers en Biblical Psychology (Psicología Bíblica)

 

©2004 Daniel York ARRReveration es el ministerio devocional de cada semana de First Cause. Si quisiera recibir las devociones, haga clic al botón arriba “recibir.” Será libre de reproducir y distribuir las devociones como quisiera con tal de que incluya esta noticia de los derechos de copyright.

 

Salmos 40:3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios.Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová.

Escuchar

El hombre recio dejó de recoger leña para ir a mirar a su hijo. Observó su alrededor sin ver al niño.  “¡Nicolás!” Vez tras vez gritó el nombre de su hijo, con el silencio como la única respuesta. Yo podría ver en su cara y lenguaje corporal el temor subiendo. La última vez que yo lo vi, Nicolás estaba montando a triciclo por la pista felizmente. Me saludó cuando yo lo pasaba corriendo. Pero ahora nadie lo veía. La pista de la Secundaria Fowler está junto al río Fanno y el bosque.  Un niño joven podría herirse o perderse con facilidad, así que dejé de correr para ayudar en la búsqueda del padre. Encontré a Nicolás jalando sus ruedas al otro lado del río, inconsciente de los gritos de su padre. Días después, sigo oyendo “¡Nicolás!” en mis oídos. Recuerdo la expresión de gratitud en los ojos de su padre.  Y me hace pensar en escuchar.

 

Meditación

Hechos 10:33 – Así que inmediatamente mandé a llamarte, y tú has tenido la bondad de venir. Ahora estamos todos aquí en la presencia de Dios, para escuchar todo lo que el Señor te ha encomendado que nos digas.

 

El joven Nicolás estaba distraído o perdido en los sueños, demasiado ocupado para oír a su padre. El escuchar es un arte que parece en peligro de extinción. ¡Me pregunto cuántas veces Dios me llama y no lo oigo! ¿Con qué frecuente pierdo Sus instrucciones? Más bien, ¿qué causa la sordera espiritual o el oído selectivo?

Nueve razones por las cuales la gente no escucha

  1. Corazones duros y hostiles – Éxodo 8:19
  2. Orgullo terco y rebelde – Nehemías 9:29; Salmo 81:11
  3. Tontería – Proverbios 12:15, 18:13; Eclesiastés 5:1
  4. Confianza infundada –- Isaías 32:9
  5. Idolatría – Isaías 65:11,12; Jeremías 11:10
  6. Insatisfacción con el mensaje o el mensajero – Jeremías 6:10; Juan 9:27
  7. Seguridad falsa – Jeremías 22:21
  8. Se prefiere la maldad – Zacarías 1:4
  9. Distracciones – Lucas 10:40

 

Si queremos conocer y seguir a Dios, debemos escuchar Su voz. Aunque casi nunca habla en voz alta, Su Espíritu Santo comunica con nosotros directamente a través de la Biblia, de otros, de circunstancias, y del hablar directo al corazón. ¡El escuchar literalmente nos salva la vida! Así que debemos saber lo que nos ayuda a prestar atención a Nuestro Padre. ¿Podría compartirlo consigo?

Nueve principios que nos harán mejores oyentes

  1. Nos sometemos a Dios por prestar mucha atención a Sus palabras – Éxodo 15:26
  2. Estamos listos para escuchar, y lentos para hablar – Santiago 1:19
  3. Entendemos que el silencio ayuda a escuchar – Deuteronomio 27:9,10
  4. Reconocemos nuestra necesidad de ayuda – Éxodo 18:19 (Moisés escucha a su suegro)
  5. Amamos y tememos a Dios – Deuteronomio 30:20; Salmo 66:16
  6. Estamos ansiosos para ganar sabiduría – Proverbios 1:5, 8:33; Hechos 10:33
  7. Confiamos en él que habla – Juan 10:3
  8. Nos fijamos (nos liberamos de distracciones) para escuchar al Señor – Lucas 10:39
  9. Valoramos la verdad – Juan 18:37

 

“Ahora estamos todos aquí en la presencia de Dios, para escuchar…”

 

Inspiración

Dios nunca nos hará escucharlo; tenemos que querer escuchar. – Oswald Chambers en Notes on Isaiah.

 

©2004 Daniel York ARRReveration es el ministerio devocional de cada semana de First Cause. Si quisiera recibir las devociones, haga clic al botón arriba “recibir.” Será libre de reproducir y distribuir las devociones como quisiera con tal de que incluya esta noticia de los derechos de copyright.

 

Salmos 40:3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios.Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová.

Cómodo

Creo que Dios nos invita a ser cómodos, pero no en la manera en que el mundo interpreta la palabra. El mundo se pone cómodo en un sillón de peluche. Jesús nunca dijo, “Levanta tu sofá y sígueme.” El mundo define “cómodo”como la ausencia del estrés o la ansiedad, y por la posesión de recursos adecuados para no ser privado. San Pablo dijo, “… he aprendido a estar satisfecho en cualquier situación en que me encuentre. Sé lo que es vivir en la pobreza, y lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a vivir en todas y cada una de las circunstancias, tanto a quedar saciado como a pasar hombre, a tener de sobra como a sufrir escasez.”(Fil. 4:11b, 12). Para el cristiano, el ser cómodo significa creer que la misericordia de Dios me provee con todo lo que necesito para la vida en este mundo con la esperanza que viviré para siempre en el cielo con un cuerpo nuevo sin dolor y tristeza, y en la presencia de Él que me ama con un amor eterno.

 

Jesús dijo, “La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden.”(Juan 14:27). El mundo sólo puede dar declaraciones de deseos. Cualquier cosa que regala eventualmente se muere, y todo lo que da lleva conflictos por los estragos del pecado. Jesús da esperanza. No se puede quitar su regalo. Su amor transciende nuestras necesidades sensoriales de sabor, percepción, visión, sonido y olor para masajear nuestros corazones. Ser cómodo significa reconocer que en Cristo tengo todo lo necesario.

 

Meditación

Hechos 1:8: Pero cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.

 

Notamos que Dios ve la comodidad en una manera distinta de la nuestra a través de la manera en que Él trabaja. Llenó a los creyentes con el Espíritu Santo pero no llevaron Su poder fuera de Jerusalén. Se requirió la persecución para dispersarlos para que el evangelio llegara a los fines de la tierra. ¡El Señor nos unge con el Espíritu Santo con el acuerdo implícito de que contemos a la gente sobre Jesús! Ser cómodo es ser obediente a su vocación y no enamorados de nuestros alrededores. Demasiadas veces he visto las iglesias cerrando las puertas a grupos étnicos y nuevas obras porque los miembros se quejaban de que las alfombras se ensuciaban, no se guardaban los juguetes, la música fue demasiada fuerte, etc. Esencialmente lo que es eternamente no pertinente ha reemplazado lo que es eternamente esencial en prioridad. A Dios no le interesa que vivamos la “vida buena”. ¡Le interesa que vivamos vidas santas reveladas por la expansión de Su Reino! ¡Muchos de nuestros hermanos por todo el mundo alabarían a Dios y compartirían su fe a pesar de saber que pudieran ser torturados o perder la vida! Si la seguridad en nuestras estructuras construidas y el contento de la cultura cristiana nos ponen fríos a nuestra comunidad, insensibles al Cuerpo de Cristo, y en ayunas en cuanto al significado detrás de las instrucciones de Jesús, debemos reanalizar lo que significa ser cómodo.  Que Dios nos dé ojos para ver como El ve, y el valor para vivir así.

 

Inspiración

El punto es que Jesús vio la vida desde la perspectiva de Dios, y nosotros no. No aceptamos la responsabilidad de vida como Dios nos la da, sólo la aceptamos cuando queremos, y la responsabilidad que queremos aceptar es salvar nuestras propias vidas, ganar posiciones cómodas para nosotros mismos y para nuestros parientes, esforzarnos un poquito para mantenernos limpios, vigorosos, y rectos; pero en cuanto a seguir lo que Jesús dice, Sus dichos no son nada más que jerga. –Oswald Chambers en The Highest Good

 

©2004 Daniel York ARRReveration es el ministerio devocional de cada semana de First Cause. Si quisiera recibir las devociones, haga clic al botón arriba “recibir.” Será libre de reproducir y distribuir las devociones como quisiera con tal de que incluya esta noticia de los derechos de copyright.

 

Salmos 40:3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios.Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová.