Cuando el cocodrilo se suelta

En el 2010, en la República Democrática del Congo, un hombre decidió hacer dinero vendiendo un cocodrilo así que puso al reptil de casi un metro en su mochila e ilegalmente lo metió a bordo de un Let L-410 Turbolet de fabricación checa que volaba de Kinshasa. El cocodrilo masticó su salida produciendo una estampida entre los aterrorizados pasajeros. Ese movimiento repentino causó que el avión diera vueltas y se estrelle en una casa no muy lejos de su destino final. Diecinueve personas murieron con un solo sobreviviente para contar la horrorosa historia. Irónicamente, el cocodrilo también sobrevivió solo para ser asesinado con un machete por los rescatistas que se encontraban en la escena. [1]

Estoy seguro que el contrabandista nunca consideró que este coco causaría un accidente aéreo. Ese es el problema con aquellos que quiebran la ley con el propósito de ganar algún beneficio.

 

MEDITACIÓN EN LAMENTACIONES 1:9

Lamentaciones 1:9—Sus vestidos están llenos de inmundicia; no tomó en cuenta lo que le esperaba. Su caída fue sorprendente; no hubo nadie que la consolara. ¡Mira, Señor, mi aflicción! ¡El enemigo ha triunfado!

Jeremías vivió durante el periodo más crucial de la existencia de Judá como reino. A través del reinado de cinco reyes, este profeta advirtió a sus compatriotas que se arrepientan de su maldad o sufrirían la pérdida de su tierra. Amargamente observó como el rey babilonio Nabucodonosor avanzó para derrotar y destruir Jerusalén y el santo Templo en el 586 a.C. El libro de Lamentaciones es su desgarradora descripción de un pueblo deportado.

Los judíos no escucharían al portavoz de Dios. No, ellos prefirieron quemar incienso a ídolos extraños, sacrificar a sus hijos y quemar ofrendas a Baal, e ignorar los mandamientos de Dios (Jer. 19: 4,5). Rehusando considerar las consecuencias de sus acciones fueron juzgados y hallados culpables por Aquel que por siglos había perdonado sus rebeliones.

Cuando una nación es inmoral y rehúsa considera su final, éste no está muy lejano. Su ruina será asombrosa y no habrá quién la consuele. Cuando el cocodrilo se suelta no esperes que haya paz en la cabina.

 

INSPIRACIÓN DE NORMAN COUSINS

La sabiduría consiste en anticipar las consecuencias.—Norman Cousins

 

[1] http://http://www.elmundo.es/elmundo/2010/10/22/internacional/1287763299.html

 

©2014 Daniel York  ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

 

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)

Examen riguroso

Era la una de la mañana cuando el timbre tocó. Me levanté, bajé la escalara, miré por la mirilla y abrí la puerta para un policía joven.

 

“Señor, recibimos una llamada 911 de su residencia.”

 

“¿La llamada era 620-4081?”

 

“Sí, la operadora dijo que todo lo que pudo oír fue estático en el teléfono.”

 

“Lo siento mucho. Este es él segúndo día esta semana (medianoche o más tarde) que ha ocurrido. Mi computadora está apagada y no sé como recibían llamadas.”

 

Acompañé al policía a mi oficina y le enseñé el teléfono culpable.

 

“Bueno, a lo mejor Ud. puede llamar a tu compañía de teléfono y  pedirles verificar esto.”

 

“Sí, lo haré. Siento que haya venido aquí.”

 

“De nada. Espero que pueda dormirse ahora.”

 

Meditación

Lamentaciones 3:40- Hagamos un examen de conciencia y volvamos al camino del Señor.

2 Corintios 13:5- Examínense para ver si están en la fe; pruébense a sí mismos. ¿No se dan cuenta de que Cristo Jesús está en ustedes? ¡A menos que fracasen en la prueba!

 

Llamé “Verizón”, nuestra compañía de teléfono, y les expliqué el problema. Un representante de asistente de cliente me sugirió que la pila de mi móvil fuera débil y entonces había hecho las llamadas. Ella dijo que debiera hacer pruebas durante los días próximos. No me gustó esa opción—no me gustó que la policía recibiera otra llamada falsa alarma a medianoche. Por fin, los técnicos de la compañía hicieron una prueba diagnóstica en la línea del teléfono y al  identificar los problemas, despacharon un técnico. Steve vino y miró el equipo. Me dijo lo siguiente, “Señor, el problema no es con el teléfono, es con nuestra línea. Por alguna razón desconocida, es programada a llamar 911 cuando funciona mal.”

 

“¡Que bueno!,” les dije en tono de burla. “¡En todo caso puedo tener una fiesta para la policía de Tigard que trabaja el turno de la medianoche! ¡Me van conociendo!”

 

“Voy a arreglarlo y cambiar su línea para que esto no ocurra otra vez.” Ojalá queSteve haya hecho lo que dijo que iba a hacer. ¡Alaba al Señor, anoche era quieta! No había problema.

 

Hay algunos problemas que no puedo resolver aunque lo trato muy duro.  Necesito llamar a un experto que puede identificar y arreglar el problema. David oyó, “examíname ¡ponme a prueba! ¡pon a prueba mis pensamientos y mis sentimientos más profundos!”(Salmo 26:2). ¡Que maravillo! Algunas veces, necesito que el Señor me muestre los pecados que no veo o las debilidades que requieren la mano de Dios para arreglarlo todo. El me hizo y si oigo a El siempre tendré Su solución. Una cosa para pensar en….. en reverencia.

 

Inspiración

¿Estamos dispuestos a dejar que Dios nos examine rigurosamente…?–OswaldChambers en “The Servent as His Lord”

 

©2004 Daniel York ARRReveration es el ministerio devocional de cada semana de First Cause. Si quisiera recibir las devociones, haga clic al botón arriba “recibir.” Será libre de reproducir y distribuir las devociones como quisiera con tal de que incluya esta noticia de los derechos de copyright.

 

Salmos 40:3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios.Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová.

Castigo

Meditación

Lamentaciones 3:39-¿Por qué habría de quejarse en vida quien es castigado por sus pecados?

Uno de los aspectos de liderazgo que encuentro más difícil, es tomar acción disciplinaria en contra de los empleados por comportamiento inmoral, ilegal o anti ético. Y no sería tan difícil si las personas fueran honestas y simplemente confesaran su mal accionar. Sin embargo eso se da muy ocasionalmente. Toma demasiado tiempo y es un desgaste emocional separar la verdad de la ficción.

 

Seve tenía más de 20 años de experiencia militar. Muy neciamente se emborrachó y manejó con su pequeña hija en el auto. Cuando lo detuvieron, no sólo se negó a aceptar soplar en el alcoholímetro sino que trató de huir del lugar, poniendo a su pequeña en mayor peligro. Basado en evidencia clara e informes de arresto, le envié una carta de reprimenda de la oficina general. Parte de la decisión que debía tomar al administrar la carta era si debía colocarla en el archivo permanente o temporal del soldado. Lo primero implicaba el final de su carrera.

 

Cuando recibí la petición de Seve de no colocar la reprimenda en su archivo oficial, él hizo lo que muchos otros transgresores hacen. Primero, trató de desviar mi atención de la transgresión. Incluyó documentos que indicaban que estaba bajo prescripción médica lo cual desencadenó un comportamiento errático. Ignoró los testimonios dados por los oficiales que lo arrestaron y de los transeúntes. Segundo, mintió. Declaró que estaba completamente sobrio cuando tomó las acciones que tomó para escapar del arresto. Irónicamente, esto negaba su primer argumento. Tercero, argumentó que su carrera y servicios honorables ameritaban una justificada compasión. Lo cual respaldó con cartas de felicitación de doctores y consejeros por su asistencia fiel a sesiones de terapia en grupo.

 

Un pasado honroso nunca justifica un presente deshonroso. Raramente he recibido informes de arresto de soldados con historiales limpios. Los problemas no aparecen de repente, tienen raíces y tentáculos que, cuando se jalan, exponen fisuras de carácter y patrones de falta de juicio. Si hay humo busca fuego y si hay fuego busca diversidad de combustibles. Alrededor de la rabia contenida de Seve, había una ex esposa maltratada y una colección de muchas botellas.

 

Una persona culpable que se queja del castigo es como aquel que se expone al sol, sin protección, y se queja de las quemaduras. Si uno no admite su mal proceder y asume la responsabilidad, las ofensas continuarán. Quejarse es culpar a otro, es una actitud infantil y una señal de una mente envuelta en egoísmo. Desafortunadamente, cuando los líderes temen el castigo por sus ofensas, o buscan misericordia para justificarse, es más probable que se produzcan más infracciones por un comportamiento necio.

 

Dios es un promotor justo de acciones correctivas. Hijo mío, no desprecies la disciplina del Señor, ni te ofendas por sus reprensiones. Porque el Señor disciplina a los que ama, como corrige un padre a su hijo querido.” (Prov. 3:11-12). La moraleja de la historia es, si rechazamos la instrucción y fallamos, confiesa, acepta la corrección y ¡madura sin quejarte!

 

Inspiración

Nunca sabremos, a este lado del cielo, cuántas veces la mano disciplinaria de Dios nos ha salvado de la ruina final y de la pérdida eterna.-J. Oswald Sanders en The Pursuit of the Holy

 

 

©2013 Daniel York  ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

 

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)