No lo fuerces

Kinsasa es una ciudad de 9.5 millones de personas (la tercera ciudad más grande de África) localizada en los bancos del poderoso río Congo. Mientras nuestro avión descendía para aterrizar en el aeropuerto, esta ciudad de 9.965 m2 parecía interminable. [1] Les y yo descendimos del avión e iniciamos el proceso de aduanas pero cuando nos disponíamos a recoger nuestras maletas fuimos detenidos y nos pidieron mostrar nuestro registro de vacunas. Les tenía el suyo así que siguió adelante. Yo no había traído el mío así que me llevaron a una línea con otras personas en el mismo aprieto. Cuando llegó mi turno el médico a cargo me preguntó por qué yo no tenía mi record así que le expliqué la razón y él me dijo que tendría que pagar una multa de $60. No solo me pareció excesivo sino ridículo ya que yo había enviado todo por correo al Consulado de la República Democrática del Congo como parte del proceso para obtener mi visa.

Le dije al oficial que no pagaría $60. Él me miró por un momento y luego escribió la suma de $60, lo tachó y debajo escribió $20. Inmediatamente entendí lo que estaba pasando—él esperaba que yo le pagase. Protesté pero no quería iniciar una discusión. Con una sonrisa en mi rostro, le extendí un billete de veinte dólares. Inmediatamente el hombre se corrigió y dijo que el pago era de $30.

MEDITACIÓN EN ISAÍAS 33:2

Is. 33:2—Señor, ten compasión de nosotros; pues en ti esperamos. Sé nuestra fortaleza cada mañana, nuestra salvación en tiempo de angustia.

Fácilmente pude haberme rehusado a pagar lo que de hecho era una coima. Sin embargo en mi espíritu sentí que debía cooperar con aquel oficial. Oficiales militares de mayor rango esperaban para escoltarme pero no sabían de mi apuro y por ello no entraron a buscarme más allá de la puerta de seguridad como si sucedería luego en Uganda. Sin embargo, aquel pequeño episodio sirvió para conectarme con las personas en diferentes ocasiones como alguien que podía relacionarse con sus frustraciones por la corrupción.

Después de escuchar mi historia, uno de nuestros anfitriones en el Congo me compartió la palabra malembe “Lingala” que simplemente significa, “No lo fuerces—deja que Dios actúe.” ¡Qué grandiosa palabra! Frecuentemente podemos ser tentados a  forzar las cosas para que se den a nuestra manera porque insistimos en estar en lo correcto. Sin embargo, al tomar las situaciones en nuestras manos podemos perdernos la solución de Dios. Henry y Richard Blackaby escribieron, “Cuando Dios dirige una vida para Sus propósitos, toda la vida es una escuela.” [2] Stuart Briscoe escribió, “La voluntad de Dios no es una cuerda floja. La voluntad de Dios es una autopista de 12 carriles. Él te tiene a ti y a mi en cierta dirección, y la variedad de posibilidades es ilimitada.” [3]

Los problemas son un gran probador de nuestra fe. No fuerces soluciones como tu propio Salvador. Deja que Dios guíe y aprende de Su guía. ¡Malembe!

[1] http://es.wikipedia.org/wiki/Kinsasa

[2] Henry & Richard Blackaby en Spiritual Leadership (Liderazgo Espiritual)

[3] Stuart Briscoe en Spiritual Stamina (Vigor Espiritual)

 

©2014 Dan York ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)

Las expectativas de Dios

MEDITACIÓN EN DEUTERONOMIO 10:12-14

Deuteronomio 10:12-14—Y ahora, Israel, ¿qué te pide el Señor tu Dios? Simplemente que le temas y andes en todos sus caminos, y que lo ames y le sirvas con todo tu corazón y con toda tu alma, y que cumplas los mandamientos y los preceptos que hoy te manda cumplir, para que te vaya bien. Al Señor tu Dios le pertenecen los cielos y lo más alto de los cielos, la tierra y todo lo que hay en ella.

¿Has escrito alguna vez sobre cuáles son tus expectativas? Frecuentemente me encuentro con personas incansables que parecen no estar seguras de lo que quieren. Pasan de un trabajo a otro, empiezan y terminan relaciones y persiguen aventuras, con todo viven insatisfechas. Otras que he conocido tienen expectativas claras. Tienen metas para el dinero, títulos, posesiones y estatus. Pero una vez que han alcanzado sus metas se dan cuenta de que no todo está bien, hay una sensación de vacío que les dice que debe haber algo más en la vida.

En el Antiguo Testamento, Moisés, uno de los más grandes líderes de Israel, les revela a sus compatriotas cuatro expectativas de Dios para ellos. Primero, ellos debían reverenciarlo a Él tratando de vivir de acuerdo con Su santidad. Segundo, debían amarlo. Tercero, debían adorarlo a Él con todo su ser. Finalmente, debían mantener Sus mandamientos—leyes prescritas para su propio bienestar. Los versículos 12 y 13 son muy conocidos, pero nos perdemos el concepto clave si nos quedamos solo allí.

Moisés les recuerda a los israelitas en el versículo 14 que ¡le pertenecen a Dios! Esto le da un poderoso matiz por el cual ellos deben cumplir Su voluntad. Un hombre sabio (o mujer) se esfuerza por complacer a su dueño aunque con ello pierda el favor de los demás y aún su trabajo. Ciertamente los judíos no podían darse el lujo de no complacer a Dios.

“Bueno, yo no soy un israelita; y las palabras de Moisés no se aplican a mí.” ¿En serio? ¿Acaso Dios no es el dueño de todo—incluyéndome? Además, Su Hijo validó las expectativas de Su Padre y más adelante les ordenó a Sus discípulos que ellos debían esparcir Su mensaje al mundo entero—para su propio bien y el nuestro.

¿Estás de acuerdo en que no podríamos alcanzar las expectativas de Dios en nuestra propia fuerza? Le faltamos el respeto. Ponemos a otras cosas o personas por encima de nuestro amor por Él. Lo adoramos a medias. Quebrantamos Sus leyes. Verdaderamente necesitábamos a un Salvador en el cual poner nuestra confianza quien no solo nos enseñara a cumplir la voluntad de Dios, sino que también extendiera Su gracia ¡por nuestras insuficiencias!

Los mecanismos para una vida plena se encuentran en el cumplimiento de las expectativas de Dios. Cualquier cosa está destinada a aquello que será quemado, que costará y que dolerá. Vacío. Satisfacción parcial. Palabras asociadas a un enfoque centrado en sí mismo y en deseos equívocos. Teme a Dios. Ámalo. Adóralo. Obedécelo. {Mira Nehemías 1:5-11 para ver como se cumplen estas cuatro expectativas}. Ve más allá y escribe tus propias expectativas de vida. Enfócate en los deseos de Dios y luego adáptalo a aquello que creas que Él quiere que hagas. Esta divina comunión es el néctar que hace que la vida sea dulce.

 

INSPIRACIÓN DE JEANNE GUYON

Alguien que disfruta a Dios en un nivel inexplicable ha adquirido un gusto muy refinado y no se deja complacer fácilmente por las cosas de este mundo. Alguien que ha conocido este gran estado y luego abandona a su Señor y se culpa a sí mismo por las ofensas hacia Él es alguien que sólo lo buscó por Sus delicias y Sus beneficios. Seremos sabios si lo buscamos únicamente por quien Él es.—Jeanne Guyon en Final Steps in Christian Maturity (Pasos Finales en la Madurez Cristiana).

 

©2014 Daniel York  ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

 

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)

Cuando el cocodrilo se suelta

En el 2010, en la República Democrática del Congo, un hombre decidió hacer dinero vendiendo un cocodrilo así que puso al reptil de casi un metro en su mochila e ilegalmente lo metió a bordo de un Let L-410 Turbolet de fabricación checa que volaba de Kinshasa. El cocodrilo masticó su salida produciendo una estampida entre los aterrorizados pasajeros. Ese movimiento repentino causó que el avión diera vueltas y se estrelle en una casa no muy lejos de su destino final. Diecinueve personas murieron con un solo sobreviviente para contar la horrorosa historia. Irónicamente, el cocodrilo también sobrevivió solo para ser asesinado con un machete por los rescatistas que se encontraban en la escena. [1]

Estoy seguro que el contrabandista nunca consideró que este coco causaría un accidente aéreo. Ese es el problema con aquellos que quiebran la ley con el propósito de ganar algún beneficio.

 

MEDITACIÓN EN LAMENTACIONES 1:9

Lamentaciones 1:9—Sus vestidos están llenos de inmundicia; no tomó en cuenta lo que le esperaba. Su caída fue sorprendente; no hubo nadie que la consolara. ¡Mira, Señor, mi aflicción! ¡El enemigo ha triunfado!

Jeremías vivió durante el periodo más crucial de la existencia de Judá como reino. A través del reinado de cinco reyes, este profeta advirtió a sus compatriotas que se arrepientan de su maldad o sufrirían la pérdida de su tierra. Amargamente observó como el rey babilonio Nabucodonosor avanzó para derrotar y destruir Jerusalén y el santo Templo en el 586 a.C. El libro de Lamentaciones es su desgarradora descripción de un pueblo deportado.

Los judíos no escucharían al portavoz de Dios. No, ellos prefirieron quemar incienso a ídolos extraños, sacrificar a sus hijos y quemar ofrendas a Baal, e ignorar los mandamientos de Dios (Jer. 19: 4,5). Rehusando considerar las consecuencias de sus acciones fueron juzgados y hallados culpables por Aquel que por siglos había perdonado sus rebeliones.

Cuando una nación es inmoral y rehúsa considera su final, éste no está muy lejano. Su ruina será asombrosa y no habrá quién la consuele. Cuando el cocodrilo se suelta no esperes que haya paz en la cabina.

 

INSPIRACIÓN DE NORMAN COUSINS

La sabiduría consiste en anticipar las consecuencias.—Norman Cousins

 

[1] http://http://www.elmundo.es/elmundo/2010/10/22/internacional/1287763299.html

 

©2014 Daniel York  ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

 

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)

Por medio del Espíritu

Addicere tiene serios problemas. Ella está obsesionada con la pornografía y no se atreve a tomar siquiera un sorbo de alcohol o pronto se emborracha. Esta joven es asombrosamente talentosa y proviene de un hogar de padres amorosos que la criaron con fuertes valores morales. Sin embargo, a pesar de su buen ejemplo, su hija está en un camino que terminará en tragedia si no llega a un punto de comprensión espiritual.

Como la mayoría de personas bien intencionadas, Addicere nunca se propuso ser una adicta. Simplemente quería divertirse con sus amigos. Aunque la mayoría de ellos sabía cuándo detenerse, su fuerte naturaleza compulsiva consistentemente la llevaba más allá de las líneas de la prudencia. En dos ocasiones estuvo a punto de morir por manejar ebria. Aún peor, como ella es compulsiva, realmente no logra entender que no puede arreglar sus problemas con su propia fuerza. Ella sabe el número de días que ha permanecido sobria y le rinde cuentas a un grupo de amigos. Sin embargo, permanece alejada de Dios porque siente que Él la deja sola. Ni siquiera está segura de que Él exista lo que va minando su alma.

MEDITACIÓN EN ROMANOS 8:12,13

Romanos 8:12,13—Por tanto, hermanos, tenemos una obligación, pero no es la de vivir conforme a la naturaleza pecaminosa. Porque si ustedes viven conforme a ella, morirán; pero si por medio del Espíritu dan muerte a los malos hábitos del cuerpo, vivirán.

Addicere puede ser el extremo, pero eso no debería volvernos petulantes. No puedo decirles todas las veces que me he puesto metas para eliminar malos hábitos o patrones de pensamiento no saludables, sólo para fallar. Aquí está una verdadera declaración. No puedo matar las obras de mi carne yo mismo. Necesito ayuda. Sí, puedo mejorar mi comportamiento y aún mi actitud. Pero mi corazón es otra cosa—aún en medio de la alabanza los pensamientos inapropiados brotan sin importar cuan fuertemente intente suprimirlos. ¿Entonces qué hago?

Afortunadamente hay un Dios, y Él si me creó. Él entiende mis desafíos así como lo hace con los desafíos que cada persona en el planeta tiene que enfrentar. Considera por un momento, que aún en la presencia de Jesús—el compañero perfecto a quien rendir cuentas, Sus seguidores no podían evitar decir o hacer cosas incorrectas (veamos Mateo 26:75, Marcos 9:34). Por esta razón, Jesús prometió enviarles el Espíritu Santo que los guiaría a toda verdad (Juan 16: 7, 13). Es por esta razón que Pablo, en el pasaje mencionado arriba, menciona que es por el Espíritu que podemos matar nuestra carne y sus deseos pecaminosos.

Addicere nunca tendrá éxito para superar sus deseos sin la ayuda del Espíritu Santo. Tampoco lo haré yo. La clave para un carácter reedificado, un comportamiento exitoso, y una vida plena están supeditados a nuestra dependencia en el Espíritu. ¿Cómo hacemos esto? Tenemos éxito: al reconocer nuestra propia incapacidad; al pedir Su ayuda; y, al obedecer mediante una acción, aquello que Él pone en nuestra conciencia y mente que hagamos. Como apliquemos esa pequeña palabra “por medio” nos define a ti y a mí.

Si quieres vivir, confía en el Agente correcto. Si quieres fallar, trata de solucionarlo todo por ti mismo o a costa de otras personas. Addicere necesita al Espíritu Santo si es que quiere vivir una vida exitosa. También nosotros, por medio del Espíritu. Así lo hacemos, para la gloria de Dios.

 

 

©2014 Daniel York  ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

 

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)

Respondiendo correctamente

Cabe y Rhonda están desperdiciando sus vidas. Él es alcohólico y ella una gastadora compulsiva. Cuando se enamoraron, sus debilidades crearon un mal espiral. Rhonda se frustra por las largas horas de trabajo de Cabe así que ella lo interioriza gastando en juergas. Cuando Cabe recibe el estado de cuenta de la tarjeta de crédito se enoja tanto con Rhonda en su interior que sabe que dirá cosas de las cuales se va a arrepentir así que prefiere emborracharse. Desafortunadamente lo que sale de su boca estando borracho es mucho peor. Tristemente, ambos conocen a Dios y reconocen que su comportamiento es inaceptable, pero no están listos para salir de su espiral pronto por la manera como son tratados por otros cristianos.

MEDITACIÓN EN GÁLATAS 6:1

Gálatas 6:1—Hermanos, si alguien es sorprendido en pecado, ustedes que son espirituales deben restaurarlo con una actitud humilde. Pero cuídese cada uno, porque también puede ser tentado.

¿Alguna vez has hecho algo malo solo para sentirte peor por la paliza verbal que recibes de otro cristiano? Probablemente el apóstol Pablo lo haya experimentado cuando él o alguien cercano a su círculo tambaleó e inmediatamente sintió la ira santa de otros creyentes. Ciertamente él era consciente del impacto que su exhortación tuvo en los creyentes de Corinto al disciplinar a uno de sus miembros que había pecado. Él les vuelve a escribir, “Para él es suficiente el castigo que le impuso la mayoría. Más bien debieran perdonarlo y consolarlo para que no sea consumido por la excesiva tristeza.” (2 Co. 2:6-8).

Pablo entendió que un espíritu gentil era primordial para que ocurra la restauración. Esto es verdad por muchas razones. El que corrige puede fácilmente volverse juzgador, insensible y aún “más-santo-de-lo-que-pensó.” Ese tipo de comportamiento puede luego alienar a aquel que está siendo corregido, o puede hacer que él o ella actúen cada vez más a la defensiva.

Pero hay otra razón para ser gentil. Aquel que corrige está parado en las alturas morales y es susceptible de caer en el orgullo por sentirse más justo. Dios sabe muy bien de qué manera nuestro concepto enmascara nuestra propia hipocresía y con qué rapidez podemos reprender a otros solo para tropezar. Jesús, en Mateo 7:4 dijo a Sus oidores, “¿Cómo puedes decirle a tu hermano: ‘Déjame sacarte la astilla del ojo’, cuando ahí tienes una viga en el tuyo?”

Imagina lo que sucedería si los amigos de Cabe y Rhonda les pidieran visitarlos. ¿Qué pasaría si humildemente oraran por ellos y gentilmente les mostraran aquello que puede traerles sanidad? ¿Qué pasaría si ellos escucharan antes de terminar sermoneando? Sospecho que la restauración sería más común si de manera honesta tratáramos a los demás de la manera como queremos ser tratados. Algo para pensar… en reveración

INSPIRACIÓN

La crítica, como la lluvia, debería ser lo suficientemente gentil como para nutrir el crecimiento del hombre sin destruir sus raíces.—Frank A. Clark

Señor, danos la sabiduría para pronunciar palabras que sean gentiles y tiernas, porque puede ser que mañana tengamos que comérnoslas.—Mo Udall

 

©2014 Daniel York  ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

 

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)

Construyeron y tuvieron éxito

MEDITACIÓN EN 2 CRÓNICAS 14:7

2 Crónicas 14:7—Asá les dijo a los de Judá: “Reconstruyamos esas ciudades, y levantemos a su alrededor murallas con torres, puertas y cerrojos. El país todavía es nuestro, porque hemos buscado al Señor nuestro Dios; como lo hemos buscado, Él nos ha concedido estar en paz con nuestros vecinos.” Y tuvieron mucho éxito en la reconstrucción de las ciudades.

El rey Asá es un buen modelo de cómo restaurar la grandeza de una nación. Primero, quitó los altares paganos y derribó los lugares altos donde el pueblo adoraba a los ídolos. Segundo, le dijo al pueblo que buscara al Dios de sus antepasados y obedecieran a Su Palabra. Tercero, construyó ciudades fortificadas cuando su nación estaba en paz. Cuarto, cuando un fuerte ejército cusita de un millón atacó a Judá, Asá clamó a Dios por ayuda. Su confianza en el Señor permitió que Dios guiara al enemigo delante de él de tal manera que no hubo sobrevivientes. Azarías, un profeta de Dios, salió al encuentro de Asá después de su victoria y dijo, “El Señor estará con ustedes, siempre y cuando ustedes estén con Él. Si lo buscan, Él dejará que ustedes lo hallen; pero si lo abandonan, Él los abandonará” (15:2b).

La razón por la cual nuestra nación se desmorona no es difícil de discernir. Nosotros adoramos en los altares de la prosperidad y del poder y construimos lugares altos para complacer a nuestra carne. Hemos abandonado los mandamientos de Dios y llamamos intolerante lo que Él consideró justo. Elegimos a aquellos que destrozan el elegante cuadro constitucional que nuestros fundadores crearon para protegernos, para vivir bajo la implacable legislatura promulgada para controlarnos. La arrogancia y una mano pesada permiten que los oficiales mientan sobre el calentamiento global para robarles los impuestos a las industrias en tanto que ellos personalmente contaminan el ambiente. Cuando son confrontados con sus artimañas se escudan detrás del “cambio climático.” ¿Desde cuándo el mundo no experimenta alteraciones climáticas? Hemos redefinido el matrimonio para promover la perversión y etiquetado a aquellos que no están de acuerdo como “homofóbicos.” Los debates civiles no pueden ser tolerados por aquellos que predican tolerancia pero sólo a favor de sus conceptos. La tecnología acelera la depravación, la habilidad para comprar y ser comprado—comprometiendo nuestras identidades.

Lo que esta república necesita desesperadamente es elegir líderes que teman a Dios y que amen a su prójimo como se aman a sí mismos. Cuando esto pase sucederá lo siguiente: La definición de lo apropiado políticamente llevará a los líderes y a nosotros a hacer lo que es honorable. Con la ayuda de Dios venceremos a extremistas corruptos que buscan controlar nuestras creencias y asesinar a los disidentes. Eliminaremos demandas costosas y frívolas, revocaremos intrusiones gubernamentales y regulaciones exageradas, simplificaremos los impuestos y proveeremos ayuda a los que realmente la necesitan. Dejaremos de culpar a los demás y asumiremos la responsabilidad personal de votar, de vivir como ciudadanos rectos y cuidaremos unos de otros y del planeta tal como Dios quiso que fuera.

Si nuestra nación le da la espalda a Dios es seguro que Él nos dejará en nuestros propios esquemas malvados y nuestro poder no importará cuando nos derrumbemos desde adentro. Si les damos el poder a los Asas y escuchamos a los Azarías volveremos a ganar una nación fuerte y el mundo entero será mejor.

INSPIRACIÓN DE WATCHMAN NEE

Cuando las cosas materiales están bajo el control espiritual cumplen su propio rol subordinado. Fuera de ese control muy rápidamente ponen de manifiesto el poder que se esconde detrás. La ley de su naturaleza se afirma a sí misma, y su carácter mundano se prueba por el curso que siguen.—Watchman Nee en Love Not the World (No ames al mundo).

 

©2014 Daniel York  ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

 

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)

Cegado por lo obvio

MEDITACIÓN EN 2 REYES 4:43

2 Reyes 4:43—¿Cómo voy a alimentar a cien personas con esto? —replicó el criado. Pero Eliseo insistió: —Dale de comer a la gente, pues así dice el Señor: “Comerán y habrá de sobra.”

Mateo 14:17—“Ellos objetaron:—No tenemos aquí más que cinco panes y dos pescados.

Hay tres historias en la Biblia donde el profeta Eliseo y el Hijo de Dios, Jesús, alimentan a una multitud de personas con solo un poco de comida. Sin embargo después de que los discípulos observaran a Jesús alimentar a 5,000 hombres, sin contar a las mujeres y niños, usando solo unas pequeñas porciones, fallaron al comprender Su poder. Poco tiempo después (Mat. 15:32-37), en una montaña cerca al Mar de Galilea, Jesús les pidió que alimentaran a 4,000 hombres, además de las mujeres y niños. Los doce hombres concluyeron que no había forma de hallar pan para tantas personas en ese lugar tan despoblado. Jesús tomó sus siete panes y unos pocos pescaditos y alimentó a todos con un excedente de siete cestos ¡llenos de pedazos que sobraron!

Leemos en Hebreos, “Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve” (Hebreos 11:1). Muchas veces perdemos nuestra esperanza debido a lo que tenemos en la mano. Vemos los panes y olvidamos a quien creó el trigo. Dios nos pide que avancemos y calculamos el costo basados en lo que tenemos en nuestra cuenta bancaria en vez de confiar en Él por lo que no hay. Un jefe es cruel y su maldad nos nubla para no ver la bondad de Dios. Así que hacemos nada con lo que tenemos y retenemos lo que deberíamos dejar ir. Lo que tenemos se interpone en lo que necesitamos. Creo que la mayor amenaza a la fe es lo obvio.

Pedro dejó la barca cuando tenía puestos sus ojos en Jesús. Cuando éstos se posaron en el agua, se hundió. Confiar en lo que somos capaces de hacer no desarrolla nuestra fe. La fe cree que Dios puede liberar cuando lo obvio se empecina en diferir. Nuestro problema es que pensamos que comprendemos de física y medimos a Dios de esa manera. Dios no puede ser medido. Si quieres tener fe, deja de confiar en lo evidente. Nunca digas, “Solo tenemos…” hacerlo es limitar a Aquel que no tiene límites.

INSPIRACIÓN DE JOSEPH ALDRICH

No probamos los recursos de Dios hasta que intentamos lo imposible.—Joseph Aldrich en Gentle Persuasion (Persuasión Gentil).

 

©2014 Daniel York  ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

 

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)

Yo veré a Dios

Si el nombre de la calle de Chandra* reflejara lo que ha sido la mayor parte de su vida sería llamada Círculo Desesperado. Su padre murió cuando ella era joven y él fue la única persona que realmente la entendió y amó. Antes de entrar a la universidad, fue brutalmente violada en el camino del trabajo a su casa—un asalto que le dejó cicatrices y devaluada. Se casó con un hombre que le prometió cuidarla pero nunca fue una unión de amor. Él se volvió alcohólico, la engañó y abusó de ella verbalmente y de los tres hijos que concibió. Eventualmente, batallando un terrible dolor, sucumbió ante un cáncer en el cerebro e hígado, dejándola con una deuda de miles de dólares en tarjetas de crédito y sin ningún ingreso.

La espalda de Chandra está lesionada de por vida producto de accidentes automovilísticos y de años de cargar a su hija paralizada en un accidente de trampolín. Sin empleo y frustrada por migrañas-inducidas por desmayos, depresión, infecciones intestinales y ataques de pánico, toma una batería de medicamentos y fuma para aliviar su ansiedad.

Por lo escrito puede que pienses que Chandra debe ser una persona muy mala para cosechar tanta miseria. Pero la verdad es que ella ama a Dios, trata a las personas con la mayor amabilidad y tiene un sentido del humor saludable. Salomón escribió, “En la tierra suceden cosas absurdas, pues hay hombres justos a quienes les va como si fueran malvados, y hay malvados a quienes les va como si fueran justos. ¡Y yo digo que también esto es absurdo! (Eclesiastés 8:14). Chandra no teme admitir que a veces se pregunta qué hizo para que Dios esté tan molesto con ella. Ella tiene problemas para aceptar que Él realmente la ame. Ella cuestiona para qué vale la pena vivir. Sin embargo, exprimido por las manos de lo absurdo, alza su voz junto a la de aquel anciano a quien Dios permitió que Satanás disparara para ver si abandonaría su fe. Ella proclama con Job:

 

MEDITACIÓN EN JOB 19:25-27

Job 19:25-27—Yo sé que mi Redentor vive, y que al final triunfará sobre la muerte. Y cuando mi piel haya sido destruida, todavía veré a Dios con mis propios ojos. Yo mismo espero verlo; espero ser yo quien lo vea, y no otro. ¡Este anhelo me consume las entrañas!

Aún en el hoyo más profundo con todos sus hijos muertos, su cuerpo golpeado por el dolor y las voces incriminatorias de sus amigos, Job no renunciaría a Aquel a quien amaba y seguía. Claro, flaqueó y dijo cosas de las que después se arrepintió. ¿Quién no? Como Chandra, él sufrió mucho, clamó en medio del dolor y la confusión, pero al final Su Padre lo cuidó.

Chandra sabe que ella verá al Señor. Él es su esperanza y por encima de una vida deshecha ella se pega a Él. Ella recuerda las veces que Él la sustentó, la calmó, respondió a sus clamores y le susurró consuelo. Escuchamos informes absurdos de niños cristianos decapitados por fanáticos islámicos—ellos verán a Dios. Escuchamos de mujeres cristianas que fueron tomadas por la fuerza por sus esposos siendo masacradas—ellas verán a Dios. Si el mundo parece de cabeza no te rindas ni concluyas que su Creador se ausentó y no tiene cuidado, ni que se ha ido permanentemente. Es fácil confiar en Él cuando se forma parte del equipo ganador que sostiene la copa pero la mayor parte de la vida consiste en rasparse en el campo, anotar y caer. Ese es el lugar donde la fe es más poderosa. ¡Yo veré a Dios! Esas cuatro palabras son la trompeta de esperanza del creyente. Repítelas y vive.

*No es un nombre real

 

©2014 Daniel York  ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

 

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)

Pon un guarda en mi boca

Mi equipo me reportó a las 3:30p.m. A las 5:00p.m. yo debía reportar a mi jefe y la diapositiva clave del resumen operacional que me presentaron era horrible. Las palabras que describían nuestro progreso no eran claras y habían demasiados acrónimos confusos. Lo que se suponía debía ser un mapa claro de la ubicación del desastre en nuestro ejercicio, mostrando el nivel de destrucción de una hipotética bomba, era simplemente una gran mancha marrón. Cada unidad subordinada que me había reportado había presentado mejores gráficos describiendo carreteras, ciudades e información clave. Pero yo no podía usar sus trabajos porque para cuando todas las unidades hubiesen terminado de hablar no habría suficiente tiempo para que el personal intercambiase contenidos. Yo estaba echando humo por dentro. Esta era nuestra primera oportunidad de dar una buena impresión en nuestro cuartel general y nuestra única diapositiva no era profesional.

Yo podía culpar a los que hicieron un trabajo tan descuidado, pero eso hubiera demostrado un liderazgo pobre de mi parte—por último yo era el responsable. Por la razón que fuera, eligieron un producto que ellos mismos reconocían era deficiente. Estábamos entrampados y yo tenía que sacar lo mejor de un material terrible.

 

MEDITACIÓN DEL SALMO 141:3

Salmo 141:3—Señor, ponme en la boca un centinela; un guardia a la puerta de mis labios.

Mis líderes eran conscientes después de reprenderme que mi equipo había dejado mal a nuestra organización. Por dentro yo podía pensar en muchas cosas negativas que decirles a estos hombres que podrían haberlo hecho mejor. Pero si yo permitía que palabras duras salieran de mi boca y sobredimensionaba la situación el daño que crearía iba a exceder con creces el error cometido. Tenía que recordar Proverbios 16:32—“Más vale ser paciente que valiente; más vale dominarse a sí mismo que conquistar ciudades.” Recordé el viejo adagio, “No es bueno patear a un caballo muerto” Más allá, escupir ira no iba a remediar lo que ya estaba hecho. Más adelante, cuando el líder ofensor pidió disculpas, pude explicarle calmadamente, lo mejor que pude, por qué necesitábamos mejorar y me mordí la lengua en vez de escupirle. Entonces sucedió algo asombroso.

Mi jefe no nos recibió el reporte. Un oficial de menor rango entró a tallar y cuando asumí el hecho de que nuestros gráficos eran mediocres, no me dijo nada. Le prometí que lo haríamos mejor y salimos adelante sin daño aparente. Aliviado, mi equipo operacional me aseguró que nunca más me dejarían mal parado. Mejoramos y por dentro yo estaba agradecido por la ayuda de Dios al guardar mi boca. Perdona, olvida y sigue adelante. Fue mejor dejar la puerta de mis labios cerrada que abrirla incesantemente dejando que la impaciencia, la ira y la frustración hagan su trabajo sucio. “Cala más un regaño en el hombre prudente que cien latigazos en el obstinado.” (Pr. 17:10).

 

INSPIRACIÓN DE RICHARD J. FOSTER

Disciplínate para que tus palabras sean pocas y profundas. Sé conocido como una persona que tiene algo que decir cuando habla.—Richard J. Foster en Celebration of Discipline (Celebración de Disciplina)

 

©2014 Daniel York  ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

 

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)

Imagen

Estoy trabajando en una tapa de CD para mi último proyecto de música titulado “Evidencia”. La imagen con la que Misha, el diseñador de los gráficos, está trabajando es una saeta del relámpago de un cielo oscuro que se refleja vivamente fuera de una superficie de agua plácida. Trabajamos durante por mucho tiempo buscando el cuadro correcto.  Sin una tapa asombrosa muchas personas no comprarán un CD.  Con respeto al comercio, el refrán “no juzga un libro por su tapa,” no aplica.

 

Meditación

Génesis 1: 27- Creó, pues, Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó; hombre y mujer los creó.

 

Dios creó a Adán y Eva a Su propia imagen pero el pecado dañó la raza humana irreparablemente.  Sin embargo, a través del segundo Adán, Jesús Cristo, Quien no tuvo ningún pecado, nosotros vemos la imagen de Dios en forma humana.  El apóstol Pablo escribió en 2 de corintios 3:18, “por tanto, todos nosotros, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el espíritu del señor” La belleza de este verso es la realidad de transformación espiritual.  ¡Cuando nosotros ponemos nuestra fe en Jesús y lo seguimos, la jornada de la transformación empieza!  Nosotros asumimos la imagen de Cristo y el mundo ve de nuevo lo que Dios se propuso.

 

 

Con la transformación viene la responsabilidad.  La vida es una reflexión pobre de la gloria de Dios.  ¿Si nuestra tapa se mancha a quién le importa quien vive dentro de nosotros?   Dios quiere que el mundo le conozca.  Él quiere que aquéllos que están perdidos en el pecado le conozcan viendo el cambio que ocurre en aquéllos que siguen a Su Hijo. La semejanza es profundamente importante.   Dios nunca sacrifica ni Su imagen y nosotros tampoco deberíamos.  Algo para pensar. . . ¡en reverencia!

 

Inspiración

Siendo llenos del Espíritu nosotros somos transformados, y mirando nos volvemos espejos. Usted siempre sabe cuando un hombre ha estado mirando la gloria del Señor, usted  siente en su espíritu interno que él es el espejo del propio carácter del Señor. Tenga cuidado de algo que le desprestigie de lo que el espejo refleja en usted; casi siempre es una cosa buena, el bueno no es el mejor. El Tribunal de -Oswaldo en Mi Sumo Para Su Alteza.

 

 

 

 

Salmos 40:3- Puso en mi boca un cántico nuevo, una alabanza a nuestro Dios. Muchos verán esto y temerán, y confiaran en Jehová.