Corre, Frank, corre

Frank Musisi creció en las islas Ssese en el Lago Victoria. El entrenador de la Escuela Kibile no lo dejó correr para el equipo de la escuela cuando estuvo en cuarto grado así que le dieron permiso para correr para Beta, una escuela rival más pequeña. Fue una decisión que el entrenador lamentaría más adelante porque Frank corrió tan rápido que terminó ganando la competencia distrital ¡venciendo a los corredores de su propia escuela!

Durante el tiempo en que Frank crecía, Uganda se dividió debido a una guerra civil. Como a él le gustaba hacer negocios, transportaba personas de la isla hacia tierra firme pero desafortunadamente fue capturado y arrestado a los 18 años en Kampala y acusado de pelear con los rebeldes. Los soldados lo llevaron a las barracas donde mataban a las personas. Lo llevaron durante y después de golpearlo, le echaron plástico ardiente en sus manos en un intento de forzarlo a confesar. Justo antes de enfrentar la ejecución, un guardia sintió compasión de él, vino a su celda y lo soltó diciéndole, “¡Corre, tan rápido como puedas!” Frank logró escapar y ponerse a salvo para luego tener la posibilidad de venir a los Estados Unidos.

 

MEDITACIÓN EN SALMO 34:17, 19

Salmo 34:17,19—Los justos claman, y el Señor los oye; los libra de todas sus angustias… Muchas son las angustias del justo, pero el Señor lo librará de todas ellas.

En 1996, la hermana de Frank murió de SIDA. Más de 1000 personas murieron en Ssese de esta terrible enfermedad. Al principio, las personas morían sin ningún tipo de ayuda porque pensaban que era una consecuencia de la brujería. Frank se unió al ejército estadounidense y con el tiempo recibió una comisión como oficial. Entretanto, él se sentía profundamente abrumado por el número de personas que sabía que morían en su isla. Lukaya, una aldea completa había desaparecido. Así que regresó a Uganda en el 2004 con un permiso de emergencia y estando allí tomó la determinación de hacer algo para ayudar. Hoy en día, el Capitán Musisi trabaja arduamente para su organización sin fines de lucro, Proyecto Africano de SIDA en Islas Ssese (SIAAP) a fin de establecer un hospital en su isla para el cuidado de los pacientes con HIV. Durante nuestra visita a Kampala, fue reconocido por el Parlamento debido a su trabajo humanitario.

Sin lugar a dudas, Frank hubiera sido ejecutado si Dios no lo hubiera rescatado. Nuestro equipo de First Cause recibió una invitación directa del Presidente Museveni, gracias a las conexiones de Frank en Uganda. Cuando Dios libera a Sus hijos de la adversidad frecuentemente hay efectos mayores de segundo y tercer grado, los cuales son para el beneficio directo de innumerables almas.

Frank pudo haber sentido compasión de sí mismo. Sin embargo él escogió ¡perseverar! No dejes que la adversidad te defina. No sientas que Dios es injusto o no tiene cuidado de ti sólo porque estás sufriendo. Clama a Dios en fe, Él te escucha, y deja que Él obre Su voluntad para la gloria de Su reino.

 

INSPIRACIÓN DE OSWALD CHAMBERS

 

Fe en mi libertad no es fe en Dios. La fe significa, que ya sea que estoy visiblemente libre o no, me aferraré al hecho de que Dios es amor. Hay algunas cosas que solo se aprenden en un horno ardiente.—Oswald Chambers in Run Today’s Race (Corre la Carrera de Hoy).

 

©2014 Dan York ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)

Los lobos cambiaron los ríos

MEDITACIÓN EN GÉNESIS 1:25

Génesis 1:25—Dios hizo los animales domésticos, los animales salvajes, y todos los reptiles, según s                                       su especie. Y Dios consideró que esto era bueno.

                        La cascada trófica es una descripción de los efectos interrelacionados que un depredador principal tiene sobre el ecosistema en el cual vive [1]. Por ejemplo, cuando el lobo gris fue eliminado del Parque Nacional de Yellowstone, la población de ciervos aumentó y este aumento llevó a la disminución de plantas que el venado comía. Hay un entretenido video en YouTube titulado “Como los lobos cambiaron los ríos” https://www.youtube.com/watch?v=nHdBB9zTuNA el cual menciona cerca de nueve efectos que produjo la reintroducción de los lobos a Yellowstone. Antes de emocionarse demasiado con este video es importante leer el artículo “Maybe Wolves Don’t Change Rivers, After All,” (“Después de todo, quizás los lobos no cambian los ríos”) (http://strangebehaviors.wordpress.com/2014/03/10/maybe-wolves-dont-change-rivers-after-all/).

Cuando Dios creó la tierra, la creó con estabilidad. Cada criatura que Él hizo tenía un propósito y lugar únicos y el efecto adicional era darle al planeta el equilibrio al que Dios llamó “bueno.” Cuando el hombre interfiere con el diseño de Dios suceden todo tipo de problemas. Después de la II Guerra Mundial la serpiente arbórea marrón fue dejada accidentalmente en la isla de Guam. Hoy en día hay aproximadamente 13,000 serpientes por milla cuadrada. Debido a que tenía pocos enemigos naturales allí, proliferaron, y es responsable de la extinción de la mitad de las especies de lagartos en la isla, nueve de cada 12 especies de aves que allí se encuentran, y algunas especies de murciélagos nativos [2].

¿Has considerado alguna vez que quizás exista un fenómeno llamado cascada espiritual? ¿Imagina lo que sucedería si los cristianos decidieran estar desconectados en el mundo? “El Espíritu dice claramente que, en los últimos tiempos, algunos abandonarán la fe para seguir a inspiraciones engañosas y doctrinas diabólicas. Tales enseñanzas provienen de embusteros hipócritas, que tienen la conciencia encallecida. Prohíben el matrimonio y no permiten comer ciertos alimentos que Dios ha creado para que los creyentes, conocedores de la verdad, los coman con acción de gracias.” (1 Ti. 4:1-3) Los cristianos desligados y apóstatas causan todo tipo de problemas.

En contraste, los creyentes comprometidos mejoran un planeta infestado por el pecado. Pablo anima a su hijo espiritual Timoteo, “Que nadie te menosprecie por ser joven. Al contrario, que los creyentes vean en ti un ejemplo a seguir en la manera de hablar, en la conducta, y en amor, fe y pureza.” (4:12). El compromiso de Timoteo significaba que debía intensificar la oración (2:1,2), instruir a hombres y mujeres a vivir apropiadamente (2:8-11), los estándares para elegir a buenos líderes estaban promulgados (3:1-12), las advertencias fueron dadas con respecto a los falsos maestros (4:1-6), la enseñanza práctica fue provista (4:11-16), las viudas eran apoyadas (5:1-16), etc. Timoteo hizo una diferencia positiva en el mundo. Dios nos quiere comprometidos para Su gloria obedeciéndole y viviendo como Sus embajadores. ¡Es bueno cuando tú y yo cumplimos Su propósito para nuestras vidas!

 

 

INSPIRACIÓN DE RICHARD STEARNS

                        Si Jesús estuvo dispuesto a morir por este planeta en problemas, quizás yo debería darle la misma importancia. Quizás debería amar más a las personas que viven en él. Quizás tengo la responsabilidad de hacer mi parte para amar al mundo que Jesús tanto amó.—Richard Stearns en The Hole in our Gospel (El Hoyo en nuestro Evangelio).

 

[1] http:// http://vidaverde.about.com/od/Ciencia-y-naturaleza/fl/Que-es-una-cascada-trofica.htm

[2] http:// http://es.jsxys.com/reptiles-rodents-sma/pet-reptiles/1008033826.html#.VFFlw_mG_cg

 

©2014 Dan York ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)

Un “gran” ascenso

Johanesburgo, también conocida como Jozi, Joburg, o Igoli, es la ciudad más poblada de Sudáfrica con 3.2 millones de habitantes. Es una de las pocas grandes ciudades del mundo que ni están en la costa, ni poseen un río importante o canal que la comunique con el mar y ostenta la cuarta economía más grande del África subsahariana. El Aeropuerto Internacional Oliver Tambo es uno de los aeropuertos más hermosos que yo haya visitado. Puede que los viajeros lleguen a pensar que están en el paraíso por sus tiendas y restaurantes.

Como teníamos bastante tiempo antes de trasbordar, mi compañero de viaje, Les, quiso que explorásemos Jozi. Yo no estaba interesado en salir a la aventura debido a la reputación de criminalidad que tiene la ciudad. Australia publicó un artículo para viajeros en Setiembre del 2014, “Le aconsejamos ejercitar un alto grado de precaución en Sudáfrica debido a su alto índice de crímenes graves.” Les habló con los agentes de viajes para obtener guía para ir a la ciudad. Asombrosamente, ellos le advirtieron fuertemente que no fuera. Le dijeron, tan pronto como hable y la gente se dé cuenta de que es extranjero será un blanco fácil para que lo golpeen y le roben. Sin más que decir, nos quedamos allí.

MEDITACIÓN EN ESTER 3:1,2

Ester 3:1, 2—Después de estos acontecimientos, el rey Asuero honró a Amán hijo de Hamedata, el descendiente de Agag, ascendiéndolo a un puesto más alto que el de todos los demás funcionarios que estaban con él. Todos los servidores de palacio asignados a la puerta del rey se arrodillaban ante Amán, y le rendían homenaje, porque así lo había ordenado el rey. Pero Mardoqueo no se arrodillaba ante él ni le rendía homenaje.

Algo había en Amán que agradó al rey persa Asuero. Quizás su personalidad carismática. Quizás tenía una gran afición y habilidad para culminar trabajos pesados. Cualquiera que fuera la razón, el rey estaba tan encantado con él que básicamente lo convirtió en el segundo al mando. Mardoqueo, uno de los miembros judíos del equipo real, no se impresionaba con Amán. La Biblia no nos dice la razón de su desagrado pero como descubrimos en el libro de Ester, la apreciación de Mardoqueo con respecto a este líder era completamente exacta. Amán era un canalla. Si no hubiera sido por la intervención de Mardoqueo a través de la reina Ester, Amán se hubiera asegurado de que cada judío en el reino de Asuero fuera aniquilado (Est. 3:13).

Ten cuidado de sacar prontas conclusiones basadas en apariencias. Un aeropuerto deslumbrante puede ser la puerta hacia una ciudad insegura. Un líder favorecido puede ser pulido por fuera y estar podrido por dentro. Un gran ascenso no garantiza un destacado éxito. Pablo le advierte a Timoteo, “No te apresures a imponerle las manos a nadie, no sea que te hagas cómplice de pecados ajenos. Consérvate puro.” (1 Ti. 5:22). Muchas veces le he confiado rápidamente a alguien una responsabilidad sólo para decepcionarme después porque no hice bien mi tarea. La credibilidad no se establece por la apariencia, se establece con la consistencia. El optimismo es una gran fuerte de ánimo pero una razón pobre para seleccionar. Si algo no está bien, ¡no te inclines!

 

 

INSPIRACIÓN DE DAN ALLENDER

Un terapista que es considerado como el más atractivo tendrá tres veces más percepción de credibilidad que uno que no es visto como tal.—Dan Allender in  Leading With A Limp (Liderando con una cojera).

 

©2014 Dan York ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)

No lo fuerces

Kinsasa es una ciudad de 9.5 millones de personas (la tercera ciudad más grande de África) localizada en los bancos del poderoso río Congo. Mientras nuestro avión descendía para aterrizar en el aeropuerto, esta ciudad de 9.965 m2 parecía interminable. [1] Les y yo descendimos del avión e iniciamos el proceso de aduanas pero cuando nos disponíamos a recoger nuestras maletas fuimos detenidos y nos pidieron mostrar nuestro registro de vacunas. Les tenía el suyo así que siguió adelante. Yo no había traído el mío así que me llevaron a una línea con otras personas en el mismo aprieto. Cuando llegó mi turno el médico a cargo me preguntó por qué yo no tenía mi record así que le expliqué la razón y él me dijo que tendría que pagar una multa de $60. No solo me pareció excesivo sino ridículo ya que yo había enviado todo por correo al Consulado de la República Democrática del Congo como parte del proceso para obtener mi visa.

Le dije al oficial que no pagaría $60. Él me miró por un momento y luego escribió la suma de $60, lo tachó y debajo escribió $20. Inmediatamente entendí lo que estaba pasando—él esperaba que yo le pagase. Protesté pero no quería iniciar una discusión. Con una sonrisa en mi rostro, le extendí un billete de veinte dólares. Inmediatamente el hombre se corrigió y dijo que el pago era de $30.

MEDITACIÓN EN ISAÍAS 33:2

Is. 33:2—Señor, ten compasión de nosotros; pues en ti esperamos. Sé nuestra fortaleza cada mañana, nuestra salvación en tiempo de angustia.

Fácilmente pude haberme rehusado a pagar lo que de hecho era una coima. Sin embargo en mi espíritu sentí que debía cooperar con aquel oficial. Oficiales militares de mayor rango esperaban para escoltarme pero no sabían de mi apuro y por ello no entraron a buscarme más allá de la puerta de seguridad como si sucedería luego en Uganda. Sin embargo, aquel pequeño episodio sirvió para conectarme con las personas en diferentes ocasiones como alguien que podía relacionarse con sus frustraciones por la corrupción.

Después de escuchar mi historia, uno de nuestros anfitriones en el Congo me compartió la palabra malembe “Lingala” que simplemente significa, “No lo fuerces—deja que Dios actúe.” ¡Qué grandiosa palabra! Frecuentemente podemos ser tentados a  forzar las cosas para que se den a nuestra manera porque insistimos en estar en lo correcto. Sin embargo, al tomar las situaciones en nuestras manos podemos perdernos la solución de Dios. Henry y Richard Blackaby escribieron, “Cuando Dios dirige una vida para Sus propósitos, toda la vida es una escuela.” [2] Stuart Briscoe escribió, “La voluntad de Dios no es una cuerda floja. La voluntad de Dios es una autopista de 12 carriles. Él te tiene a ti y a mi en cierta dirección, y la variedad de posibilidades es ilimitada.” [3]

Los problemas son un gran probador de nuestra fe. No fuerces soluciones como tu propio Salvador. Deja que Dios guíe y aprende de Su guía. ¡Malembe!

[1] http://es.wikipedia.org/wiki/Kinsasa

[2] Henry & Richard Blackaby en Spiritual Leadership (Liderazgo Espiritual)

[3] Stuart Briscoe en Spiritual Stamina (Vigor Espiritual)

 

©2014 Dan York ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)

La vida es corta (Fawn Stephens)

Una de las bondades de vivir temporalmente en otra parte del país es ver la historia a través de diferentes ojos. Al norte de Nueva York, como en el resto del este de USA, los cementerios son muy diferentes a los de ‘nuestro oeste’. Nunca me he detenido a leer mucho sobre cementerios pero aquí, es bastante interesante. Hay algo nostálgico al contemplar a alguien que vivió en el 1700 o 1800; un soldado que murió en alguna revolución americana o alguna mujer casada que murió a los 17 de sarampión.

Hace unas semanas, mientras caminaba por un cementerio justo frente a nuestro departamento, me llamó la atención una lápida en particular, y desde allí no ha salido de mi mente. Estaba fechada por los 1780 y le faltaban decoración y una descripción detallada, señales claras de riqueza y notoriedad.

En su lugar, era interesante porque se estaba cayendo, partida por la mitad, haciéndose parte de la tierra.

Desencadenó preguntas en mi mente: ¿Quién era la persona a la que pertenecía esta tumba? ¿Alguien todavía la recordaba? ¿Sabía quién fue él o ella? ¿Qué pasó en la vida de esta persona? ¿Cómo murió?

Primero, me puso triste. Pensar en vivir en esta tierra, y luego después de algunas generaciones, ser olvidado. Este es un pensamiento aleccionador—de hecho uno depresivo. Billones de personas han ido y venido, y muy pocos son recordados más allá de su propia generación.

También me hizo pensar en mi Creador, y me pregunté que ‘perspectiva eterna’ podría obtener de esto. Tres pensamientos han venido a mi mente que son separados, pero se relacionan:

  1. El hombre es como la Niebla

¿Por qué, sabes lo que sucederá mañana? ¿Qué es tu vida? Eres como la niebla que aparece por un poco de tiempo y luego se desvanece.

Santiago 4:14

Es bueno recordar que mi vida aquí es temporal. La vida cobra un nuevo sentido cuando me doy cuenta de que no se trata de mí y de mis planes. Estoy aquí en la tierra por un corto tiempo, para un propósito diferente. Es motivador el darse cuenta de que tengo algo que hacer—¡que soy parte de un gran plan!

  1. La vida es un absurdo

Eclesiastés 1:14

Espera. ¿Qué? Esto suena extraño. Algo que no debería estar en la Biblia ¿no es así?

Excepto que lo que Salomón estaba queriendo decir es que la vida es absurda si está apartada del Creador de la Vida. Es como un artista creando una obra maestra, para luego colocarla para siempre en el garaje. Sin sentido público, no hay propósito comunitario.

Nuevamente, es motivador saber que lo opuesto es verdad – con Dios, ¡hay un gran propósito! Él tiene planes para mí. El resto solo es relleno.

  1. Dios me conoce

Como las personas representadas en esas tumbas, en 200 años, nadie sabrá quién soy. Quizás lean mi nombre en una lápida en algún lugar, pero no sabrán cómo viví mi vida o cuáles fueron mis cosas favoritas. Ellos no me conocerán.

Pero mi Creador sí.

Él me ha dado la oportunidad, a la cual me he aferrado con todo mi corazón, por medio de Jesucristo de tener una relación viva con Él – por ahora, y para siempre. Él conoce las luchas que tengo en este momento; y en 1,000 años, todavía me conocerá por completo, así como yo lo conoceré a Él.

Es suficiente motivación hoy saber que aunque la vida es realmente corta, y dura, Él tiene la suficiente gracia para darme un propósito y que me ama lo suficiente como para ser mi amigo—para crear el camino y conocerme íntimamente a través del proceso de la vida en este planeta.

Espero que la persona cuya tumba se ve derrumbada y olvidada está con Jesús en el cielo, y no le importa si es recordado en la tierra o no. Yo sé que un día a mí no me importará. ¿Y a ti?

Señor, tú me examinas,
tú me conoces.
Tu protección me envuelve por completo;
me cubres con la palma de tu mano.
Conocimiento tan maravilloso rebasa mi comprensión;
tan sublime es que no puedo entenderlo.

Si me elevara sobre las alas del alba,
o me estableciera en los extremos del mar,
aun allí tu mano me guiaría,
¡me sostendría tu mano derecha!

Salmo 139:1,5-6,9-10

©2014 Fawn Stephens ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)

Las expectativas de Dios

MEDITACIÓN EN DEUTERONOMIO 10:12-14

Deuteronomio 10:12-14—Y ahora, Israel, ¿qué te pide el Señor tu Dios? Simplemente que le temas y andes en todos sus caminos, y que lo ames y le sirvas con todo tu corazón y con toda tu alma, y que cumplas los mandamientos y los preceptos que hoy te manda cumplir, para que te vaya bien. Al Señor tu Dios le pertenecen los cielos y lo más alto de los cielos, la tierra y todo lo que hay en ella.

¿Has escrito alguna vez sobre cuáles son tus expectativas? Frecuentemente me encuentro con personas incansables que parecen no estar seguras de lo que quieren. Pasan de un trabajo a otro, empiezan y terminan relaciones y persiguen aventuras, con todo viven insatisfechas. Otras que he conocido tienen expectativas claras. Tienen metas para el dinero, títulos, posesiones y estatus. Pero una vez que han alcanzado sus metas se dan cuenta de que no todo está bien, hay una sensación de vacío que les dice que debe haber algo más en la vida.

En el Antiguo Testamento, Moisés, uno de los más grandes líderes de Israel, les revela a sus compatriotas cuatro expectativas de Dios para ellos. Primero, ellos debían reverenciarlo a Él tratando de vivir de acuerdo con Su santidad. Segundo, debían amarlo. Tercero, debían adorarlo a Él con todo su ser. Finalmente, debían mantener Sus mandamientos—leyes prescritas para su propio bienestar. Los versículos 12 y 13 son muy conocidos, pero nos perdemos el concepto clave si nos quedamos solo allí.

Moisés les recuerda a los israelitas en el versículo 14 que ¡le pertenecen a Dios! Esto le da un poderoso matiz por el cual ellos deben cumplir Su voluntad. Un hombre sabio (o mujer) se esfuerza por complacer a su dueño aunque con ello pierda el favor de los demás y aún su trabajo. Ciertamente los judíos no podían darse el lujo de no complacer a Dios.

“Bueno, yo no soy un israelita; y las palabras de Moisés no se aplican a mí.” ¿En serio? ¿Acaso Dios no es el dueño de todo—incluyéndome? Además, Su Hijo validó las expectativas de Su Padre y más adelante les ordenó a Sus discípulos que ellos debían esparcir Su mensaje al mundo entero—para su propio bien y el nuestro.

¿Estás de acuerdo en que no podríamos alcanzar las expectativas de Dios en nuestra propia fuerza? Le faltamos el respeto. Ponemos a otras cosas o personas por encima de nuestro amor por Él. Lo adoramos a medias. Quebrantamos Sus leyes. Verdaderamente necesitábamos a un Salvador en el cual poner nuestra confianza quien no solo nos enseñara a cumplir la voluntad de Dios, sino que también extendiera Su gracia ¡por nuestras insuficiencias!

Los mecanismos para una vida plena se encuentran en el cumplimiento de las expectativas de Dios. Cualquier cosa está destinada a aquello que será quemado, que costará y que dolerá. Vacío. Satisfacción parcial. Palabras asociadas a un enfoque centrado en sí mismo y en deseos equívocos. Teme a Dios. Ámalo. Adóralo. Obedécelo. {Mira Nehemías 1:5-11 para ver como se cumplen estas cuatro expectativas}. Ve más allá y escribe tus propias expectativas de vida. Enfócate en los deseos de Dios y luego adáptalo a aquello que creas que Él quiere que hagas. Esta divina comunión es el néctar que hace que la vida sea dulce.

 

INSPIRACIÓN DE JEANNE GUYON

Alguien que disfruta a Dios en un nivel inexplicable ha adquirido un gusto muy refinado y no se deja complacer fácilmente por las cosas de este mundo. Alguien que ha conocido este gran estado y luego abandona a su Señor y se culpa a sí mismo por las ofensas hacia Él es alguien que sólo lo buscó por Sus delicias y Sus beneficios. Seremos sabios si lo buscamos únicamente por quien Él es.—Jeanne Guyon en Final Steps in Christian Maturity (Pasos Finales en la Madurez Cristiana).

 

©2014 Daniel York  ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

 

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)

Cuando el cocodrilo se suelta

En el 2010, en la República Democrática del Congo, un hombre decidió hacer dinero vendiendo un cocodrilo así que puso al reptil de casi un metro en su mochila e ilegalmente lo metió a bordo de un Let L-410 Turbolet de fabricación checa que volaba de Kinshasa. El cocodrilo masticó su salida produciendo una estampida entre los aterrorizados pasajeros. Ese movimiento repentino causó que el avión diera vueltas y se estrelle en una casa no muy lejos de su destino final. Diecinueve personas murieron con un solo sobreviviente para contar la horrorosa historia. Irónicamente, el cocodrilo también sobrevivió solo para ser asesinado con un machete por los rescatistas que se encontraban en la escena. [1]

Estoy seguro que el contrabandista nunca consideró que este coco causaría un accidente aéreo. Ese es el problema con aquellos que quiebran la ley con el propósito de ganar algún beneficio.

 

MEDITACIÓN EN LAMENTACIONES 1:9

Lamentaciones 1:9—Sus vestidos están llenos de inmundicia; no tomó en cuenta lo que le esperaba. Su caída fue sorprendente; no hubo nadie que la consolara. ¡Mira, Señor, mi aflicción! ¡El enemigo ha triunfado!

Jeremías vivió durante el periodo más crucial de la existencia de Judá como reino. A través del reinado de cinco reyes, este profeta advirtió a sus compatriotas que se arrepientan de su maldad o sufrirían la pérdida de su tierra. Amargamente observó como el rey babilonio Nabucodonosor avanzó para derrotar y destruir Jerusalén y el santo Templo en el 586 a.C. El libro de Lamentaciones es su desgarradora descripción de un pueblo deportado.

Los judíos no escucharían al portavoz de Dios. No, ellos prefirieron quemar incienso a ídolos extraños, sacrificar a sus hijos y quemar ofrendas a Baal, e ignorar los mandamientos de Dios (Jer. 19: 4,5). Rehusando considerar las consecuencias de sus acciones fueron juzgados y hallados culpables por Aquel que por siglos había perdonado sus rebeliones.

Cuando una nación es inmoral y rehúsa considera su final, éste no está muy lejano. Su ruina será asombrosa y no habrá quién la consuele. Cuando el cocodrilo se suelta no esperes que haya paz en la cabina.

 

INSPIRACIÓN DE NORMAN COUSINS

La sabiduría consiste en anticipar las consecuencias.—Norman Cousins

 

[1] http://http://www.elmundo.es/elmundo/2010/10/22/internacional/1287763299.html

 

©2014 Daniel York  ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

 

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)

Por medio del Espíritu

Addicere tiene serios problemas. Ella está obsesionada con la pornografía y no se atreve a tomar siquiera un sorbo de alcohol o pronto se emborracha. Esta joven es asombrosamente talentosa y proviene de un hogar de padres amorosos que la criaron con fuertes valores morales. Sin embargo, a pesar de su buen ejemplo, su hija está en un camino que terminará en tragedia si no llega a un punto de comprensión espiritual.

Como la mayoría de personas bien intencionadas, Addicere nunca se propuso ser una adicta. Simplemente quería divertirse con sus amigos. Aunque la mayoría de ellos sabía cuándo detenerse, su fuerte naturaleza compulsiva consistentemente la llevaba más allá de las líneas de la prudencia. En dos ocasiones estuvo a punto de morir por manejar ebria. Aún peor, como ella es compulsiva, realmente no logra entender que no puede arreglar sus problemas con su propia fuerza. Ella sabe el número de días que ha permanecido sobria y le rinde cuentas a un grupo de amigos. Sin embargo, permanece alejada de Dios porque siente que Él la deja sola. Ni siquiera está segura de que Él exista lo que va minando su alma.

MEDITACIÓN EN ROMANOS 8:12,13

Romanos 8:12,13—Por tanto, hermanos, tenemos una obligación, pero no es la de vivir conforme a la naturaleza pecaminosa. Porque si ustedes viven conforme a ella, morirán; pero si por medio del Espíritu dan muerte a los malos hábitos del cuerpo, vivirán.

Addicere puede ser el extremo, pero eso no debería volvernos petulantes. No puedo decirles todas las veces que me he puesto metas para eliminar malos hábitos o patrones de pensamiento no saludables, sólo para fallar. Aquí está una verdadera declaración. No puedo matar las obras de mi carne yo mismo. Necesito ayuda. Sí, puedo mejorar mi comportamiento y aún mi actitud. Pero mi corazón es otra cosa—aún en medio de la alabanza los pensamientos inapropiados brotan sin importar cuan fuertemente intente suprimirlos. ¿Entonces qué hago?

Afortunadamente hay un Dios, y Él si me creó. Él entiende mis desafíos así como lo hace con los desafíos que cada persona en el planeta tiene que enfrentar. Considera por un momento, que aún en la presencia de Jesús—el compañero perfecto a quien rendir cuentas, Sus seguidores no podían evitar decir o hacer cosas incorrectas (veamos Mateo 26:75, Marcos 9:34). Por esta razón, Jesús prometió enviarles el Espíritu Santo que los guiaría a toda verdad (Juan 16: 7, 13). Es por esta razón que Pablo, en el pasaje mencionado arriba, menciona que es por el Espíritu que podemos matar nuestra carne y sus deseos pecaminosos.

Addicere nunca tendrá éxito para superar sus deseos sin la ayuda del Espíritu Santo. Tampoco lo haré yo. La clave para un carácter reedificado, un comportamiento exitoso, y una vida plena están supeditados a nuestra dependencia en el Espíritu. ¿Cómo hacemos esto? Tenemos éxito: al reconocer nuestra propia incapacidad; al pedir Su ayuda; y, al obedecer mediante una acción, aquello que Él pone en nuestra conciencia y mente que hagamos. Como apliquemos esa pequeña palabra “por medio” nos define a ti y a mí.

Si quieres vivir, confía en el Agente correcto. Si quieres fallar, trata de solucionarlo todo por ti mismo o a costa de otras personas. Addicere necesita al Espíritu Santo si es que quiere vivir una vida exitosa. También nosotros, por medio del Espíritu. Así lo hacemos, para la gloria de Dios.

 

 

©2014 Daniel York  ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

 

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)

Aceptando el otoño (Fawn Stephens)

MEDITACIÓN EN JOEL 2:23

Joel 2:23—Alégrense, hijos de Sión, regocíjense en el Señor su Dios, que a su tiempo les dará las lluvias de otoño. Les enviará la lluvia, la de otoño y la de primavera, como en tiempos pasados.

Otra vez es ese tiempo. La temporada-de-entre-temporadas, los días en la conjunción del verano con el otoño. No es ni lo uno ni lo otro, pero tiene de ambos. El clima empieza a cambiar, y por primera vez en mi vida yo estoy esperando los ‘colores del otoño’ al norte de Nueva York. La luz solar luce un poco diferente, más dorada, y cada cierto tiempo la brisa lleva consigo una nueva sensación; fresca y con olor a tierra. Sin embargo, los días aún son lo suficientemente cálidos como para usar polos. Los niños están de regreso en las escuelas (¡yo también!) pero cuando regresan a casa, se ponen shorts y corren a los columpios para disfrutar los que parecieran ser los últimos minutos de un verano que se desvanece.

El otro día le dije a mi esposo que ya van varios años que tengo “problemas” con la estación de otoño.

“¿Problemas?” me respondió. “¿Cómo cuáles?”

Le dije que siempre siento que estoy en desventaja, o que me he perdido (o estoy perdiendo) momentos preciosos; como si el tiempo se pasara muy rápido. Mis pensamientos me dicen que no he hecho un buen trabajo en crear recuerdos memorables en la vida de mi familia, y sin esos recuerdos, es como si el tiempo de alguna manera careciese de valor. Durante el verano las cosas son simplemente más despreocupadas; las alegrías de la vida se dan más fácilmente, sin las preocupaciones del tiempo. El otoño trae consigo recordatorios visuales de que la ‘despreocupación’ está finalizando. Las hojas cayendo junto a las noches frías y los horarios de clases son crueles recordatorios de que la vida tiene temporadas con menos espacio para una vida lánguida. Es mejor adaptarse.

Analizar esto me hace pensar en otro tipo de problemas, como el de la caída humana, la caída de la perfección—por despreocupados. Este otoño me recuerda cuando todo lo que apesta en esta vida aparece, mi pecado, junto a la condenación que lo acompaña – sentirse inadecuado, abrumado, detrás, y no lo suficientemente bueno.

De alguna manera estos dos “problemas” estás conectados en mi cabeza.

La mayor distracción que tengo es no sentirme lo suficientemente buena. Quizás tú también. Cada día, mis ojos se enfocan en mí misma. No de la manera “miren que grandiosa soy”, ni siquiera con el “debo tener esto para ser feliz” sino tratando de obtener aprobación – tu aprobación, mi aprobación, y por sobre todo, la aprobación de Dios. Así que, en lugar de ser capaz de apreciar la belleza de la hermosa temporada a mí alrededor, estoy deseando que no venga, para que no me recuerde mis imperfecciones, mis fallas. En lugar de recordar que la gracia de Dios me cubre totalmente y que soy completa y hermosa para Él, estoy deseando poder ser una mejor cristiana para no recordar lo que me falta.

La única manera de que el (problema) no me abrume con la idea de que no soy suficiente es aceptando el otoño. Mirarlo tal como es – una estación que nos recuerda que aún en la muerte, Él trae belleza. Descansando en la idea de que ya tengo la aprobación de Dios, puedo dejar de intentar que sucedan cosas, y disfrutar lo que ya está aquí. Sabiendo que lo mejor está aún por venir, hoy, voy a ver las hojas caer y le daré gracias a Dios por Su plan de redención. Le voy a agradecer porque de alguna manera trae vida de la muerte. Tal y como asoma la vida justo detrás de las hojas muertas que van cayendo.

Deja de desear ser suficiente. Si conoces a Su Hijo, Jesús, en Sus ojos, tú ya lo eres.

INSPIRACIÓN DE GRAHAM COOKE

La gracia es esa presencia poderosa de Dios que te permite ser lo que Él ve cuando te mira.-Graham Cooke

 

©2014 Daniel York  ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

 

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)

Respondiendo correctamente

Cabe y Rhonda están desperdiciando sus vidas. Él es alcohólico y ella una gastadora compulsiva. Cuando se enamoraron, sus debilidades crearon un mal espiral. Rhonda se frustra por las largas horas de trabajo de Cabe así que ella lo interioriza gastando en juergas. Cuando Cabe recibe el estado de cuenta de la tarjeta de crédito se enoja tanto con Rhonda en su interior que sabe que dirá cosas de las cuales se va a arrepentir así que prefiere emborracharse. Desafortunadamente lo que sale de su boca estando borracho es mucho peor. Tristemente, ambos conocen a Dios y reconocen que su comportamiento es inaceptable, pero no están listos para salir de su espiral pronto por la manera como son tratados por otros cristianos.

MEDITACIÓN EN GÁLATAS 6:1

Gálatas 6:1—Hermanos, si alguien es sorprendido en pecado, ustedes que son espirituales deben restaurarlo con una actitud humilde. Pero cuídese cada uno, porque también puede ser tentado.

¿Alguna vez has hecho algo malo solo para sentirte peor por la paliza verbal que recibes de otro cristiano? Probablemente el apóstol Pablo lo haya experimentado cuando él o alguien cercano a su círculo tambaleó e inmediatamente sintió la ira santa de otros creyentes. Ciertamente él era consciente del impacto que su exhortación tuvo en los creyentes de Corinto al disciplinar a uno de sus miembros que había pecado. Él les vuelve a escribir, “Para él es suficiente el castigo que le impuso la mayoría. Más bien debieran perdonarlo y consolarlo para que no sea consumido por la excesiva tristeza.” (2 Co. 2:6-8).

Pablo entendió que un espíritu gentil era primordial para que ocurra la restauración. Esto es verdad por muchas razones. El que corrige puede fácilmente volverse juzgador, insensible y aún “más-santo-de-lo-que-pensó.” Ese tipo de comportamiento puede luego alienar a aquel que está siendo corregido, o puede hacer que él o ella actúen cada vez más a la defensiva.

Pero hay otra razón para ser gentil. Aquel que corrige está parado en las alturas morales y es susceptible de caer en el orgullo por sentirse más justo. Dios sabe muy bien de qué manera nuestro concepto enmascara nuestra propia hipocresía y con qué rapidez podemos reprender a otros solo para tropezar. Jesús, en Mateo 7:4 dijo a Sus oidores, “¿Cómo puedes decirle a tu hermano: ‘Déjame sacarte la astilla del ojo’, cuando ahí tienes una viga en el tuyo?”

Imagina lo que sucedería si los amigos de Cabe y Rhonda les pidieran visitarlos. ¿Qué pasaría si humildemente oraran por ellos y gentilmente les mostraran aquello que puede traerles sanidad? ¿Qué pasaría si ellos escucharan antes de terminar sermoneando? Sospecho que la restauración sería más común si de manera honesta tratáramos a los demás de la manera como queremos ser tratados. Algo para pensar… en reveración

INSPIRACIÓN

La crítica, como la lluvia, debería ser lo suficientemente gentil como para nutrir el crecimiento del hombre sin destruir sus raíces.—Frank A. Clark

Señor, danos la sabiduría para pronunciar palabras que sean gentiles y tiernas, porque puede ser que mañana tengamos que comérnoslas.—Mo Udall

 

©2014 Daniel York  ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

 

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)