El problema con la mentira

El mayor dolor que he sufrido (en términos de daño infringido por una persona) fue causado por la mentira de alguien en quien yo confiaba. Nosotros abrimos nuestra casa para ser alquilada y dirigida por un amigo. Su visión era ayudar a hombres indigentes para que dejen las calles. Pero en lugar de seguir las normas que nosotros establecimos, empezó a mentir con respecto a lo que pasaba con los residentes y a decirles a las personas que nosotros le habíamos cedido la casa. Al final tuvimos que ir a juicio para tomar posesión de la misma. Su traición, sus mentiras, y el costo emocional y económico que tuvimos que asumir mi esposa y yo nos produjo mucho sufrimiento. Aunque comprendí que no era tan malo comparado con los sufrimientos de muchas otras personas alrededor del mundo. Sin embargo, me dejó un recuerdo memorable del impacto dañino que tienen las mentiras.

 

Meditación

Miqueas 6:11-13-¿Debo tener por justas la balanza falsa y la bolsa de pesas alteradas? Los ricos de la ciudad son gente violenta; sus habitantes son gente mentirosa; ¡engañan con la boca y con la lengua! Por lo que a mí toca, te demoleré a golpes, te destruiré por tus pecados.

Proverbios 6:17 menciona la mentira como una de las seis cosas que Dios aborrece. La Biblia hace alusión a la mentira 422 veces. De los 66 libros que conforman la Biblia, 51 contienen ejemplos de mentira o advertencias para no caer en el engaño o en declarar falso testimonio. Interesantemente, Jeremías es el libro con mayor cantidad de referencias acerca de la mentira (47 veces). Frecuentemente, Dios habló amargamente a Israel y Judá a través de los profetas debido a su constante comportamiento engañoso. Podemos ver esto en la meditación de arriba, en la cual Dios menciona específicamente las balanzas y pesas que eran fabricadas para que los negociantes pudieran cobrar de más a sus clientes. Miqueas advirtió que las mentiras y el engaño que abundaban en el pueblo provocaron el juicio de Dios. Si tan solo hubieran escuchado las palabras del Rey David en el Salmo 5:6-“Tú destruyes a los mentirosos y aborreces a los tramposos y asesinos.”

Aún una mentira inocente está cargada de peligro. Una vez que pronunciamos palabras falsas, enseguida plantamos en la mente de las personas el pensamiento de que no somos dignos de confianza. Una confianza quebrantada no se recupera fácilmente. La mentira desgarra la confianza y la mancha indeleblemente con la duda. La mentira es egoísta y casi siempre es usada para cubrir algo que alguien quiere ocultar. Practicar el engaño revela que no confiamos en Dios y que en vez de ello queremos habitar en nuestra propia mentira. Presagia orgullo y desdeña el valor que tienen aquellos a quienes engañamos. Es la invención de Satanás que le dijo a  Eva, “No morirás” (Génesis 3:4a). Vemos los efectos venenosos de su mentira a Eva en el ADN de cada ser humano-todos sufrimos falsedad y todos morimos. El problema con la mentira es que enoja a Dios-y con toda razón. Su creación fue empañada por una mentira y para arreglarlo le costó a Su Hijo.

 

Inspiración

Nunca mientas. No vale la pena mentir.-Deepak Malhotra y Max H. Bazerman en Negotiation Genius (“Negociacion genial”)

 

 

 

 

©2014 Daniel York  ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

 

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)