La comprensión

Si alguien te preguntara lo que era el secreto para vivir una vida satisfecha, ¿qué dirías? Probablemente hay muchas respuestas buenas.

Por la inspiración del Espíritu Santo, Juan escribió en Juan 17 la oración de Jesucristo para si mismo, para los discípulos y para todos los creyentes. Jesús le pidió a Dios que aclarara a todo el mundo que el les ama así como le ama a El. De todas las cosas que pudiera pedir, para mí es muy profundo que se enfocó en el amor de Su Padre (versículos 23-26).  Entonces descubrí que todos los 27 libros del Nuevo testamento comparten las verdades esenciales de amor. Hmmm.

Meditación

2 Tesalonicenses 3:5—Y el Señor encamine vuestros corazones al amor de Diosn y a la paciencia de Cristo.

Creo que la clave de vivir una vida llena viene por nuestra obligación de comprender y acaptar que Dios es amor y que El nos ama. Déjame explicar. El amor es paciente, amable, humilde, enfocado en otros, la verdad. El amor protege, confía, espera, soporta y nunca deja de ser (1 Corintios 13:4-8).  Cuando comprendemos todo esto, nuestras vidas profundamente cambian.

Pues, es obvio que el amor de Dios es importante. Pero el simplemente saberlo no es lo mismo que comprenderlo. El saber es algo del cerebro, pero el otro revela Cristo al centro. Alguien puede saber de Dios y terminar su propia vida a causa de su depresión. Pero nadie que comprenda bien el amor de Dios puede suicidarse a causa de depresión porque comprende que su vida no le pertenece a si mismo sino es de Dios.  Una persona puede vivir cada día independientemente de El, pero la persona que comprende la profundidad del amor de Dios no puede soportar un día separado de El.

El comprender el amor de Dios requiere nuestro esfuerzo. Su amor no cambia. Está extendido a los que obedecen a su voluntad. Está magnificado por la pureza. Necesitan la fe. Debemos creer que el sabe lo que es mejor para nosotros y debemos aceptar Su plan aunque no está de acuerdo con nuestros planes. Su amor tiene celos y premia a las personas que Le ponen antes de todo.

La comprensión del amor de Dios nos libra de legalismo, de la necesidad de tener todas las respuestas y de la idea que tenemos que hacer cosas significantes para ser significantes. Nos da la capacidad de descansar en el medio de la tribulación. Nos da Su gozo y Su esperanza. Su paz transciende el sufrimiento físico. La confianza supera la persecución. Nos sentimos estimados. No puedo pensar en ninguna situación que Su amor no puede sanar. La comprensión de Su amor nos causa perseverar. Nuestro Salvador fue clavado a la cruz por su propia voluntad y su confianza en el amor de Su Padre. Cuando el amor divino no está comprendido, o está ignorado o rechazado, la gente marchita bajo el sol quemante y la luna melancólica. Pon tu porpio corazón a la prueba. ¿Vives una vida llena? o ¿es la vida simplemente llena de cosas no eternamente importantes?

Inspiración

Hay mucha evidencia del cielo y del amor de Dios aquí en la Tierra, pero solamente la persona que ve con ojos eternos, descalza en un acto de reverencia mientras el resto del mundo comparte en las cosas del mundo. Paráfrasis de Elizabeth Barrett Browning.

©2002 Daniel York ARR.  Reveration es el ministerio devocional de cada semana de First Cause. Si quisiera recibir las devociones, envíe su nombre y su dirección del correo electrónico (email) a: español@firstcause.orgy se lo añadirá en la lista de distribución. También visite nuestro sitio de la Red http://www.firstcause.org.  Será libre de reproducir y distribuir las devociones como quisiera con tal de que incluya esta noticia de los derechos de copyright.

Salmos 40:3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová.

El ánimo

Thomas Carlyle (1795-1881), un historiador Británico y ensayista, una vez dijo, “Dí a un hombre que él es valiente, y lo ayudarás a que él llegue a serlo.” Sus palabras amplifican la palabra ánimo que significa impartir aliento, llenar con esperanza, e instilar confianza. George Adams escribió, “Aliento es el oxígeno para el alma.” Yo recuerdo viniendo alrededor de la pista en la milla de la carrera de relevo y escuchando el ánimo de la gente. Sus voces y el continúo aplauso me inspiraron a correr lo más rápido posible para ganar. No es secreto que el equipo de casa siempre tiene la ventaja. Los aficionados adoradores proveen energía que motivan a los atletas como arneses para sobresalir.

Dios es El autor del ánimo. El nos vió tropezar en el jardín. El escuchó cómo nosotros nos quejabamos en el desierto. El sintió la punzada de nuestra infedelidad en toda la tierra prometida que El nos dió. A toda hora El nos ve a través del globo terráqueo completamente sabedor de nuestros pecados pero El  todavía espera pacientemente a que nosotros respondamos a su amor sin fondo. Por esta razón, el apóstol Pablo pudo escribir a los Tesalonicenses las palabras escritas abajo.

 

Meditación

2 Tesalonicenses 2:16,17-Y el mismo Jesucristo Señor Nuestro, y Dios nuestro Padre, el cual nos amó y nos dio consolación eterna y buena esperanza por gracia, conforte vuestros corazones y os confirme en toda buena palabra y obra.

 

Dios descifra ánimo con seis letras- ¡GRACIA! Jesús hizo gracia para rescatarnos de la eterna separación de Su Padre. Su amor es más grande que nuestras faltas. Su paciencia excede nuestras negligencias. Su deseo de estar con nosotros debe estremecer nuestras almas y generar incesante esperanza. Animo es como el  probar sorbete por primera vez, como saltar en una piscina de agua fría en un día caluroso, como ir  rumbo abajo desde una empinada montaña rusa ó recibir una sobresaliente ovación por el  servicio leal. La razón de que necesitamos aliento es la prueba de que nosotros necesitamos de Dios.

Dentro de nosotros anhelamos por más y Jesús es el único capaz de mandar esa vida que nosotros anhelamos.

 

Si Dios esta en ti y tú estás prestando atención a Sus palabras, ¡tu estarás animado! ¿Te sientes como dándote por vencido? ¡Dios te ama! ¿Estas con dolor? ¡Dios te ama! ¿Estás recayendo? ¡Dios te ama! ¿Estás en rebelión? Ve con el mundo y tú encontrarás la paz sagrada siendo devorado fuera de ti por todo antojo de decepción, duda y miedo. Pero, ¡Dios todavía te ama! ¿Eres complaciente y estás cansado de servir a tu Dios? ¡Dios te ama! ¿Estás siendo absorto en ti mismo? ¡Su amor siempre está a nuestra disposición! Lo que tú prestes atención determinará tu dirección. Sigue a Dios. ¡El es quien te levanta! Y por Su causa y gloria encuentra a alguien hoy día y anímale a ser fuerte en EL! El ánimo nunca fue dado a entender por estar solo. Algo para pensar…en reverencia.

 

Inspiración

¿Cuántas personas paran porque muy pocos dicen, “Ve!”- Charles R. Swindoll

 

©2004 Daniel York ARRReveration es el ministerio devocional de cada semana de First Cause. Si quisiera recibir las devociones, haga clic al botón arriba “recibir.” Será libre de reproducir y distribuir las devociones como quisiera con tal de que incluya esta noticia de los derechos de copyright.

 

Salmos 40:3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios.Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová.

Exhortar

Tomás Carlyle (1795-1881), un historiador británico y autor, dijo, “Dile a un hombre que es valiente y le ayudas hacerlo.” Sus palabras amplifican la palabra “animar” que significa comunicar ánimo, llenar a otro con esperanza, y inculcar confianza. Jorge Adams escribió, “La exhortación es el oxígeno del alma.” En una competencia de correr que hice recuerdo oír los aplausos de la gente. Las voces y los aplausos me inspiraron a correr más rápido para ganar la competencia. No hay ningún secreto de la razón que el equipo tiene ventajas en su propia cancha. Los aficionados proveen la energía de la que los atletas aprovechan.

 

Dios es el autor de la exhortación. Nos vio tropezar en el jardín. Nos escuchó mientras nos quejamos en el desierto. Sintió nuestra infidelidad en la tierra prometida. El dio. Cada minuto nos ve totalmente conocido de nuestro pecado. Sin embargo, nos espera con paciencia para nuestra respuesta a su amor profundo. Por esta razón, el apóstol Pablo podría escribirles a los Tesalonicenses las palabras siguientes:

 

Meditación

2 Tesalonicenses 2:16, 17—Y el mismo Jesucristo Señor nuestro, y Dios nuestro Padre, el cual nos amó y nos dio consolación eterna y buena esperanza por gracia, conforte vuestros corazones, y os confirme en toda buena palabra y obra.

 

La exhortación de Dios significa—gracia. Cristo hizo la gracia para rescatarnos de la separación eterna de su Padre. Su amor es más grande que nuestros errores. Su paciencia excede nuestras fallas. Su deseo de estar con nosotros debería encantarnos y causar esperanza sin fin. La exhortación es como probar helado por primera vez, es como saltar en una alberca fría en un día caluroso, es como montar una montaña rusa escarpada, es como recibir aplausos de pie por servicio fiel. El hecho que necesitamos la exhortación prueba que necesitamos a Dios. Adentro anhelamos más y Jesucristo es El capaz de dar la vida que ansiamos. Si Dios está en tu corazón y si le prestas atención, te será animado. ¿Sientes darte por rendido? Dios te ama. ¿Tienes dolor? Dios te ama. ¿Te estás apartándote de Dios? Dios te ama. ¿Eres rebelde? Ve con el mundo y vas a encontrar que te está saliendo el sentido de paz y estás lleno de duda y temer. Pero, aún Dios te ama. ¿Eres autocomplaciente y cansado de servir a tu Señor? Dios te ama. ¿Eres egocéntrico? ¡Su amor nos llama! Lo que te enfocas, determina tu dirección. Sigue a Dios y te remontarás – ¡El te eleva! Por El, busca quién le puedes exhortar para ser fuerte en El. La exhortación no es sentarte sólo. Algo para pensar. . .en reverencia.

 

Inspiración

¿Cuántas personas renuncian porque hay pocos que dicen “¡Adelante!”?–Charles R.Swindoll.

 

©2004 Daniel York ARRReveration es el ministerio devocional de cada semana de First Cause. Si quisiera recibir las devociones, haga clic al botón arriba “recibir.” Será libre de reproducir y distribuir las devociones como quisiera con tal de que incluya esta noticia de los derechos de copyright.

 

Salmos 40:3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios.Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová.