No hay otro

MEDITACIÓN EN DEUTERONOMIO 4:39,40

Deuteronomio 4:39-40—Reconoce y considera seriamente hoy que el Señor es Dios arriba en el cielo y abajo en la tierra, y que no hay otro. Obedece sus preceptos y normas que hoy te mando cumplir. De este modo a ti y a tus descendientes les irá bien, y permanecerán mucho tiempo en la tierra que el Señor su Dios les da para siempre.

            El último día del año es épico en muchas maneras. Para aquellos que experimentaron un año difícil es finalmente el cierre de un calendario y con ello aumenta la esperanza de tener un mejor año. Al otro lado del espectro están aquellas almas felices que aman cualquier excusa para festejar ruidosamente, para deleitarse en los finales y en los comienzos. A mis perros les desagradaría esta multitud porque sus juegos artificiales los llevarían al límite y a menos que los lleve adentro no dejarían de ladrar.

            Los optimistas sonreirán con anticipación por un nuevo año y la oportunidad de registrar resoluciones significativas. No les recuerdes el hecho de que muchas de esas metas duran tanto como el árbol de navidad—no están interesados en escuchar negatividad. Los pragmáticos que desprecian el alboroto y desearían que las personas simplemente “maduren” y actúen tan seriamente como lo hacen ellos, no le dan mucho valor al 31 y es mejor dejar que encuentren su propia esquina solitaria.

¡Épico! Juegos, reuniones, descuentos en las tiendas, y el frenesí por encender aún el cabello mojado si fuera posible—todo forma parte de finales y comienzos. Pero hoy, haremos muy bien en escuchar a Moisés y reconocer lo que es más importante. Recuerda—que un omnipresente, eterno Padre no solamente existe, sino que te ama a ti y a mí. ¡No hay nadie como Él!

No dejes que la hiperactividad o la depresión, la celebración o el relajamiento definan tu enfoque. El Todopoderoso, siempre vigilante, inconmovible DIOS de la tierra y el cielo quiere tu atención. Mira más allá del día y la fecha y envuelve tu corazón en lo que es más importante. Sigue al Señor y has lo que Él quiere para que tú y tus hijos puedan florecer y puedas disfrutar de la vida que Él planeó para ti en este ¡planeta en constante movimiento! Algo mejor para pensar… en reveracción!

INSPIRACIÓN DE A.W. TOZER

Dejad a cualquier hombre volverse a Dios, dejadle que se ejercite en la santidad; que trate de desarrollar sus facultades espirituales con fe y humildad, y ya veréis los resultados, mucho mayores que en los días de flaqueza y debilidad.—A.W. Tozer en La Búsqueda de Dios

 

©2014 Dan York ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)

Decir adiós a…

MEDITACIÓN EN PROVERBIOS 3:9

Proverbios 3:9—Honra al Señor con tus riquezas y con los primeros frutos de tus cosechas.

Esta mañana tuve un pensamiento innovador concerniente a Proverbios 3:9. Una de las maneras en que honro a Dios con mis posesiones (aparte de diezmar) es despojándome de ellas. Mientras Kathleen y yo empacamos nuestras cosas para mudarnos a Colorado Springs, nos vamos dando cuenta que no necesitamos llevar muchas cosas.

Las posesiones requieren tanto atención como energía y en algún punto puedes desperdiciar ambas cosas. Por ejemplo, ¿por qué tengo que mover cajas de libros que ya leí (o nunca leeré)? ¿Para qué necesitamos dos perforadores cuando uno es suficiente? Reducir el tamaño de las cosas puede ser una expresión de adoración. En lugar de fijar nuestra mirada en aferrarnos a las cosas necesitamos ensancharla para desprendernos de ellas.

Durante un tiempo de gran dolor, el Señor nos sacó de California a través de corazones generosos de la Iglesia Bautista Southwest Hills. Él nos llevó a Tigard y nos dio veintitrés años valiosos en Oregon. Ahora ha llegado el tiempo de decir adiós a:

Las posesiones que servirán mejor a otros

Los vecinos mientras nos preguntamos al lado de quiénes viviremos

Los amigos de un lugar para renovar amistades y hacer nuevos amigos en otro lugar

Los paisajes, sentimientos, sonidos y fragancias familiares

Un hogar que ha sido escuela, refugio, santuario y espacio para compartir

Un estudio que ha grabado canciones, llantos, risas, entusiasmo, debates y silencio

Árboles que hospedaron ardillas, cuervos, petirrojos, charas azules, gorriones y halcones

Flores que alimentaban a los colibríes, abejorros, abejas y mariposas

Un patio que hospedó arañas, gusanos, babosas, escarabajos, pulgas, mapaches, zorrillos, cuatro perros, cuatro gatos, dos ratas, un conejo, una tortuga y a ranas y grillos cantores

Una familia que pronto estará lejos (la parte más difícil) para abrazar a una familia que espera nuestra llegada

 

 

De una cosecha nor-occidental a un campo rocoso-montañoso. Decir adiós no es fácil pero es un gran recordatorio de la verdad de que éste es solo un viaje temporal hacia nuestro eterno hogar con nuestro maravilloso Padre—algo para pensar… en reveración.

Inspiración de Max Lucado

Dichosos, entonces, los que sostienen sus posesiones terrenales en palmas extendidas. Dichosos los que, si todo lo que poseen les fuese quitado,  a lo sumo les causaría un inconveniente, porque su verdadera riqueza está en otra parte. Dichosos los que dependen totalmente de Jesús para su gozo.—Max Lucado en El Aplauso del Cielo.

 

©2014 Dan York ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)

Luz de las estrellas

Palmer Bailey, “el hombre de las estrellas y las rocas,” comparte con nosotros información fascinante sobre la luz de las estrellas. Podemos aprender cosas asombrosas al examinarlas cuidadosamente. ¿Sabías que el color de una estrella lo determina la temperatura de su superficie? Las estrellas más calientes son casi azules, las menos calientes son blancas y las más frías son las rojas. Y aunque las estrellas puedan parecer apiñadas todas juntas desde nuestro punto de observación, de hecho pueden pertenecer a galaxias completamente distintas.

Cuando examinamos los detalles de la luz de una sola estrella, Palmer enseña que podemos calcular su temperatura, composición, movimiento y aún podemos usar esa información para calcular el tamaño de nuestro propio sistema solar.

MEDITACIÓN EN LOS SALMOS 147:4, 148:3

Salmo 147:4—Él determina el número de las estrellas y a todas ellas les pone nombre.

Salmo 148:3—Alábenlo, sol y luna, alábenlo, estrellas luminosas.

El apóstol Pablo escribió a los creyentes corintios, “Uno es el esplendor del sol, otro el de la luna y otro el de las estrellas. Cada estrella tiene su propio brillo” (1 Co. 15:41). Pablo animó a los creyentes filipenses a vivir vidas puras “para que sean intachables y puros, hijos de Dios sin culpa en medio de una generación torcida y depravada. En ella ustedes brillan como estrellas en el firmamento” (Fil. 2:15). Quizá él haya adquirido este pensamiento del profeta Daniel quien cientos de años antes escribió, “Los sabios resplandecerán con el brillo de la bóveda celeste; los que instruyen a las multitudes en el camino de la justicia brillarán como las estrellas por toda la eternidad” (Dan. 12:3).

Dios hizo cada estrella intencionalmente y las colocó en los cielos. Cuando miramos arriba en las noches podemos ver lo asombroso de Su obra de arte y nos anima a pensar de que nosotros también somos parte de Su creación—¡hechos para brillar y para alabarle!

¿Cuál es tu color? ¿Eres casi azul por la temperatura de tu superficie de una vida vivida para la gloria de Dios? Cuando las personas te ven ¿pueden deducir cuál es tu temperatura, composición, movimiento y proximidad al Hacedor? Que podamos seguir las palabras de Jesús quien dijo “Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo” (Mt. 5:16).

INSPIRACIÓN DE WATCHMAN NEE

Porque esto está claro, que separarnos del mundo hoy, y privarlo de su única luz, de ninguna manera glorifica a Dios. Únicamente frustra Su propósito en nosotros y en la humanidad.—Watchman Nee en Love not the World (No ames al mundo):

 

©2014 Dan York ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)

El corazón está donde está el hogar (Fawn Stephens)

Estamos en California para pasar los últimos días de vida de mi suegro. De hecho todavía no ha sido promovido al cielo pero le han dado solo unas semanas de vida. Mi esposo está cuidando de él hasta que Jesús lo lleve a Su hogar, o sea sanado aquí en la tierra – lo primero que suceda. Llegamos de Nueva York, a donde recientemente nos habíamos mudado de Oregon, en nuestro camino a Suiza y luego a Indonesia.

¿Mareado? Yo también

Siempre me ha encantado viajar – nunca me he sentido mal con los viajes de ida y venida. De hecho tengo una extraña afinidad con los aeropuertos y los hoteles. Aún los autos rentados son emocionantes para mí. Raro, lo sé. Pero, esa soy yo.

Nuestra familia ha estado mudándose en los últimos tres años. Hasta hemos vivido en una casa rodante durante un par de estos años así que podíamos llevar nuestro ‘hogar’ con nosotros. Hemos volado en el avión de un amigo ida y vuelta, y manejado todo tipo de transporte público imaginable mientras nos quedábamos en todas las cadenas principales de hoteles.

Solo este año hemos dormido en 35 hogares diferentes (adicionalmente a los hoteles). No me malinterpreten – ha sido maravilloso. El cuerpo de Cristo es verdaderamente una cosa milagrosa, la forma en que el Espíritu Santo nos une y provee relaciones instantáneas. Nuestra familia aquí en los Estados Unidos se ha triplicado.

En la medianoche de un martes en California, todo ese viaje me alcanzó. Exhausta, y mentalmente agotada, me quedé en mis pijamas mirando un confortable con cobertor de lunares. Era la tercera noche en el hogar de personas que acababa de conocer – maravillosas, gente amorosa experta en hacer que los recién llegados se sientan en casa. Pero, cuando intenté ir a la cama, no pude recordar cuál era mi lado.

Como no podía recordar dónde había dormido las dos noches anteriores, pensé, “Bueno, ¿de qué lado duermo cuando estoy en mi hogar?” Hogar… hogar… ¿dónde está mi hogar? Cuando no pude recordar dónde vivimos, supe que había un problema. Se supones que debes ser capaz de recordar dónde vives ¿no? Después de hacer un poco de memoria, pude finalmente pensar en cómo se ve nuestro hogar actual y qué lado de la cama debía ser el mío.

Sintiéndome bastante mareada después de todo eso, cayó una pequeña lágrima y oré, “Señor, sé Tú lo que sea que necesito ahora. Ni siquiera estoy segura de lo que es… pero, por favor ten compasión de mí y sostenme firme. Siento como si estuviera flotando, sin hogar.”

Luego rápidamente me quedé dormida.

Al siguiente día, Dios me tuvo compasión y me recordó en Su Palabra cuánto Él me ama cuando me llevó directamente a Juan 14:23.

Le contestó Jesús: El que me ama, obedecerá mi palabra, y mi Padre lo amará, y haremos nuestra viviendo en él.

Jesús en mí es mi hogar. Dios viviendo en mi corazón es mi hogar. Esto significa que puedo llevar mi hogar dondequiera que vaya. No siquiera tengo que engancharlo como la casa rodante. Con esta perspectiva ligeramente diferente, tengo paz de saber que mi hogar es dondequiera que estoy, porque donde yo estoy, mi Padre, mi Salvador, y mi Ayudador están allí conmigo.

[Esto me recuerda un artículo que hace bastante tiempo una esposa misionera de Helimission me dio llamado “The Irony of the Snail” (“La ironía del caracol”).

 

 

©2014 Fawn Stephens ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)

Ojos marrones (Sarah Tegtmeier)

Como madre de un niño de dos años, estoy aprendiendo más y más sobre el significado de la familia y el rol que juega al formar la identidad. No es poco común para el pequeño Jadon, con sus ojos grandes y cabello desordenado, señalar emocionado las características que como familia tenemos en común. A él le encanta hacer una lista de todos nuestros nombres, seguido por “¡ojos marrones!” o “¡cabello marrón!” Cada vez que termina su lista, nos mira a su papá o a mí, esperando ansioso por la afirmación de que sí, cada uno de nosotros tenemos ojos o cabello marrón. En este inocente y adorable intercambio, escucho a un corazoncito vulnerable expuesto. Él tiene una pregunta en su corazón que espera que su papá o yo respondamos: ¿Pertenezco? ¿Encajo? ¿Me parezco a ti?

De lo que me he dado cuenta es que yo también, veinticuatro años mayor, llevo la misma pregunta en mi corazón: ¿A dónde pertenezco? ¿A quién le pertenezco?

 

MEDITACIÓN EN ROMANOS 8:14-16

Romanos 8:14-16—“Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios. Y ustedes no recibieron un espíritu que de nuevo los esclavice al miedo, sino el Espíritu que los adopta como hijos y les permite clamar: “¡Abba! ¡Padre!” El Espíritu mismo le asegura a nuestro espíritu que somos hijos de Dios.

No hace mucho tiempo mi familia y yo estuvimos involucrados en una casa iglesia. Durante una de las reuniones con este cuerpo, el líder de alabanza empezó a cantar una canción espontánea, “Cuando me miro en el espejo, me parezco a Ti.” Primero, dudé, mirando a mí alrededor para ver si alguien más estaba cuestionando el sentido teológico de tal clamor. ¿Quién soy yo para clamar que me parezco a Jesús? Sin embargo, al ir meditando en la letra en las semanas siguientes, me di cuenta que si somos hijos de Dios, entonces cuando nos miramos al espejo, aunque no nos vemos exactamente como Él si nos parecemos a Él.

Así como las familias naturales pueden compartir hoyitos o cachetes grandes, nosotros también exhibimos los trazos de nuestro Padre. La belleza de esta verdad es que mi hijo Jadon no tiene que intentar tener ojos marrones como los míos – simplemente los tiene. Él no tiene que intentar tener la barbilla partida de su papá – simplemente la tiene. Es así que, cuando somos llenados con el Espíritu Santo, Sus trazos de amabilidad, paciencia, y amor fluyen a través de nosotros. El Espíritu mismo dentro de nosotros da testimonio a nuestra inquisitiva alma que Dios es nuestro Padre, nuestro “¡Abba!”.

Es hermoso que Dios haya colocado esta pregunta de “¿A dónde pertenezco?” muy dentro de nosotros y que no la haya dejado sin respuesta. Su Espíritu mismo afirma ¡que le pertenecemos! Lo que es más, si me llena de gozo escuchar a Jadon proclamar nuestra semejanza, cuánto más traerá deleite al corazón de Dios Padre escucharnos aceptar lo que Él ya ha dicho de nosotros. A través de Su Espíritu de adopción somos Sus hijos y ¡nos parecemos a Él!

 

©2014 Sarah Tegtmeier ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)

“¡Debes malversar dinero!” (Isaac Kalonji Mukendi)

Permítanme compartir con ustedes una historia corta que ocurrió del 2005 al 2007. Yo fui elegido para supervisar el comité financiero de la escuela donde estaba enseñando inglés. Fui recibido de inmediato por el director. Él me dijo:

Tienes que abrir los ojos, yo necesito dinero y ésta es una oportunidad que no puedes perder. Debes malversar dinero y organizar tu vida. Recuerda que una oportunidad como esta no se repite dos veces. Sé que eres pastor pero olvídate de eso y consigue dinero. Si aceptas colaborar conmigo haré todo lo que pueda por mantenerte en esta posición tanto como sea posible de lo contrario lo vas a lamentar.

Él me aconsejó que me apropie ilícitamente del dinero para nuestras necesidades egoístas y me olvide de los maestros y trabajadores.

Luego me reuní con los miembros del comité para informarles lo que el director me había instruido. Añadí que era un desafío pero debíamos pararnos firmes porque no habíamos sido elegidos para seguir esa instrucción inmoral. No necesitábamos servirnos a nosotros mismos sino servir honestamente y de manera correcta a nuestros colegas. No era fácil pero sí posible. ¿Saben lo que pasó?

En los siguientes dos años trabajamos duro y de manera correcta para servir a nuestros colegas. Ellos estuvieron felices y fueron confiados y competitivos. Las cosas mejoraban pero el director siempre estaba molesto conmigo y un día me llamó a su oficina para expresarme su desacuerdo.

Siento que no hayas entendido mi visión. No eres digno de trabajar a mi lado. Debes renunciar al comité. De lo contrario haré todo lo posible para que el departamento de educación te envíe a la escuela más pequeña para que aprendas de tu error.

Él me intimidó y me dijo que estaba listo hasta para envenenarme. ¿Imagina trabajar en esa condición tan peligrosa? ¿Qué pasaría si dejaba de trabajar con el comité?

Un año después fui asignado a la escuela más grande y dos años después el director fue asignado a la escuela más pequeña en las afueras de la ciudad. Se negó a ir así que el departamento de educación lo liberó de sus tareas.

Siempre he sufrido una presión social similar en todas partes aún entre mis familiares. Las personas quieren ir por el camino corto para obtener dinero fácil, rápido a costa de lo que sea. Pueden apropiarse de lo ajeno, robar, hacer fetiches y unirse a fraternidades mágicas con tal de lograrlo.

Meditación

Mateo 5:13-Ustedes son la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve insípida, ¿cómo recobrará su sabor? Ya no sirve para nada, sino para que la gente la deseche y la pisotee.

Sé que no es sencillo mantener nuestra condición de sal en este mundo pero es necesario. Nuestra sal es comparada con la honestidad e integridad. El cristianismo sin valores morales no puede producir cambios.

©2014 Dan York ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)

Con lazos de amor

MEDITACIÓN EN OSEAS 11:3,4

Oseas 11:3,4—Yo fui quien enseñó a caminar a Efraín; yo fui quien lo tomó de la mano. Pero él no quiso reconocer que era yo quien lo sanaba. Lo atraje con cuerdas de ternura, lo atraje con lazos de amor. Le quité de la cerviz el yugo, y con ternura me acerqué para alimentarlo.

Juan y Ana encontraron a una pequeña huérfana pelirroja, Lo-ruhamah, malnutrida y maltratada. Ellos la llevaron a su hogar, la adoptaron y la criaron con gran sabiduría y compasión. Ana la vestía con vestidos amarillos, el color favorito de Loru. La cuidaba hasta sanar cuando se enfermaba. Cuando los chicos en la escuela se burlaban de ella, Juan tiernamente la abrazaba, le hacía canciones felices y consolaba su herido corazón. Loru sabía lo que significaba estar segura, ser bendecida con provisiones y recibir una excelente educación.

Tristemente, cuando Loru se convirtió en adulta, constantemente tomó malas decisiones. A pesar de todo, sus padres la rescataron de la pobreza y continuaron ayudándola. Hasta que un día ella les dijo que estaba harta de su interferencia y que no los amaba más. Ella prefería entregarle todo su afecto y lealtad a las muñecas que había hecho con sus propias manos porque éstas le daban sentido y dirección. Ella les pidió a su madre y padre que se alejaran y la dejaran en paz.

Juan y Ana experimentaron una profunda confusión, tristeza, ira y rechazo. Un dolor de la peor dimensión atravesó sus cuerpos. Quietamente se hicieron a un lado en las subsiguientes décadas mientras Loru cosechaba las consecuencias de su necia vida. Ellos la vieron chocar, fallar, renunciar, culpar, condenar, mentir, robar y deshonrar su propio cuerpo con una maldad impronunciable. Sin embargo cuando ella volvió en sí y les rogó su ayuda, ellos regresaron y amorosamente la bendijeron.

Puede parecer ridículo que una mujer adore muñecas, pero ¿acaso no es cierto que si observamos de cerca encontraremos a personas adorando las cosas más absurdas? Y aunque esta historia es ficticia, de alguna manera describe lo que elocuentemente Dios le recordó a Oseas acerca de Su amor por la rebelde Israel.

He visto a hijos atados a cuerdas elásticas que sus padres usaron para guiarlos y protegerlos de ser dañados. De igual forma en la meditación de arriba, Dios le recordó a Israel de Sus lazos de amor. Con amor Él los guió fuera de Egipto, a través de tierras desoladas, y dentro de la Tierra Prometida. Cuando las naciones extranjeras la conquistaron y forzaron a una esclavitud impronunciable, fue Dios quien poderosamente los rescató como un granjero que le arranca el pesado yugo a una vaca cansada de arar.

El libro de Oseas muestra cuán lejos llegaría Dios por amor a Su pueblo y lo deja entrever en 11:1 con la venida del Mesías. Dios prometió, “Yo corregiré su rebeldía y los amaré de pura gracia, porque mi ira contra ellos se ha calmado” (14:4). ¡Él sabía que siglos después los hombres clavarían a Su Hijo en una cruz! La expresión celestial “con lazos de amor” fue atada en muerte. Uno pensaría que el asesinato sería la gota que derramó el vaso para la raza humana. En su lugar fue la cuerda divina extendida más allá de la muerte que nos lleva al hogar. San Juan Crisóstomo dijo, “En la cruz conocemos la gravedad del pecado y la grandeza del amor de Dios para con los hombres.”

INSPIRACIÓN DE CORRIE TEN BOOM

No hay hoyo tan grande, que el amor de Dios no haya penetrado.—Corrie ten Boom

 

©2014 Dan York ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)

Desde un corazón puro

El día que nació Arturo su padre abandonó a su madre por otra mujer. Así que el muchacho y sus hermanos fueron criados por su valiente madre. Pero entonces ella enfermó gravemente. Llamándolo a su lado, empezó a darle instrucciones finales en su lecho de muerte. El muchacho devastado empezó a clamar, “mamá, no te mueras, no te mueras.” Y aunque no era cristiano, sabiendo que debía existir un Dios, oró y le pidió al Señor que la salve porque ellos eran muy pequeños para quedarse sin mamá. Sorprendentemente, Dios inmediatamente la sanó y alargó su vida por muchos años más.

En 1991 Arturo se convirtió en seguidor de Jesús. Él descansó fuertemente en su fe por un periodo de dieciocho meses durante los cuales perdió a siete miembros de su familia (incluyendo a su madre) debido al VIH. Durante la secundaria, una joven entró a su habitación e intentó seducirlo, pero Arturo sabía que estaría mal ceder, así que a diferencia de sus compañeros, resistió las propuestas de la chica. Más adelante se enteró que ella también murió de SIDA.

Arturo me compartió que en aquellos días en Uganda, si diez jóvenes adultos iban a la universidad—cuatro sobrevivían y el resto moría de VIH debido a que la cultura era muy promiscua. Hoy, Arturo sirve como Pastor Asistente en una iglesia de más de 10,000 personas. Su vida está una luz que brilla en la ciudad de Kampala debido a que él se propuso vivir una vida en pureza.

MEDITACIÓN EN 2 TIMOTEO 2:22

2 Timoteo 2:22—Huye de las malas pasiones de la juventud, y esmérate en seguir la justicia, la fe, el amor y la paz, junto con los que invocan al Señor con un corazón limpio.

Nota en el pasaje mencionado arriba que el apóstol Pablo le da a Timoteo una gran pista sobre como tener éxito en llevar una vida santa. ¡Alíneate con aquellos que oran desde la posición de un corazón puro! ¡Aquellos que pueden acercarse a Dios desde una posición no contaminada son el tipo de personas con las que queremos asociarnos y el tipo de personas que deberíamos desear ser!

Estoy seguro que Dios vio dentro del corazón del joven Arturo cuando respondió a su oración. ¿Conoces a gente que te hace sentir mejor simplemente por estar en su presencia? Arturo es una de esas personas. Él irradia confianza. Su rostro es el de un hombre inclinado a hacer lo correcto. Él es un hombre al cual alinearse para vivir correctamente.

Nuestro equipo de First Cause pudo experimentar un ministerio asombroso en Uganda gracias al apoyo administrativo de Arturo al preparar nuestro viaje. Después cuando lo fuimos conociendo mejor nos dimos cuenta que cuando él clama al Señor lo hace desde una posición de rectitud. Bill Perkins escribió en el experimento Jesús “Creo que tomamos nuestras cruces cuando morimos a nuestros deseos egoístas y abrazamos los deseos puros de Dios. Tomamos nuestras cruces cuando entramos a un lugar de soledad y oración y derramamos nuestros corazones a Dios.” ¡Huye! ¡Persigue! ¿Camina con aquellos que claman desde un corazón puro!

 

©2014 Dan York ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)

Mantente firme

Dimitri estaba determinado a educar a sus hijos con la Biblia en un tiempo en el que Rusia estaba dominada por el comunismo. Pronto, los vecinos se unieron a este estudio bíblico que creció a 75 personas atiborradas en su pequeña casa y otras oyendo desde afuera. Durante un tiempo de compañerismo, fue arrestado por un oficial que, junto a sus soldados, irrumpió molesto porque se había rehusado a dejar de enseñar la Biblia. Mientras se retiraban, la pequeña abuela apuntando con su dedo al oficial declaró, “Ha puesto sus manos en un siervo de Dios y NO sobrevivirá.” Dos noches más tarde, aquel oficial murió de un ataque al corazón. El temor de Dios, se apoderó de aquella comunidad tanto que 150 personas se anexaron a la próxima reunión. Sin embargo, Dimitri fue enviado a la cárcel. 1

En prisión, a 1000 kilómetros de su hogar, Dimitri se paraba cada mañana al pie de su cama, miraba hacia el este, levantaba sus brazos a Dios en alabanza, y cantaba su canción a Jesús. Los demás prisioneros se reían, maldecían, abucheaban y golpeaban sus tazas de metal contra las rejas, en señal de protesta. Algunas veces le arrojaban restos de comida y desechos humanos en un intento por hacerlo callar. Ya al final de sus 17 años en prisión, Dimitri casi muere después de recibir una golpiza y bajo la amenaza de ser ejecutado. Sin embargo, Dios intervino milagrosamente para mostrarle su amor. (Puedes leer lo que pasó en The Insanity of God). En su último día, antes de abandonar la prisión, 1500 de los más avezados convictos se pusieron de pie delante de sus camas, miraron al este y cantaron la canción de Dimitri. Dimitri dijo que sonó como el más grande coro de la historia.

Meditación

Hechos 5:18-21 –  Y echaron mano a los apóstoles y los pusieron en la cárcel pública. Mas un ángel del Señor, abriendo de noche las puertas de la cárcel y sacándolos, dijo: Id, y puestos en pie en el templo, anunciad al pueblo todas las palabras de esta vida. Habiendo oído esto, entraron de mañana en el templo, y enseñaban. Entre tanto, vinieron el sumo sacerdote y los que estaban con él, y convocaron al concilio y a todos los ancianos de los hijos de Israel, y enviaron a la cárcel para que fuesen traídos.

La palabra griega stathentes se traduce como “puestos en pie” y significa mantenerse firme, aferrado al piso. Esto es lo que los apóstoles hicieron después de ser arrestados. Más adelante en Hechos 16:25 leemos que Pablo y Silas después de ser azotados y encarcelados, cantaban himnos a Dios. Ellos también se rehusaron a permitir que la persecución silenciase su testimonio.

¿Te das cuenta del privilegio que tenemos al mantenernos firmes? La preocupación de Dios es que compartamos las noticias liberadoras de Jesús, quien vino al mundo a rescatar pecadores. Nosotros que hemos sido rescatados tenemos las dulces notas de la alabanza—sabemos lo que significa ser liberados de las crueles fauces de la muerte y de la sentencia de separación eterna de Dios. ¿Ha puesto, el mismo Dios que llenó los pulmones de Dimitri con alabanza, una canción en tu corazón? Si es así, Su intención es que aquellos que te rodean la escuchen. ¿Estás cantándole?

Inspiración

[Rushworth M.] Kidder divide el valor moral en tres componentes. Primero, debemos creer en y estar comprometidos con un conjunto central de valores morales y principios. Segundo, debemos reconocer que al mantenernos firmes en esos principios es probable que enfrentemos peligro… Tercero, para ser moralmente valientes debemos estar dispuestos a resistir ese peligro y hacer lo que consideramos correcto, aún si ello significa pérdida, desaprobación o vergüenza.—Steven M. Southwick & Dennis S. Charney en Resilience.

_________________________________

[1]Nik Ripken en The Insanity of God, B&H Publishing Group, Nashville, TN ©2013

Gloriosas y majestuosas

MEDITACIÓN EN SALMO 111:2,3

Salmo 111:2-3—Grandes son las obras del Señor; estudiadas por los que en ellas se deleitan. Gloriosas y majestuosas son sus obras; su justicia permanece para siempre.

Este pasaje cautivó mi pensamiento mientras estaba teniendo mi tiempo a solas con el Señor. Pensé en lo grandioso que sería si las personas concluyeran que mis obras son gloriosas y majestuosas cuando las estudiaran. Inmediatamente me vino un pensamiento a la mente. Mis obras son gloriosas y majestuosas cuando estoy caminando con Dios. Oswald Chambers escribió, “Emular es el instinto de imitar lo que ves que otro está haciendo, para no parecer inferior… Nuestro Señor construye Su enseñanza más profunda en el instinto de emular. Cuando Su Espíritu desciende me hace desear no ser inferior a Aquel que me llamó.”[1] Si le estoy obedeciendo y mi intención es ser como Él en lo que sea que estoy haciendo, ¡los resultados serán espectaculares!

El salmista comparte varias de las obras gloriosas y majestuosas del Señor. En el versículo cuatro vemos que Él es clemente y compasivo. Cuando estoy caminando con Él, trato a las personas de la misma manera.

En el versículo cinco, vemos que Él le da de comer a quienes le temen y siempre recuerda Su pacto. Cuando conscientemente busco agradarle me doy cuenta de las necesidades de aquellos que me rodean y mantengo mi palabra.

El versículo siete revela que las obras de Sus manos son fieles y justas y que todos Sus preceptos son dignos de confianza. Cuando vivo en santidad, la honestidad es parte de mis palabras y acciones y entonces soy confiable. Yo trato a las personas justamente.

Por el contrario, cuando me alejo de la voluntad de Dios y doy paso a la mía, se dan lugar todo tipo de degradaciones. Mengua mi paciencia para con los demás. Justifico lo injustificable. La mayoría de lo que hago no impresiona a nadie y es mediocre. En lugar de experimentar gozo me siento arrepentido.

Temer a Dios y obedecerlo, de acuerdo con el versículo 10 del salmista, da paso a la sabiduría y al buen juicio. ¡Cosas completamente necesarias para las grandes obras! Vivir con Dios para ser como Él es la ¡clave segura para el éxito! ¿Por qué conformarse con algo menos?

INSPIRACIÓN DE OSWALD CHAMBERS

Si estás correctamente comprometido con el Señor Jesús, has alcanzado la altura sublime en la cual ya nadie piensa en prestarte atención, todo lo que ve es el poder de Dios que emana de ti todo el tiempo.—Oswald Chambers en En Pos de lo Supremo.

 

[1] Oswald Chambers en The Moral Foundations of Life (Las Bases Morales de la Vida).

 

©2014 Dan York ARR. Reveracción es el devocional semanal de First Cause. Si quieres recibir estos devocionales envía tu nombre y correo electrónico a dan@firstcause.org y pide ser incluido en la lista de distribución. Permiso para copiar este devocional ilimitadamente sin alterar el texto o beneficiarse económicamente con la única condición de incluir este permiso.

Eclesiastés 12:10 – El Maestro se esmeró por encontrar las palabras correctas para expresar las verdades con claridad. (NTV)