Vacilante

¿Te han pasado períodos de tiempo cuando sabías lo que Dios quería que hicieras pero temías obedecerlo por las circunstancias que te rodeaban? Tengo un amigo que tiene problemas con su matrimonio. Sabe del consejo que ha recibido y de la Palabra de Dios que el divorcio es incorrecto y que en su situación no es una opción. Pero la esposa lo maltrata y está cansado de tratar de corregir los problemas. Vacila en aplicar el consejo que recibe. Dice que es la hora de cuidarse a sí mismo y que está libre de hacer lo que quiere. Por eso, entabló un pleito de divorcio y compró un coche nuevo pensando que con esto terminarían los problemas.

El rey Sedequías era un líder débil de Judá. Después de siglos de rebelión, Dios dirigió a Nabucodonosor y el ejército de Babilonia de atacar esa gente rebelde.Durante este período, ministraba el profeta Jeremías. Sedequías le llamba a Jeremías para oír la Palabra de Dios. Fielmente, Jeremías le decía la voluntad y el plan de Dios. Por fin en Jeremías 38:15, “Jeremías dijo a Sedequías: Si te lo declarare, ¿no es verdad que me matarás? y si te diere consejo, no me escucharás.”

Solamente lo que tenía que hacer el rey era seguir las instrucciones de Dios de rendir. Pero entonces vaciló dos años y medio mientras Jerusalén se quedó bajo un cerco. Aprendemos en versículo 19 del capítulo 38 la fuente de la desobediencia de Sedequías. “Tengo temor de los judíos que se han pasado a los caldeos, no sea que me entrguen en sus manos y me escarnezcan.” A pesar del hecho que le aseguró la protección de Dios, vaciló. Por fin, huyó y lo capturaron. En Ribla en tierra de Hamat, Nabucodonosor le sentenció. Degolló a los hijos de Sedequías en presencia de éste y después sacó los ojos del rey Sedequías y le aprisionó con grillos para llevarle a Babilonia. Se realizó la pesadilla peor de un rey vacilante.

Hay un dicho que dice si se vacila, se pierde. ¿Por qué vacilamos y no hacemos lo que Dios nos pide?  Tal vez es el temor que Dios no puede cumplir sus promesas o el que no vamos a recibir lo que queremos si hacemos Su voluntad. Esto muestra un error en comprender la eternidad. Comprendemos la eternidad por lentes deformados y actuamos o no para agradar a nosotros mismos. En contraste, el Padre de la eternidad sabe lo mejor para nosotros.

Si sabes bien lo que Dios quiere que hagas—¡hazlo! Nunca sacrifiques el obedecer con sus bendiciones eternas por los deseos transitorios que al final no cuentan para nada.

Inspiración

Un día en julio, un granjero se sentaba en frente de su choza fumando su pipa de mazorca de maíz. Llegó un extranjero que le preguntó, “¿Cómo va la cosecha de algodón?” “No hay,” respondió el granjero. “No lo sembré. Tengo miedo del bichoboll weevil.” “Pues, entonces, ¿cómo va la cosecha de maíz?” preguntó el exranjero. “No hay,” respondió el granjero. “Tengo miedo de una sequía.” “Pues, ¿la de las papas entonces?” preguntó el exranjero. “No hay,” respondió el granjero. Por fin el extranjero le preguntó, “Pues, ¿qué sembró?” “Nada,” dijo el granjero. “Solo quería encontrarme sin problemas.” —James S. Hewett in Illustrations Unlimited

 

©2005 Daniel York ARRReveration es el ministerio devocional de cada semana de First Cause. Si quisiera recibir las devociones, haga clic al botón arriba “recibir.” Será libre de reproducir y distribuir las devociones como quisiera con tal de que incluya esta noticia de los derechos de copyright.

 

Salmos 40:3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios.Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová.

Motivación

Meditación

Jeremías 32:39-40 – Haré que haya coherencia entre su pensamiento y su conducta, a fin de que siempre me teman, para su propio bien y el de sus hijos.  Haré con ellos un pacto eterno: Nunca dejaré de estar con ellos para mostrarles mi favor; pondré mi temor en sus corazones, y así no se apartarán de mí.

 

No podemos pedir la motivación a superar nuestros problemas si no tenemos una relación buena con El de quien viene la motivación para la vida. Si hay defecto en nuestra relación con Dios, no debemos estar sorprendidos si tenemos dificultades en nuestros matrimonios, en nuestras finanzas, en nuestra autoestima, o en nuetras relaciones con otros.  Para enfocarse en la solución del problema sin restaurar la comunicación con Dios es imprudente y desesperado.

 

Sin embargo, como trabajamos fortaleciendo nuestra comunión con Dios, El nos da motivación sin cesarse.  Sin una relación, una comunión fuerte con nuestro Dios, no hay posibilidad de pasarse por la vida con éxito.  Sin Dios esto dependería naturalmente en nosotros mismos, y esto nos guiaría a la frustración y la ira.

 

Dios prometió a los judios que les dase un corazón y una mente fija para que siempre lo adoraran.  Jesucristo oró por los que creían en El: “Te pido que todos ellos estén completamente unidos, que sean una sola cosa en unión con nosotros, oh Padre, así como tú estás en mí y yo estoy en ti.  Que estén completamente unidos, para que el mundo crea que tú me enviaste.”  La unidad con Dios nos lleva la habilidad de sobresalir cualquiera dificultad. La acción de dar reverencia y honor a nuestro Señor nos da fuerza y nos anima para vivir justamente. “Les daré entendimiento para que reconzcan que yo soy el Señor, y ellos serán mi pueblo y yo seré su Dios, porque volverán a mí de todo corazón.

 

Dios nos da la inspiración, la motivación de vivir bien en buena relación con El.  El nos da esperanza, propósito, y sentido.  Nos promete que nuestra existencia terrenal es una representación básica de la vida celestial, y cuando lleguemos al cielo estaremos transformados y viviremos con nuestro Creador.  No permite que las dificultades de la vida se echen a perder el incentivo de vivir por Dios.

 

©2005 Daniel York ARRReveration es el ministerio devocional de cada semana de First Cause. Si quisiera recibir las devociones, haga clic al botón arriba “recibir.” Será libre de reproducir y distribuir las devociones como quisiera con tal de que incluya esta noticia de los derechos de copyright.

 

Salmos 40:3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios.Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová.

Oración

Como cristianos, el hecho de orar puede ser uno de los ejercicios espirituales más insinceros de nuestras vidas cristianas.  Cuando oro, ¿es la motivación hablar con Dios y distinguir su voluntad o convencerle de la agenda mía?  Llenamos nuestras vidas con muchos planes.  “Yo sé lo que me gustaría suceder en la vida.”  “¡Es mi vida y yo sé lo que es mejor para mí!”  Sin embargo, al momento cuando nuestra voluntad llega a ser más importante que la de Dios, nos hemos apartado de lo mejor que Dios tiene para nosotros.  Esto es un error fundamental que muchos cristianos hacen.

 

La vida no es mía, es del Señor.  Por eso, no puedo saber lo que es lo mejor para mí, salvo que lo mejor de la vida es ser dependiente del poder y del conocimiento de Dios.  Lo que me gustaría suceder en la vida podría resultar desastroso y contra de lo que Dios intenta para mi vida.  Al momento cuando me extravíe de los planes de Dios para lograr mi voluntad, empiezo a andar en un camino en que Dios nunca intentaba que yo anduviera.

 

Meditación:

Jeremías 10:23 – Señor, yo sé que el hombre no es dueño de su vida, que no tiene dominio sobre su destino.”

 

La oración eficaz empieza y termina con la dedicación a llegar a un acuerdo con los propósitos de Dios.  Este principio está demostrado por las Escrituras.  Aún cuando Jesús se enseñó a sus discípulos orar, les dio un modelo por lo cual la voluntad de Dios parece más importante que la de nosotros.  “Venga tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra, así como se hace en el cielo.”  (Mateo 6:10).  Siempre la voluntad de Dios es mejor que la de nosotros y por eso declaramos y pedimos que Dios haga su voluntad.

 

No soy el dueño de mi vida, por eso cuando yo acerque a Dios, tengo que entrar su presencia como sirviente.  “¿Dios, que quiere que yo haga y sea hoy?”  Cuando los problemas vengan o las personas pregunten lo que va a hacer en la vida, no pierda el gozo de la salvación de Cristo, porque sabe que la voluntad perfecta de Dios le guía a usted.  Nos acercamos a Dios para distinguir su voluntad y nos vamos con la seguridad que Dios es competente hacer “muchísimo más de lo que nosotros pedimos o pensamos, por medio de su poder que actúa en nosotros.”  (Efesios 3:20)

 

Inspiración

Como nos acercamos al Señor, no es un tiempo de convencer a Dios a aceptarnuestra voluntad ni es un tiempo a extraer la permisión de Dios para hacer lo que quisiéramos.  Más bien, entramos la presencia de Dios con una actitud de humildad, el entendimiento, y la confianza que lo que Dios nos dirá será lo mejor para nuestras vidas.  Tenga cuidado de esperar la voz del Señor cuando vaya a Dios para pedirle algo que usted piensa importante.  Dios sabe sus necesidades y deseos y tiene un plan maravilloso para su vida.

Jeremías 29:11-13 – “Yo sé los planes que tengo para ustedes, planes para su bienestar y no para su mal, a fin de darles un futuro lleno de esperanza.  Yo, el Señor, lo afirmo.  Entonces ustedes me invocarán, y vendrán a mí en oración y los escucharé.  Me buscarán y me encontrarán, por que me buscarán de todo corazón.”

©2005 Daniel York ARRReveration es el ministerio devocional de cada semana de First Cause. Si quisiera recibir las devociones, haga clic al botón arriba “recibir.” Será libre de reproducir y distribuir las devociones como quisiera con tal de que incluya esta noticia de los derechos de copyright.

 

Salmos 40:3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios.Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová.

La aduana

Un aire caluroso me envolvió mientras caminaba hacia la última puerta que me separaba de Silas y Sam que me esperaban para saludarme a mí. Apenas que pensé que el viajo largo había terminado, un oficial de la aduana me dirigió a su mesa.

–Favor de abrir su maleta –me dijo. Lo hice. Inmediatamente sus ojos se dirigieron al contenido de un cartón. –¿Qué hay aquí? –me preguntó.

–Son mis discos compactos –le dije.

Me miró con incredulidad y muy pronto llegaron más oficiales curiosos.

–Estos son productos comerciales, por eso Ud. tiene que pagar un impuesto.–

–Oh, Dios Padre—oré en silencio. –Tu sabes Señor que estos discos son para adelantar Tu reino. Ayúdame.–

Le mostré el oficial la foto en el album de Choices para que pudiera ver claramente que era mi cara. Próximo, le expliqué que yo era cantante y estaba aquí en la India para presentar conciertos y esos productos eran míos. Estaba listo para rehusar pagar el impuesto y dejar la caja allí con ellos, pues, por lo menos alguien pudiera oir el evangelio. Pero, ellos cambiaron su conducta. De repente, querían darme la mano. Le ofrecí a cada uno un disco y dos de ellos lo aceptaron. Me preguntaron de la otra maleta que tenía conmigo. Cuando averiguaron que la descripción que les di era exacta, me permitieron continuar. Estaba libre para ir sin pagar el impuesto. ¡Gracias, Señor!

Por eso, comenzaron tres semanas increíbles de ministerio. Dios bendijo cada paso de la jornada. Era obvio que mucha gente oraba por nosotros. Dios trabajó milagrosamente en las vidas de personas porque una gran cantidad de Uds. oraban. Muchísimas gracias. Tengo ganas de compartir con Uds. en las semanas que vienen los cuentos de la India.

Meditación

Jeremías 17:10—Yo Jehová, que escudriño la mente, que pruebo el corazón, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras.

Cuando entremos a cualquier nación, todo lo que tenemos puede ser examinado. La aduana inspecciona todas las cosas. Para muchos de nosotros es una realidad desagradable ser inspeccionado, pero en realidad es una buena advertencia. Cada día pasamos por la aduana. Dios nos inspecciona. El ve los motivos de nuestros corazones y sabe los pensamientos de nuestras mentes. ¿Estamos limpios? ¿Agrada al Padre lo que ve?  “Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, Oh Jehová, roca mía, y redentor mío.” (Salmos 19:14).

©2002 Daniel York ARR.  Reveration es el ministerio devocional de cada semana de First Cause. Si quisiera recibir las devociones, envíe su nombre y su dirección del correo electrónico (email) a: español@firstcause.org y se lo añadirá en la lista de distribución. También visite nuestro sitio de la Red http://www.firstcause.org. Será libre de reproducir y distribuir las devociones como quisiera con tal de que incluya esta noticia de los derechos de copyright.

 

Salmos 40:3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová.